Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El Balón de Oro se fue a Hollywood

Deportiva

Cuando Eusebio lo ganó en 1965, el Balón de Oro era un premio exclusivo del Viejo Continente. Votaron 21 periodistas europeos. Eusebio sacó 67 puntos, contra 59 del italiano Giacinto Facchetti y el resultado salió publicado el 28 de diciembre de 1965 en el número 1033 de France Football. No había entonces operaciones de prensa, agentes, marcas de ropa ni fiestas de gala presionando por el ganador. La única presión hacia Eusebio, en rigor, la ejercía el dictador portugués Antonio de Oliveira Salazar, que le prohibió irse a la Juventus porque se venía el Mundial de Inglaterra. "Sos un tesoro nacional", dijo Salazar a Eusebio en una cena en la casa del dictador. Eusebio, que falleció el lunes pasado, había nacido en África. Pero Mozambique era colonia de Portugal. Su estilo atlético, imprevisible y poco táctico, era bien africano. Pero su triunfo fue europeo. El Benfica bicampeón puso fin al dominio del Real Madrid de Alfredo Di Stéfano. Y en el Mundial 66, después de marcar cuatro goles para remontar un 0-3 ante la sorprendente Corea del Norte, Eusebio sucumbió en semifinales ante la dura marca del inglés Nobby Styles y Portugal tuvo que resignarse con el tercer puesto. Tarea cumplida para el joven que Benfica quitó en 1960 al mozambicano Sporting de Lourenco Marques y mantuvo tres meses escondido en un hotel porque también Sporting de Lisboa reclamaba su ficha. Eusebio, que en más de 700 partidos marcó una media de casi un gol cada 90 minutos, tenía 18 años. Mozambique es hoy un país libre. Pero a un fenómeno como Eusebio se lo llevarían hoy antes de los 10 años. No un club, sino Jorge Mendes, el agente superpoderoso que espera concretar su sueño este domingo, con Cristiano Ronaldo como segundo ganador portugués del Balón de Oro.

Bayern Munich no tiene suerte. "A (Lothar) Matthäus -me dice un colega desde Alemania- unos ladrones le robaron el Balón de Oro que ganó en 1990. Al pobre (Franck) Ribéry se lo están robando en la cara." Ribéry tiene menos peso individual que Ronaldo y que Lionel Messi, pero lideró al Bayern Munich que fue campeón de todo en 2013. Tampoco serviría una eventual influencia chauvinista de France-Football, que entrega el premio con la FIFA, para que el Balón vuelva a un jugador francés después de quince años (Zinedine Zidane fue el último, en 1998). "Ayer, pasando por Madrid, un lindo encuentro con un famoso futbolista portugués amable y disponible como siempre. un tipo de oro". Lo escribió el 20 de diciembre pasado en su Facebook el periodista Vincent Machenaud, de France-Football. En la foto sonreía junto con Ronaldo. Horas después, tras los rumores que había provocado el mensaje, Machenaud buscó atenuar el impacto: "Ahora no veo la hora de encontrar un jugador argentino en Barcelona. Un tipo de oro también!" Pero Messi estaba en Buenos Aires recuperándose de su lesión. El 2 de enero, Pascal Praud, de la radio RTL y del canal i-Télé, publicó en su cuenta de Twiter: "Si informaciones exactas, Cristiano Ronaldo será el próximo Balón de Oro. Franck Ribéry llegó primero de la votación del colegio de periodistas". Además de los periodistas de France-Football, el Balón de Oro, desde que la FIFA se sumó a la fiesta en 2010, es votado por un total de 100 periodistas de todo el mundo, junto con técnicos y capitanes de todas las selecciones afiliadas. Iniciado en 1956, el premio se abrió en 1997 a jugadores de otros países, pero de clubes europeos, hasta su internacionalización definitiva en 2007. El premio es hoy es el más claro ejemplo de la alianza entre la prensa y el poder en la industria del entretenimiento deportivo. El Grupo ASO, dueño de France-Football y del diario L'Equipe (la Biblia del deporte francés), organiza el Dakar, el Tour de Francia y otras numerosas competencias, una clara limitación para el periodismo, como denunció el periodista Pierre Ballester, investigador del doping de Lance Armstrong, cuando se fue despedido en 2001. El diario, ironizó Le Monde Diplomatique, eligió la épica en lugar de la ética.

En 2009, último premio antes de asociarse con la FIFA, France-Football anunció al ganador en su página web. Messi con un buzo con capucha y la revista en sus manos. En su último premio, Messi vistió chaleco de Dolce&Gabbana, a tono con la alfombra roja, el Palacio de los Congresos de Zurich y la TV para todo el mundo. "No voy a decir que está en el mismo nivel que los Oscar, pero no estamos lejos de eso", dijo, feliz, Joseph Blatter, presidente de la FIFA, al lado del actor francés Gerard Depardieu, uno de los invitados a la ceremonia, según lo describió Ignacio Naya, de la agencia DPA. Cuenta el periodista Diego Torres en su libro Prepárense para perder, que Florentino Pérez, presidente de Real Madrid, viajó a la ceremonia para seguir de cerca a Ronaldo, porque temía su partida. Y que se angustió cuando vio al portugués dándose un abrazo feliz con Messi, porque imaginó que Cristiano podía terminar en Barcelona. El portugués, es cierto, no ganó títulos en 2013. Peor aún, la única final que jugó -Copa del Rey ante el Atlético del Cholo Simeone- la perdió y se fue expulsado. Fue héroe de la clasificación de Portugal al Mundial, pero precisó de un repechaje para ir a Brasil. Eso sí, marcó más goles que nadie, en cantidades industriales, y tuvo un segundo semestre impactante. Favorecido, además, porque sus aires de divo se atenuaron desde que partió de Real Madrid su compatriota José Mourinho. Eso sí, Ronaldo tiene todavía a Mendes.

El superagente portugués, acaso el más obsesionado con el premio, apuntó hace unos días contra Real Madrid con tal de beneficiar a Ronaldo. "Si Cristiano jugase en Barcelona -afirmó- marcaría 120 goles por temporada. El mejor jugador del mundo en el mejor equipo del mundo." A su lado, Ronaldo dijo en tono de broma que creía merecer el Balón de Oro "todos los años". Sucedió en diciembre pasado, en la octava edición de la Conferencia Internacional del Deporte de Dubai, que coorganiza el propio Mendes para premiarse a sí mismo y a sus representados. Ronaldo, por ejemplo, ganó el premio Globe Soccer -una especie de Balón de Oro paralelo creado por Méndez- como mejor jugador del año "por votación popular". Otros años también fueron premiados Radamel Falcao y Mourinho, otros de sus representados. Lo mismo que dirigentes que suelen hacer negocios con él, como Miguel Ángel Gil Marín (Atlético de Madrid) y Jorge Nuno Pinto da Costa (Porto). Eso sí, nadie ganó tanto como Mendes, elegido por cuarta temporada consecutiva como "el mejor agente del fútbol". Todos sus representados, por supuesto, hablan bien de Ronaldo y creen que el portugués debe ganar el Balón de Oro. Hasta Diego Maradona, miembro de la escudería, se inclinó por Ronaldo. También Real Madrid hace lo suyo. El pobre Zidane se había volcado por su compatriota Ribéry. Ahora él también cree que Ronaldo debe ser el ganador. "Mendes y Florentino Pérez -me dice una fuente desde Madrid- tienen una cosa en común: creen más en la propaganda que en el fútbol".

¿Y Messi? Su competencia con Ronaldo, egos y dineros al margen, ha sido y es buena para el fútbol. Como la de Roger Federer con Rafael Nadal en el tenis. O la de Alain Prost con Ayrton Senna en la Fórmula 1. "El voto que dispersará Ribéry podría complicar a Ronaldo, pero la campaña en Madrid ha sido tremenda. Y esperar a que se lesionara Messi para premiar a Ronaldo es como aprovechar que un rey vaya al baño", ironizó el colega Ramiro Martín, presente en las últimas cuatro premiaciones de Leo. Las lesiones, investigaciones fiscales y judiciales por tanto dinero que se acumula, filtraciones a la prensa amiga y, por qué no, un premio a Ronaldo o a Ribéry, tras la generosa prórroga concedida por la FIFA, acaso quiten presión y renueven el hambre. La campaña pro Ronaldo incluía la condecoración ayer en Lisboa de "Gran Oficial" de la Orden del Infante don Henrique, por su papel como "símbolo de Portugal" en el mundo. Los tres días de luto decretados por el gobierno por la muerte de Eusebio obligaron a retrasar la ceremonia al 20 de enero. "Se ha muerto Eusebio -aprovecharon para tuitear irónicos cientos de hinchas catalanes- el mejor jugador portugués de todos los tiempos.".

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalEl brote de ébolaEstado Islámico