Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Emocionado, el papa Francisco exhibió por primera vez las reliquias de San Pedro

Bergoglio presentó el relicario donde se cree que se conservan huesos del primer pontífice de la Iglesia católica; el Santo Padre entregó un anticipo de su primera exhortación apostólica

Domingo 24 de noviembre de 2013 • 17:25
0

CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco concluyó hoy con su Ángelus en San Pedro el Año de la Fe y, como colofón, expuso por primera vez las reliquias que la Iglesia reconoce como la de San Pedro, primer pontífice de la Iglesia católica.

En una plaza repleta a pesar del frío y la amenaza de lluvia, el papa argentino comenzó su homilía recordando que el Año de la Fe fue convocado por Benedicto XVI, a quien recordó con "afecto y reconocimiento". "Con esa iniciativa providencial, nos ha dado la oportunidad de descubrir la belleza de ese camino de fe que comenzó el día de nuestro bautismo, que nos ha hecho hijos de Dios y hermanos en la Iglesia", dijo.

La imagen del papa argentino de 76 años, 265° sucesor de Pedro, totalmente concentrado, con expresión grave, tomó firmemente en sus manos el relicario de bronce a lo largo de toda la plegaria del "Credo". Fue uno de los momentos más impactantes de una misa muy solemne.

El Papa expuso por primera vez el relicario, centro de polémicas
El Papa expuso por primera vez el relicario, centro de polémicas. Foto: EFE

En el relicario, donde se conservan nueve pequeños fragmentos de los huesos que se dice pertenecen a San Pedro, se lee la inscripción: "Ex ossibus quae in Arcibasilicae Vaticanae hypogeo inventa Beati Petri Apostoli esse putantur" ("Los huesos hallados en el hipogeo de la Basílica vaticana que se considera que son del beato Pedro Apóstol").

Detrás de estas reliquias, existe uno de los debates más profundos de la arqueología de las últimas décadas. Era la primera vez que las reliquias atribuidas a Pedro eran presentadas ante la multitud.

Ningún papa había declarado definitivamente que los fragmentos óseos pertenecen al apóstol Pedro, aunque Paulo VI dijo en 1968 que los fragmentos hallados en la necrópolis bajo la basílica de San Pedro "fueron identificados en una forma que consideramos convincente". Algunos arqueólogos, como el jesuita Antonio Ferrúa, ponen en duda esa afirmación.

Sin embargo, la semana pasada una alta autoridad vaticana, el arzobispo Rino Fisichella, dijo que carece de importancia si un día los arqueólogos descubren que los restos no son de San Pedro porque los cristianos han rezado ante su tumba durante dos milenios y continuarán haciéndolo.

Pedro fue crucificado cabeza abajo en los años 64-70, en el circo de Calígula, donde actualmente se encuentran los jardines del Vaticano. Las reliquias fueron descubiertas durante excavaciones realizadas en la basílica de San Pedro en los años posteriores a la muerte del papa Pío XI, quien pidió ser sepultado en las grutas donde docenas de papas fueron enterrados, de acuerdo con el libro Los oídos del Vaticano, escrito por el veterano corresponsal Bruno Bartoloni.

Hoy mismo, las reliquias volverán a la capilla privada del Papa, situada en el centro del departamento pontificio, donde las colocó Pablo VI en 1968.

Su primera exhortación

La ceremonia concluyó con la entrega por parte del papa a 36 personas -sacerdotes, religiosos y religiosas, representantes de movimientos eclesiásticos, así como a dos periodistas y dos artistas- de su primera exhortación apostólica "Evangelii Gaudium" (La alegría del Evangelio).

Se trata del primer documento del pontificado del papa Francisco, ya que la encíclica "Lumen Fidei" fue escrita en su mayor parte por Benedicto XVI. La entrega fue de carácter simbólico ya que su contenido sólo se podrá conocer tras publicación oficial el martes próximo.

El papa ya había adelantado que su primera exhortación apostólica se basaría en las conclusiones del Sínodo de Obispos sobre la Nueva Evangelización celebrado el pasado octubre y algunas reflexiones suyas.

Benedicto XVI convocó el Año de la Fe con el objetivo de "promover la alegría y el entusiasmo de la fe" y "fortalecer la fe de los cristianos".

La apertura del Año de la Fe tuvo lugar el 11 de octubre de 2012 coincidiendo con el 50 aniversario del Concilio Vaticano II y el 20 aniversario de la promulgación del Catecismo de la Iglesia Católica y durante este tiempo se han realizado actos, jornadas y seminarios en varios países.

Agencias EFE, AFP y AP

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas