Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Medio ambiente / Sin consenso entre el norte y el sur

Otra vez fracasó una cumbre de la ONU que busca detener el cambio climático

Sociedad

Los países ricos y los emergentes, reunidos en Polonia, no se pusieron de acuerdo sobre las medidas por adoptar para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero; las ONG que participan del encuentro decidieron retirarse antes de su finalización

VARSOVIA.- En un nuevo fracaso de las Naciones Unidas por alcanzar acuerdos básicos para detener el calentamiento global, las principales ONG medioambientales se retiraron ayer, en un acto sin precedente, de la conferencia sobre el clima que se realiza en Varsovia, donde se esperaban sentar las bases de un acuerdo para 2015.

"Organizaciones y movimientos que representan a la sociedad civil en todos los lugares del mundo decidieron aprovechar mejor su tiempo y retirarse de las negociaciones de Varsovia", dijeron seis Organizaciones No Gubernamentales (ONG) en un comunicado.

"Esta conferencia de Varsovia, que debería haber supuesto una etapa importante en la transición hacia un futuro sostenible, no lleva a nada", explicaron Greenpeace, Oxfam, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), los Amigos de la Tierra Europa, la Confederación Internacional de Sindicatos y ActionAid International.

Un día antes del cierre oficial de la conferencia, en la que participan representantes de 190 países, este gesto de las ONG, actores de pleno derecho en las grandes cumbres sobre el clima, reforzó el pesimismo reinante. La comisaria europea de Acción para el Clima, Connie Hedegaard, lamentó, tras otra jornada de negociaciones entre las naciones ricas y emergentes, que "las negociaciones no avancen".

"No podemos permitirnos dar marcha atrás con respecto a Durban, hay que avanzar", advirtió, en alusión a la conferencia de la ONU de 2011 en la que la comunidad internacional se puso el objetivo de sellar un acuerdo en 2015, en París.

Este acuerdo, que debería entrar en vigor en 2020, quiere ser "universal", legalmente vinculante y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GES) para limitar el calentamiento climático a 2° C con respecto al período preindustrial. De momento, las emisiones siguen aumentando, y el calentamiento se dirige a casi 4° C.

El camino hacia la firma de un acuerdo en París está lleno de obstáculos. El principal es el reparto de la responsabilidad entre los países desarrollados y los países en desarrollo, especialmente las grandes naciones emergentes, como China, principal contaminador del mundo. Estos últimos insisten en que los países desarrollados, responsables históricos del calentamiento, deben hacer más que ellos.

Países como Estados Unidos, ubicado en el segundo lugar de las naciones que más contaminan, rechazan con firmeza esta postura, y rehúsan que China se beneficie de un trato diferente.

Un acuerdo que se base en esta idea de reparto de responsabilidades "no funcionará", declaró ayer el jefe negociador de Estados Unidos, Todd Stern. Poco después de estas declaraciones, un negociador chino insistió en la idea diciendo que la diferencia entre países desarrollados y en vías de desarrollo "continuará después de 2020".

Zhenhua Xie pidió que el acuerdo de 2015 incluya una "reducción drástica de las emisiones de GES" para los países industrializados, mientras que los países emergentes sólo se comprometan a "reforzar sus esfuerzos" en este sentido.

El director de Greenpeace International, Kumi Naidoo, consideró: "China puede cambiar la situación, pero todavía no ha traducido sus esfuerzos nacionales en compromisos constructivos en estas negociaciones".

Los denominados "países del Sur" reclaman también una mayor "visibilidad" en lo referente a 100 millones de dólares por año prometidos de aquí a 2020 para ayudarlos a enfrentar el calentamiento, y a la creación de un mecanismo para tener en cuenta "las pérdidas y los daños" sufridos como consecuencia del cambio climático.

La formulación de un calendario de las diferentes etapas hasta llegar a París y la naturaleza de los compromisos esperados en el acuerdo de 2015 son las dos cuestiones clave de las negociaciones desarrolladas en Varsovia sin avances.

En septiembre pasado, un panel de científicos de clima de la ONU elevó la probabilidad de que el calentamiento global que se desarrolla desde 1950 haya sido provocado por el hombre en por lo menos un 95 por ciento, desde el 90 por ciento registrado en una evaluación previa en 2007 y de un 66 por ciento en 2001.

Afectados por una desaceleración económica, los países ricos ahora están más enfocados en recuperarse de la crisis que en el cambio del clima.

"Me reuní con las delegaciones estadounidenses y escuché sus posturas. Entiendo que muchos países podrían no estar listos todavía para sus consideraciones políticas o económicas", sostuvo ayer el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que exhortó a los líderes mundiales a tomar "compromisos audaces" para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

El jefe de la ONU presidirá una cumbre de un día en Nueva York el 23 de septiembre del año próximo, reunión en la que se depositan ahora las esperanzas de un acuerdo efectivo.

Agencias Reuters. AFP y EFE.

Del editor: cómo sigue.
Mientras persista la crisis económica mundial, ningún país rico tendrá margen político para avanzar en una reforma de sus industrias.

TEMAS DE HOYParo del transporteEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015Superclásico