Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Dolfina ganó y nadie le quita la ilusión de la Triple Corona

Con un funcionamiento que no tienen los demás equipos, sumó otro éxito; esta vez fue por 15-10 frente a Las Monjitas

Lunes 25 de noviembre de 2013 • 00:21
0
La Dolfina se encamina hacia su gran objetivo
La Dolfina se encamina hacia su gran objetivo. Foto: LA NACION / Emiliano Lasalvia

Mientras todos dudan y hasta trastabillan, La Dolfina no titubea. Ellerstina le ganó con demasiado susto a La Aguada; Alegría tuvo que sudar demasiado frente a Chapaleufú, y La Natividad hasta perdió inesperadamente frente a Magual. Pero en medio de este 120 Abierto de Polo de Palermo de tantos altibajos, Cambiaso y los suyos están por encima del resto. Si el torneo fuese una suma de merecimientos, La Dolfina saca amplias ventajas por ahora. Pero así como en el box se dice que una mano cambia el destino de una pelea, en el polo un partido puede echar por tierra cualquier favoritismo.

Más allá de esta aclaración de contexto, inexorablemente se debe decir que La Dolfina despliega más polo y seguridad que el resto. Lo demostró con su conquista en Tortugas, lo ratificó con el título en Hurlingham, y ahora, en Palermo, sigue por el mismo camino. El 15-10 ante Las Monjitas fue otra muestra de confiabilidad. Porque eso es hoy La Dolfina: confiable.

Recordando que el polo es experto en coronar campeones que juegan mejor un único partido y tirar a la basura lo previo, como sucedió en Palermo 2012 con la conquista de Ellerstina, el equipo de Cañuelas marca el ritmo de la temporada, mantiene sus virtudes de siempre, y así sumó ayer su segundo éxito en Palermo, en su presentación en la cancha 1.

Como pasó en otros años, a veces aburre ver a La Dolfina. Es que muy rápido saca ventajas a sus rivales y entonces sus partidos quedan huérfanos de suspenso. Pasó ante Las Monjitas, encuentro en el que se puso 7-2 en el tercer chukker y 9-4 para llegar al half-time. Lo que tiene La Dolfina es que muy rara vez decae el ritmo. Se toma descansos en el partido porque es imposible mantener el ritmo durante un cotejo tan largo. Pero esas pausas son siempre controladas con un equipo que nunca suelta el partido. Ésa es la principal diferencia con el resto: La Dolfina domina a sus rivales de punta a punta.

Además, por supuesto, tiene talentos individuales que potencian el rendimiento colectivo. A diferencia de otros años, esta vez Cambiaso está por encima de sus compañeros, y eso es bueno y malo. Bueno porque tener a Adolfito atento y contundente es decisivo. Ayer de vuelta, sin exigirse demasiado, mostró destellos de su excelso juego y efectividad a la hora de ejecutar las faltas, tanto que además de convertir penales también acertó dos corners.

Foto: LA NACION / Emiliano Lasalvia

Un detalle más de Cambiaso: sus caballos. En esta novela llamada clones, hay que agregar el 24 de noviembre como otra fecha destacada. Es que Show Me, el primer clon en jugar en nuestro país, debutó en la cancha 1 de Palermo. Lo hizo con un gol, a los 5m19s del sexto chukker, el primer tanto de jugada de Cambiaso en el día. Lo curioso es que en ese momento Adolfito cambió de caballos y su espera fue nada menos que la famosa Cuartetera, que había jugado el primer partido de Hurlingham y después quedó alejada de las canchas por una lesión. Pues bien, en sólo dos minutos Cuartetera hizo dos corridas con su sello y su jinete acertó por duplicado.

Habíamos dicho que Cambiaso está por encima de los otros, y eso tiene su parte mala. Implica que sus tres compañeros no están tan finos como antes. En particular Pablo Mac Donough, un especialista en taqueo y en definiciones contra los mimbres que este año parece estar con menos tiza en su taco. Igualmente, son cracks capaces de definir cualquier partido, y ésa es otra carta ganadora de La Dolfina.

Párrafo final para Las Monjitas, que ante tamaño rival dejó hasta la última gota de sudor dentro de la cancha. Por problemas familiares, no es una temporada sencilla para los Novillo Astrada. Vaya desde este espacio el aplauso por la entereza que han tenido para afrontar cada partido.

Avanza Palermo. Queda una fecha de grupos donde se definirán los finalistas. Todos dudan. La Dolfina, no.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas