Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Causas y responsables de los cortes de electricidad en Buenos Aires

Economía

Las fallas en cables y transformadores son la cara visible de una compleja red de dificultades que atraviesa el sector energético; inversión, tarifas y el peso de los subsidios en las cuentas

Por   | LA NACION

Este lunes, cuando las altas temperaturas comenzaron a comprometer al sistema eléctrico, las redes sociales mostraban dos fotos que son parte del mismo problema.

En Twitter, una conocida cadena de electrodomésticos promocionó el hashtag #OlaDeCalor para vender aires acondicionados en cuotas sin interés. Al mismo tiempo, en la hora pico de consumo, el tema #CortesDeLuz era uno de los temas más mencionados por los usuarios de Argentina. La oferta y la demanda confluyeron como una metáfora virtual para explicar la crisis energética.

El calor genera una tormenta perfecta que se repite año a año: calor incentiva el consumo, el sistema opera al límite y un cable que quemado o un equipo que sale de funcionamiento generan una falla en el servicio.

Dificultades en generación y distribución

El sistema eléctrico tiene tres grandes partes componentes: generación; transporte, las empresas que llegan la energía desde las centrales a las ciudades; y distribuidoras, las que entregan electricidad a hogares y empresas. Así las situaciones que afectan a cada sector de la cadena deben ser bien diferenciadas.

Generación: El sistema está dando algunas señales de que la oferta nacional puede llegar a ser escasa si la demanda sigue subiendo. Ayer la Compañía Administradora del Mercado Eléctrico Mayorista (Cammesa) le compró electricidad a Uruguay para poder atender la demanda interna.

De acuerdo con Daniel Montamat, ex secretario de Energía y consultor en política y economía energética, "la oferta también se encuentra comprometida dado que Central Puerto no está operando al cien por cien de su capacidad y la central nuclear de Embalse opera sólo algunas horas. Sin contar que aún Atucha II no se encuentra plenamente operativa".

Además, los cortes (programados) de suministro o pedidos de reducción de consumo a grandes consumidores también evidencian problemas en la generación eléctrica.

Distribución: Al igual que el año pasado, cuando el calor y la demanda saturan a cables y transformadores en las ciudades se generan cortes del suministro en diferentes sectores. Cuando la dificultad se concentra en una subestación, generalmente todo un barrio queda sin electricidad.

Razones del Gobierno y de las empresas

Cuando se presentan cortes, el Ministerio de Planificación acusas a las distribuidoras de no invertir en capital para prevenir el problema. Y las empresas responden que a causa de las tarifas congeladas no disponen de recursos para proveer un servicio de alta calidad. En parte, ambas razones son ciertas.

La política de tarifas congeladas deteriora notablemente los ingresos y la situación patrimonial de las distribuidoras de Capital Federal y Gran Buenos Aires. Para paliar esta situación, el Gobierno dispone subsidios para cubrir costos operativos.

La situación financiera de Edenor, la distribuidora más grande del país, es representativa de la situación del sector. La empresa muestra todos los trimestres balances con abultados déficits y debe negociar permanentemente con el Gobierno vías de ingreso alternativas para poder cubrir sus costos (desde los laborales hasta la compra de la energía que debe proveer).

Es más, Edenor ha venido mostrando reportes financieros operaciones al borde de la quiebra. Este año la calificadora Moody's advirtió que la empresa se está "consumiendo por completo su patrimonio neto".

 
Comerciantes de Belgrano instalan generadores ante los cortes de luz. Foto: LA NACION / Emiliano Lasalvia
 

Subsidios

Hace unos diez años el Gobierno implementó subsidios para que las oscilaciones en el precio de la energía no impactaran de lleno en el presupuesto familiar y para sostener la operación de operadores del mercado.

Sin embargo, con el correr de los años han generador facturas residenciales irrisoriamente bajas, deterioraron la calidad de ingresos de las empresas que deben invertir y desalentaron el uso eficiente de la energía.

"No es que los precios de la energía son bajos, parte se paga con tarifas y parte con subsidios. Estos últimos se pagan con impuestos que pagan todos los argentinos incluso quienes no reciben este beneficio", explica Montamat.

De hecho, en provincias como Córdoba y Santa Fe los precios de la electricidad en la factura son muy superiores a los de Buenos Aires, dado la presencia casi nula de subsidios del Estado Nacional.

EL DATO. El recorte de subsidios energéticos para el consumo en 2012 representó sólo el 0,87% del total que se pagan.

Déficit energético y peso en las cuentas públicas

Además de los subsidios entregados a distribuidores, el Estado también destina miles de millones de pesos para importar combustible (gas licuado y fuel oil principalmente) a causa del déficit interno de autobastecimiento.

El peso de los subsidios energéticos ha ido en aumento. De acuerdo a las estadísticas de la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP), entre enero y octubre el Tesoro Nacional gastó unos $64.993,5 millones en subsidios energéticos, un 65% más que hace un año atrás.

La cifra resulta considerable al considerar que el déficit financiero (también conocido como "rojo fiscal") en el acumulado de los diez primeros meses es de $29.387 millones..

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsElecciones 2015La tragedia del avión de Air ArgélieDeclaraciones juradas