Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una herramienta peligrosa

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 15 de diciembre de 2013
0

El objeto de la creación del Sibios es dual: por un lado, es una herramienta para la investigación de hechos pasados y delitos; por el otro es una herramienta que opera a futuro: bajo el manto de la prevención de riesgos contra la seguridad se convierte en un instrumento del Estado que puede convertirse en una herramienta que vulnere nuestra privacidad a menos que se implementen mecanismos idóneos de control.

El decreto que crea el Sibios no tiene previsto esos mecanismos. Más aun, no se saben las funciones de la unidad de coordinación que se crea, en la que no se ha previsto, por ejemplo, mecanismos específicos para la protección de datos personales.

Es importante recordar que la protección de datos en la Argentina está tutelada en el artículo 43 de la Constitución Nacional y en la ley 25.326 de protección de los datos personales del año 2000, y su decreto reglamentario 1558/2001. El organismo encargado de velar por el cumplimiento de esa ley es la Dirección Nacional de Protección de Datos Personales.

En una investigación del Centro de Estudios de Libertad de Expresión y Acceso a la Información de la Universidad de Palermo (CELE) destacamos las deficiencias de diseño institucional -falta de autonomía- de esa oficina, lo cual hace todavía más peligrosa la herramienta que crea el Sibios.

En Francia, en marzo de 2012, se declaró inconstitucional una ley que permitía el uso policial y judicial de una base centralizada de datos. Me parece importante destacar que el Conseil Constitutionnel (el tribunal que decidió la inconstitucionalidad) no se manifestó en contra de los datos biométricos per se , sino que las salvaguardas para proteger los derechos individuales -como el derecho a la privacidad- en este registro en particular no eran adecuadas. El Sibios no prevé ninguna salvaguarda.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas