Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La ciudad desalojará a los manteros de Once

Buenos Aires
 
 

Conviene recordarlo: la venta ilegal en las calles de Once, hoy uno de los polos porteños más superpoblados de manteros, goza del descontrol del Estado y de las fuerzas de seguridad. Lencerías, artículos de electrónica, indumentaria y hasta juguetes cubren las veredas de Pueyrredón, entre Lavalle y Rivadavia, y en Rivadavia, entre Pueyrredón y Pasteur, además de todas las calles linderas a la plaza Miserere. Y el descontento vecinal es muy grande.

Pero este distrito de la ilegalidad comercial tendría los días contados: el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, tomó la decisión de hacer cumplir la ley: pretende sacar de las calles a los vendedores ambulantes, tal ocurrió hace un año en la peatonal Florida. Claro que la venta callejera en el barrio Once echó sólidas raíces y los intentos anteriores de prohibirla siempre derivaron en situaciones de suma violencia.

Hoy, el escenario es crítico: según el informe de diciembre de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), hay 463 puestos de venta ilegal en Once, lo que representa el 16,82% del total de puestos ilegales en la Capital. Los manteros de este barrio acumulan ingresos anuales de unos 52 millones de pesos de los más de $ 300 millones de pesos que movilizan los casi 2800 puestos de venta ilegal en territorio porteño.

Operativo

Así, con la excusa de renovar el mobiliario urbano y las dársenas de colectivos de la plaza Miserere, la Ciudad prevé avanzar, en muy pocos días, con un operativo para desalojarlos, encabezados por los inspectores de Ambiente y Espacio Público y con efectivos de la Policía Metropolitana. Primeros en la lista están los que ocupan la popular recova sobre la avenida Pueyrredón, ícono de la venta ambulante, y por donde caminar suele ser una verdadera odisea.

Fuentes del gobierno porteño sostienen que detrás de los vendedores callejeros hay "mafias" que obtiene jugosos dividendos; que contarían con la connivencia de las fuerzas de seguridad, y que hasta gozan del respaldo de algunos comerciantes que serían "socios" en los negocios de la venta ilegal. Esto explicaría por qué algunos vendedores formales de Once no se quejan por la usurpación de las veredas ni por la competencia desleal, algo que sí ocurrió con los comerciantes de Florida.

Más allá de las teorías oficiales, hay una realidad: las calles de Once se volvieron intransitables. Violan todas las normativas posibles, las impositivas, las de trabajo, las de espacio público y las de seguridad. Sin embargo, sobreviven con sorprendente impunidad. Habrá que ver si este plan de Macri para lograr un ordenamiento no sucumbe a un negocio que, por magnitud y antigüedad, tiene tintes de indestructible..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYSubsidios a colectivosCarlos ZanniniNorberto OyarbideNarcotráficoLa tragedia del ferry Sewol