Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

GNC, la opción más económica para viajar

Frente al aumento de la nafta, muchos usuarios analizan la posibilidad de instalar en sus autos equipos de gas; ventajas y desventajas del combustible más conveniente para el bolsillo

Sábado 18 de enero de 2014
SEGUIR
LA NACION

Los constantes vaivenes en las políticas de precios de los combustibles de las últimas décadas obliga a los usuarios a revisar a cada momento cuál es la mecánica más apropiada a sus necesidades. Obviamente que ese replanteo se hace con mayor rigurosidad, y lo hacen cada vez más automovilistas, en tiempos en los que los precios se disparan y la inflación es un fantasma que amenaza el poder adquisitivo.

El alza en el litro de nafta y de gasoil se nota, y mucho, en las billeteras. Por ejemplo, llenar el tanque de un automóvil mediano (alrededor de 55 litros) con nafta de 98 de octanos implica pagar casi 620 pesos. Si en lugar de nafta la carga fuera con diésel premium, el precio por pagar sería de más de 570 pesos.

Así las cosas, y como sucede cada vez que la nafta se dispara, el uso de gas natural comprimido (GNC) aparece como una alternativa más que tentadora para quienes necesitan recortar gastos y no quieren renunciar a la movilidad de su propio vehículo.

Utilizado casi masivamente en taxis, remises y otros vehículos de trabajo, el GNC tiene ventajas y desventajas.

Entre las limitaciones más marcadas hay que mencionar la autonomía limitada y el espacio que ocupa el cilindro; si se lo coloca en el baúl se pierde bastante capacidad de carga, aunque en algunos modelos es posible instalarlo por debajo de la carrocería.

Sin embargo, no son pocos los usuarios dispuestos a detenerse con mayor frecuencia a llenar el tanque de gas y perder capacidad de carga cuando hacen los números y ven el ahorro en combustible a lo largo de un año.

Para esta nota elegimos, a modo de ejemplo, un Peugeot 408, ya que ofrece versiones naftera y diésel. De la naftera tomamos la de motor 2 litros y 143 CV de potencia máxima; el diésel es el 1.6 de 115 CV. En ambos casos la versión Allure, de entrada de gama.

El naftero tiene un precio de 152.200 pesos, mientras que el gasolero cuesta 163.400 pesos. Asimismo, consideramos el equipamiento de GNC con un sistema de quinta generación, cuyo precio es de unos 10.000 pesos.

Los mayores argumentos en contra del GNC son su escasa autonomía; un cilindro de 60 litros (el más usado) equivale a unos 15 litros de nafta y permite circular en ciudad unos 150 kilómetros; también quita espacio en el baúl
Los mayores argumentos en contra del GNC son su escasa autonomía; un cilindro de 60 litros (el más usado) equivale a unos 15 litros de nafta y permite circular en ciudad unos 150 kilómetros; también quita espacio en el baúl. Foto: Soledad Aznarez

En este análisis tomamos los valores de los combustibles de esta semana de una misma estación de servicio ubicada en Vicente López. Allí, el precio del litro de nafta de 98 octanos cuesta 11,25 pesos; el litro de gasoil premium 10,49 y el metro cúbico de GNC 2,499 pesos. También para este análisis, consideramos un consumo promedio de 10 litros cada 100 kilómetros en el naftero, y de 8 cada 100 kilómetros en el diésel, cifras representativas del uso de un automóvil mediano en la ciudad de Buenos Aires.

¿Cuál conviene?

A simple vista, por el precio en los surtidores es evidente que el GNC resulta el más conveniente.

Siguiendo con el ejemplo, para el que sólo tomamos el valor del auto 0 km más el consumo de combustible en un año (no consideramos ni seguro ni patente), si se recorrieran 15.000 kilómetros, con el naftero se gastarían 16.875 pesos de nafta por año, los que sumados al valor de compra del auto sumarían 169.075 pesos.

Si en ese mismo auto se instalara un equipo de GNC, el gasto inicial sería de 162.200 pesos (precio del auto más $ 10.000 del equipo). Sin embargo, y tomando 1 metro cúbico de gas como equivalente a 1 litro de nafta, recorrer los 15.000 kilómetros demandaría 3748,5 pesos de GNC; la suma total (precio del auto 0 km, más el equipo de GNC y el consumo de gas) sería de 165.948,5 pesos, lo que significaría un ahorro de 3126 pesos. Obviamente, como se ve en el cuadro de consumos, cuanto más kilómetros de recorran por año, mucho mayor será el ahorro.

En tanto, siempre tomando el gasto de un recorrido de 15.000 km en un año, el gasto de la compra del auto diésel más el consumo de gasoil es de 175.988 pesos, mientras que el equipado con GNC, como dijimos, tendría un costo (auto, más equipo de GMC más carga de gas) de 165,948,5 pesos. Eso significa un ahorro de 10.039,5 pesos.

Como se ve, el gasto del consumo con GNC es 4,5 veces más económico que el naftero y 3,3 veces mas barato que el diésel. Donde mandan los números, sobran las palabras.

60Litros de carga Ésa es la capacidad de los cilindros más utilizados y equivale a unos 15 litros de nafta. Indispensable instalar equipos ?en los talleres autorizados. En el sitio ?de la Cámara del GNC se ofrece toda ?la información. www.gnc.org.ar

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.