Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La indeseada lista de los ausentes deportivos

Zlatan Ibrahimovic y Gareth Bale encabezan la nómina de figuras que no estarán en la Copa porque sus países no se clasificaron

Viernes 24 de enero de 2014
SEGUIR
LA NACION
0

Como casi todos los habitantes de este planeta, ellos también verán el Mundial por televisión. Ellos, que juegan al fútbol de una manera asombrosa. Ellos, que deslumbran cada fin de semana en las Ligas en las que son indudables figuras. Ellos, que han tenido la "desgracia futbolística" de nacer en países que, en estos tiempos, no cuentan con una selección fuerte que logre la clasificación para la cita de este año en Brasil.

La lista de "ellos" la encabezan, sin dudas, Zlatan Ibrahimovic y Gareth Bale. El sueco tiene 32 años y tal vez no tenga la posibilidad de otra cita mundialista. Llegó a octavos de final en Corea-Japón 2002 y Alemania 2006, pero en el apogeo de su carrera, su país no logró acceder a Sudáfrica 2010 y, en esta ocasión, tampoco a Brasil. Esta vez, el sorteo le deparó un repechaje maldito ante Portugal. Era él o Ronaldo, y Cristiano no perdonó: hizo cuatro goles en la serie para clasificar a su equipo. En gran parte esa actuación fue el empujón final para que le den el Balón de Oro, pero pensar que él también estuvo cerca de quedar fuera de Brasil 2014 da escalofríos. "Un Mundial sin mí no vale la pena verlo, así que no hace falta esperar a que llegue", desafió Ibrahimovic con cierta soberbia, pero sin dudas una sentencia que define su situación.

El otro caso paradigmático es el del galés Gareth Bale. A mitad de 2013 pasó de Tottenham a Real Madrid en 100 millones de euros. Se trata del pase más caro de la historia, ya que superó en cuatro millones lo que el club español había pagado en 2009 a Manchester United por Cristiano. Bale tiene 24 años y su caso presenta una diferencia con Zlatan: si bien le quedan muchos años para luchar por estar en un Mundial, tal vez nunca lo logre. El motivo es simple: Gales es una selección muy débil, tanto que sólo jugó en Suecia en 1958. Ni siquiera logró clasificarse para una Eurocopa. De esta manera, es muy posible que Bale pase toda su carrera como un jugador de primer orden en competencias de clubes, pero de segundo orden en materia de selecciones. En tal caso, ocupa el lugar de heredó de otro galés como Ryan Giggs, símbolo del multicampeón Manchester United en las últimas dos décadas, pero que nunca jugó un Mundial.

La lista de ausentes en Brasil 2014 por quedarse afuera deportivamente tiene varios nombres de peso. Robert Lewandowski, el goleador del Borussia Dortmund alemán, es uno de los mejores delanteros de la actualidad, pero su Polonia no tiene fuerza como selección. Arda Turán sorprende por su astucia y su despliegue en el Atlético de Madrid de Diego Simeone, pero su Turquía no alcanzó la clasificación al caer ante Holanda en la última fecha y ni siquiera entró en el repechaje. Petr Cech es uno de los mejores arqueros del mundo, aunque sus atajadas no fueron suficiente para que República Checa consiga el deseado pasaje a Brasil.

Y en nuestro continente, también hay casos por destacar. Perú tiene dos atacantes de la elite internacional: Claudio Pizarro (Bayern Munich) y Jefferson Farfán (Schalke 04). Tienen 35 y 29 años, respectivamente. Nunca jugaron un Mundial, ya que Perú puso última vez un equipo en una Copa en España 82. A Pizarro ya se le pasó el reloj biológico, y más allá de lo que haga Perú, difícilmente esté en Rusia dentro de cuatro años.

Los peruanos, junto con Bale y otros nombrados en esta lista, es posible que se sumen a un listado de jugadores históricos que nunca tuvieron el privilegio de participar en un Mundial. El caso más destacado es el de Alfredo Di Stéfano, que alternó cuestiones políticas, deportivas y lesiones, En 1950, Juan Domingo Perón decidió que Argentina no viaje al torneo de Brasil y tampoco se asistió a Suiza 54. Luego, nacionalizado español, quedó fuera de Suecia 58 porque su equipo no pudo vencer a Suiza: el 2-2 dejó a España afuera. Para Chile 1962, Di Stéfano sufrió una descompensación muscular debido a un régimen alimenticio deficiente al que fue sometido por la dirección técnica que le impidió participar.

Otro caso paradigmático fue Eric Cantona: primero se peleó con el técnico Henri Michel y no fue a México 86; luego, Francia no se clasificó para los mundiales de 1990 y 1994, y en 1998 ya no fue convocado. Pero en cuestión de pertenencia a una selección débil, nadie supera el caso de George Weah. El delantero liberiano es el único ganador del FIFA World Player (1995) que nunca participó de un Mundial. Paradójico: fue elegido el mejor de todos, pero nunca estuvo en la máxima competencia. Ni siquiera las situaciones de Zlatan o Bale superan esta maldición que vivió Weah.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas