Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En la costa, muchas consultas, pero muy pocas reservas

Los turistas aprovecharon el fin de semana largo, que tuvo un alto nivel de ocupación, para conocer disponibilidad y precios, pero se cerraron muy pocos contratos; Cariló, la excepción

Lunes 25 de noviembre de 2013
SEGUIR
LA NACION
0

MAR DEL PLATA.- El fin de semana largo que hoy concluye puso a la vista las listas de precios que más se parecerán a las que se encontrarán los veraneantes en unas pocas semanas. Y deja como saldo en la costa atlántica óptimos resultados por un alto índice de ocupación en estas tres jornadas, buena cantidad de consultas con miras al verano y, por lo pronto, muy pocas reservas de alojamiento confirmadas para esa época.

Vía Internet durante los últimos dos meses, y en persona a partir de este último viernes, los turistas piden cotizaciones en inmobiliarias y hoteles. El interés es alentador y la demanda, constante. Pero la cantidad de contratos cerrados por ahora es muy baja. No hay alarma porque es una tendencia que se repite durante los últimos años para esta fecha. En especial en Mar del Plata y Pinamar, con una oferta más amplia de camas, tanto en casas y departamentos como en hoteles, que lleva a los visitantes a tomarse su tiempo para revisar valores, cotejar propuestas y definir dónde se alojan y cuánto están dispuestos a pagar por ello.

Cariló es, a la fecha, el destino que mejor parece estar plantado en esto de palpitar resultados con anticipación. "Tenemos casi un 80% de la oferta tomada para enero y el panorama para febrero es muy alentador", dijo a LA NACION la responsable de la inmobiliaria Constructora del Bosque, Silvia Melgarejo. El dato revelaría una leve mejora con respecto al año anterior. Vale recordar que el resultado final del último verano fue magro para todos los destinos de playa de esta provincia.

En todas las plazas balnearias aprovecharon esta fecha de gran movimiento turístico para acercar sus productos a los visitantes. Sólo por Mar del Plata, según cifras oficiales aportadas ayer por el Ente Municipal de Turismo, pasaron unos 131.000 turistas. En Cariló la ocupación hotelera era del 100% y se alquiló de viernes a lunes el 70% de las casas integradas a la oferta extrahotelera.

Como el clima ayudó en las últimas dos jornadas, los balnearios pudieron tomar contacto directo con sus clientes. Pasaron precios -entre 3000 y 6000 pesos una carpa por todo enero- y lograron algunas reservas. Hasta ahora la mayor ocupación lograda corresponde a marplatenses que alquilan por temporada. Pagan entre 6000 y 15.000 por los tres meses.

El Colegio de Martilleros y Corredores Públicos de Mar del Plata había sugerido subas que no superen el 18% con respecto a valores logrados el año anterior. Y sus directivos aseguran que se está respetando. Algo similar ocurre en Pinamar. En Cariló aseguran que apenas se ajustó un 10 a 15%. Es que el verano pasado hubo algunos excesos y muchos propietarios se quedaron sin alquilar.

"A los dueños que quisieron aplicar más de un 20% directamente les devolvimos la llave", aseguró Leandro, de la inmobiliaria Eme Ese de Pinamar. Confirma que hay algunas reservas concretadas, pero prevalecen por ahora las consultas, en su mayoría por Internet. "La gente se acostumbró a ingresar en la página, ver el inmueble y los precios", dijo.

La oferta de Pinamar incluye, por ejemplo, exclusivos cuatro ambientes frente al mar desde $ 50.000 la quincena, perfil de propiedad que compite con los chalets. Departamentos céntricos de tres ambientes por 13.000 y dos ambientes por 9000. Según ubicación y condiciones, se consigue por encima y debajo de esos valores.

En Mar del Plata un dos ambientes en zona céntrica se consigue desde 5000 pesos la quincena. Y desde 6500 se ofrecen unidades de dos dormitorios. Las cifran suben y mucho en la medida en que se busquen unidades situadas más cerca del mar y con mejores comodidades.

Los turistas que andan por aquí también pudieron acceder a las listas de precios que más se aproximan a lo que se encontrarán en temporada. Las subas tienen un techo, que es la denominada inflación "de góndola", estimada en el 25%. El pico se percibe en los valores de alquiler de sombra de algunos balnearios y productos puntuales de la gastronomía.

Comer, según reconocen los visitantes año tras año, sigue siendo la variable que menos afecta a quien visita Mar del Plata. Hay infinidad de opciones para cada presupuesto. Hoy, en promedio, se pagan 49 pesos por una hamburguesa completa y entre 29 a 35 pesos un tostado; 48 una pizza de muzzarella; 25 a 28 un porrón de cerveza en un espacio con vista al mar, y entre 15 y 18 pesos por un café. Rabas, de 65 a 85 pesos según el restaurante que se elija. Un cubierto completo, con dos platos y postre, entre 75 y 140 pesos. En todos los casos, son precios con alzas de casi un 20% con respecto al verano anterior.

Otro dato interesante es que febrero empieza a estar cada vez más presente en las consultas. Es siempre un 30% más económico que enero y logró mejores perspectivas con la reciente postergación del inicio del ciclo lectivo, que al menos en la provincia de Buenos Aires será en la primera semana de marzo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas