Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Tecnología

Utilizan la base de datos de la SUBE en la investigación del caso Filgueira Risso

Seguridad

El fiscal la usó para convocar a quienes viajaban en el colectivo que atropelló a la joven; un testigo señaló que Mariana perdió el control de su moto

Por   | Para LA NACION

Los pasajeros del colectivo 118 que viajaban durante la noche del pasado viernes 6 en el interno que impactó contra la joven Mariana Filgueira Risso fueron convocados a través de la base de datos de la tarjeta del Sistema Único de Boleto Electrónico (SUBE). El objetivo es contar con su testimonio en la investigación que lleva adelante el fiscal Andrés Madrea para conocer la responsabilidad del chofer, Diego Esteban Bunetta, imputado por "homicidio culposo". Es el tercer caso de impacto público en el que se utiliza este sistema, y la primera vez que se usa para llamar a testigos de un hecho.

Cabe recordar que Filgueira Risso se hizo conocida por haber iniciado la serie de preguntas a la presidenta Cristina Kirchner durante el encuentro que mantuvo con estudiantes de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos.

Junto con los 30 testigos aportados por la SUBE, en las últimas horas se presentó por voluntad propia un automovilista que habría estado presente en el choque y que afirmó que la joven perdió el control de su moto y cayó al asfalto. Esta declaración confirma lo dicho por el chofer, quien en su testimonio señaló que Filgueira Risso se había caído de su moto, a unos 20 metros por delante del colectivo, tras morder la vía del tranvía en la cuadra de la avenida Las Heras, entre República Arabe Siria y la calzada Circular de Plaza Italia.

Con este nuevo testimonio, el fiscal Madrea decidió volver a llamar a declarar a varios de los testigos, para ampliar lo que algunos afirmaron ante la policía.

Por su parte, los peritos ya analizan las grabaciones de la cámara de video de un edificio de la zona en donde se ve al colectivo, que servirá para poder determinar la velocidad a la que circulaba el colectivo.

"Todo indicaría que la joven habría perdido el control de la moto. Pero igual hay que continuar investigando", explicó una fuente judicial.

La SUBE, herramienta clave

En el último año, la base de datos de la SUBE se utilizó en al menos tres casos judiciales que tomaron estado público.

En la investigación del homicidio de Ángeles Rawson, la fiscal María Paula Asaro solicitó los registros de la tarjeta SUBE de la empleada doméstica de la familia para determinar si ella estuvo o no durante el lapso en el que la adolescente fue asesinada.

También el registro de la SUBE se utilizó, junto con la triangulación de señal de su teléfono celular, para saber si Araceli Ramos fue o no a la casa de Walter Vinader, el único acusado por su crimen, el día de su muerte.

Desde principio de 2012, cuando se masificó el uso del plástico para abonar los pasajes en transporte público, la SUBE se convirtió en una herramienta que permite recabar datos fiables en las investigaciones judiciales. Aunque, de acuerdo a fuentes del Ministerio de Interior y Transporte, se trata de una circunstancia que no estaba contemplada.

Según datos oficiales, hoy hay 15 millones de tarjetas emitidas, de las cuales 11 millones se usan frecuentemente. Los lectores están instalados en 18.000 unidades de 340 líneas de colectivos.

Si bien no fue concebida como una herramienta para investigaciones judiciales, la SUBE ya es un elemento que permite reconstruir los movimientos de ciertas personas, siempre y cuando hayan usado el transporte público.

Voceros oficiales explicaron que el proceso para requerir esta clase de información es "muy rápido". Todo inicia con la descarga de información de todos los lectores. Esto se hace cada vez que una unidad llega a terminal, en lo que se refiere a micros, y en cualquier momento en las estaciones de subte y trenes.

Una vez que se accede a esa información, un equipo de especialistas contratados por el Estado se ocupa de cargarlos a un sistema especial.

Cuando un fiscal o un juez lo solicita mediante el escrito correspondiente, se le pasa el número de documento o de tarjeta, si se posee, y al instante se conoce qué transporte utilizó y a qué hora.

La solicitud le es tramitada tanto al ministerio como al Banco Nación, ya que ambos son los operadores de la tarjeta y de la base de datos.

"Es una buena herramienta para la reconstrucción de cómo se movilizan los sospechosos y personas relacionadas con las causas", explicó a LA NACION una fuente judicial.

Sin embargo, los voceros aclararon que la SUBE no fue pensada como una herramienta para esta clase de investigaciones. "La incorporación de esta clase de tecnología siempre produce beneficios inesperados", señalaron los voceros del ministerio..

La tarjeta, clave para investigar

  • 10/06
    Ángeles Rawson
    La fiscal María Paula Asaro solicitó el registro de la tarjeta SUBE de la empleada doméstica que trabajaba en la casa de Ángeles, para saber si efectivamente había estado allí el día del crimen
  • 30/09
    Araceli Ramos
    Mediante el registro de la SUBE se pudo saber que Araceli se dirigió desde Loma Hermosa hasta Villa Bosch y de ahí a Caseros, donde residía Walter Vinader
  • 6/12
    Mariana Filgueira Risso
    El fiscal Andrés Madrea utilizó los datos del lector de la SUBE del interno 29 de la línea de colectivos 118 y así consiguió las identidades de 30 testigos, a los que llamó a declarar
  • Del editor: por qué es importante.
    Un elemento de uso cotidiano irrumpe en las causas judiciales. Su utilización permite que la Justicia sea más eficaz.

    TEMAS DE HOYFrancisco y la ArgentinaDólar hoyIndependencia de EscociaAmado BoudouAFA