Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Prisa, la editora de El País, renegoció su deuda y prevé vender activos en televisión

El grupo acordó metas y plazos de reducción de su pasivo; si no cumple, debería ceder la editorial Santillana

Jueves 12 de diciembre de 2013
SEGUIR
LA NACION
0

El grupo español Prisa, propietario del diario El País y una extensa red de medios de comunicación en TV, radio, prensa y editoriales, llegó a un acuerdo con sus acreedores -28 bancos y 17 fondos de inversión- para renegociar su abultada deuda, que supera los 3216 millones de euros (US$ 4411 millones). Tras una muy difícil negociación que empezó en enero pasado, el acuerdo fue aprobado anteayer por la junta de accionistas del conglomerado, que en la Argentina opera Radio Continental y la filial local del Grupo Santillana, entre otros negocios.

Según informó la empresa, el acuerdo "amplía el plazo de vencimiento de la deuda, dota de una línea de crédito adicional al grupo y se otorga mayor flexibilidad para la venta de activos no estratégicos". Una parte del financiamiento adicional que obtuvo la compañía -que atraviesa una severa crisis financiera desde 2008- es garantizada con una de sus joyas más preciadas: el grupo editorial Santillana (que reúne los sellos Alfaguara, Taurus, Aguilar y Salamandra, entre otros). Si Prisa incumple compromisos de reducción de deuda (900 millones de euros en 2015 y otros 600 millones en 2016), los acreedores se quedarán con el 75% de Santillana.

En parte, esos objetivos se conseguirán con la venta de "activos no estratégicos" principalmente en el sector audiovisual, donde al grupo le ha ido particularmente mal en los últimos años. Los ejecutivos de la compañía celebraron que el acuerdo con los acreedores no fija plazos perentorios para esa desinversión y, por lo tanto, permitirán esperar que los valores se recuperen.

Entre los negocios que Prisa vendería están su participación del 18,3% en Mediaset España (dueño de las cadenas de TV abierta Telecinco y Cuatro, entre otras señales), el sistema de TV paga Digital Plus (cuyo proceso de venta ya se habría activado) y el grupo portugués Media Capital (TV y radio). De acuerdo con estimaciones de Banc Sabadell citadas por la agencia Reuters, Prisa podría obtener unos 1600 millones de euros por la venta de estas participaciones.

"La aprobación de la refinanciación permitirá que en adelante nuestro grupo de empresas se desarrolle coherentemente, abordando con prudencia pero con decisión un proceso de crecimiento sostenido que garantice la rentabilidad de los inversores, la devolución de la deuda y el futuro de nuestras operaciones", afirmó ante la junta de accionistas el presidente ejecutivo del grupo, Juan Luis Cebrián, ex director de El País, el diario que dio origen al grupo.

Cebrián subrayó que el cumplimiento de las nuevas condiciones de financiación "implica la venta de activos relevantes", pero precisó que se concede "un plazo suficiente y realista que ha de facilitar que dichas disposiciones no se hagan con precipitación, ni presionados a la baja en los precios por el oportunismo de algunos licitantes".

El grupo de medios no descarta recomprar también parte de su deuda si los acreedores aceptan quitas, y prevé transferir pasivos de la empresa holding a sus controladas. La financiación conseguida en la renegociación se estructura en tres tramos: el primero comprende dinero nuevo provisto por los fondos de 353 millones de euros, con vencimiento a dos años y un año adicional de extensión; el segundo tramo, de 647 millones de euros, con vencimiento a cinco años, y el tercero, de 2278 millones de euros a seis años, hasta 2019.

Afectada por la severa crisis económica en España, Portugal y otros países europeos, con abruptas bajas en el consumo y en la inversión publicitaria, Prisa -uno de los mayores grupos de medios de habla hispana- acumuló una deuda inmanejable, que en 2008 llegó a los 5500 millones de euros, y desde entonces viene reduciéndose, en parte gracias a la estabilidad y el crecimiento de los negocios de la empresa en América latina. En aquel contexto, Prisa también argumentó que la fuerte suba del precio de los derechos de televisación del fútbol español y europeo, y el aumento del impuesto al valor agregado al sector cultural en España, contribuyeron a complicar su situación financiera.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas