Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Tendencia

La revolución de las habilidades blandas

Economía

Comunicación, trabajo en equipo, liderazgo, motivación y escucha, entre otras, son capacidades que se destacan en la elección de perfiles y también en los programas de capacitación para obtener ventajas competitivas

Por   | Para LA NACION

Años atrás era común que todo estudiante creyera, y no sin razón, que todo lo que necesitara para trabajar sería provisto por la universidad o alguna escuela técnica, y que, con estudiar al máximo y obtener buenos promedios, el éxito estaría práctiamente a la vuelta de la esquina.

Sin embargo, el mundo profesional cambió y actualmente está demandando una nueva categoría de competencias y recursos que raramente se imparten en la educación formal. Se trara de las habilidades blandas o soft skills, que se definene como aquellas vinculadas con la capacidad del profesional para relacionarse con otros, comunicar, compartir información, liderar o conducir, motivar, escuchar y empatizar, trabajar colaborativamente y en red, y para influir a los demás.

El conocimiento técnico está disponible y cambia vertiginosamente. En cambio, las habilidades interpersonales son eternas, pero muy difíciles de adquirir y eso las hace muy codiciadas en las organizaciones.

"Difícilmente, una persona pueda lograr un gran desarrollo profesional sin contar con habilidades blandas", asegura Pablo Heinig, profesor de Esade Business School Buenos Aires y director de la consultora homónima. "Estas capacidades son muy valiosas porque nos ayudan a movernos en la incertidumbre y crear, ante cada nuevo acontecimiento, un repertorio de acciones que acortan la brecha entre nuestros deseos y los resultados que obtenemos. Nos permiten crear nuestras propias respuestas, ante situaciones que no están en el manual", agrega.

"Los ejecutivos en una compañía rara vez fracasan porque no saben una fórmula o fallan en un cálculo financiero, sino porque no saben delegar, compartir información, motivar a sus equipos, influir o persuadir a sus pares, todas estas cuestiones vinculadas a la personalidad", sentencia Matías Ghidini, de la consultora Ghidini-Rodil.

En los últimos años, las habilidades blandas tomaron mayor vigencia debido a la creciente tendencia de las empresas al trabajo interdisciplinario y sinérgico entre áreas. También adquirieron importancia porque se las identifica como el factor que determina aquello que se hace con las habilidades duras.

"No sólo se considerará la información con que la persona cuenta, sino lo que puede hacer con ella", aclara Sofía Bayá Casal, Senior Consultant de Wall Chase Partners.

Diferentes ocupaciones

Algunas posiciones, por supuesto, requieren con mayor vigor la presencia de las soft skills, como por ejemplo las comerciales o todas aquellas que estén caracterizadas por el contacto personal. En contraposición, están aquellas donde el contacto personal es mínimo, como sucede con los desarrolladores de tecnología, y en las que el cumplimiento de los objetivos está sujeto a habilidades duras.

Aunque para las personas con perfiles muy técnicos las habilidades blandas sean insignificantes, equiparables a ser simpático o tener tema de conversación en una fiesta, contar con ellas es vital a medida que se avanza en la carrera.

"Cuando una persona empieza a trabajar es, principalmente, un productor individual y en esa instancia las habilidades duras son esenciales, pero a medida que empieza interactuar con otros y colaborar o gestionar el trabajo de pares o subordinados, las blandas se hacen esenciales", indica Florencia Alippe, gerenta de Desarrollo y Comunicaciones Internas de Ernst & Young.

"El desafío es encontrar la combinación adecuada entre lo técnico y lo blando para orquestar las relaciones interpersonales que potencian los conocimientos que la empresa posee", completa la ejecutiva.

¿Qué habilidades blandas cotizan mejor en el competitivo mundo laboral argentino? Los especialistas tienen diferentes opiniones.

Heinig menciona la capacidad para enfrentar lo imprevisible, las relacionadas a la escucha, el habla y la gestión de la emocionalidad.

Ghidini señala la flexibilidad, la tolerancia a la incertidumbre, la capacidad de enredamiento (de formas redes y equipos de trabajo), el espíritu emprender (intrapeneurship) y la habilidad de aprendizaje.

Patricia Ortiz, Talent Acquisition Leadership & Development Manager para Siemens Argentina y Uruguay, rescata la empatía, la tolerancia a la diversidad, la creatividad y la inteligencia interpersonal, así como el poder transmitir el saber.

Por su parte, Bayá Casal reconoce: "Teniendo en cuenta el perfil que nos caracteriza como argentinos, la capacidad de escuchar, y de aceptar y aprender de las críticas, es de las que más nos cuesta incluir en nuestra rutina".

Otros expertos agregan el ser creíbles, inspirar confianza en el equipo de trabajo, comunicar efectivamente, organizar el tiempo propio y de los demás, y ser resolutivo.

¿Qué puede hacer, entonces, un brillante ingeniero que carece de la habilidad para comunicar o motivar a su gente? ¿Resignarse a no crecer profesionalmente?

La respuesta no es tan tajante y, como todas las cuestiones complejas, entra en una zona de grises. Todos los hombres son seres sociales y, de una u otra forma, interactúan con otros en la empresa. Sin embargo, es preciso replantearse si la manera como se interactúa actualmente contribuye al buen desempeño profesional, y a alcanzar los objetivos que exige el negocio.

Aprendizaje posible

"En vez de pensar en términos dicotómicos (si tenemos esas capacidades progresaremos y si carecemos de ellas, no), hay que analizar ese déficit en términos de grados y ver cuál es la posibilidad que tiene esa persona de expandir su área de dominio, sea cual sea el punto de partida", sostiene Bayá Casal sobre la posibilidad de aprender.

Eugenia Lescá, gerenta de People & Change en PwC Argentina, cree que estas competencias se pueden entrenar, pero reconoce que, al ser parte tan inherente a la personalidad, es crucial tener interés, predisposición, constancia y tomar conciencia de que hace falta desarrollarlas con práctica diaria.

Lo que fomenta este aprendizaje aún más complejo es que no sólo hay que aprender nuevos comportamientos, sino desaprender hábitos íntimamente arraigados.

"Yo no me convierto en líder sabiéndome de memoria el decálogo del buen líder. Sólo cuando implemento los conceptos que leí y los convierto en conducta, ahí puedo decir que adquirí la competencia de liderazgo. Pero esa nueva conducta no es nada fácil porque cada uno ya tiene una forma comportarse cómoda, natural y confortable que cuesta abandonar", señala Alippe.

Entrenar las hablidades blandas requiere, además, una postura reflexiva, algo bastante complejo de poner en práctica en medio de la vorágine laboral cotidiana. En ese sentido, es preciso implementar la difícil tarea de prestar atención a cómo se interactúa con los demás en cada situación que se presenta.

"Siempre que tengamos como objetivo una interacción interpersonal exitosa y el contexto se preste, estaremos entrenando estas habilidades. Cuanto más rico en relaciones interpersonales sea el medio, más las estaremos poniendo en juego", señala Bayá Casal.

El consultor recomienda además los cursos de teatro o stand up, ya que favorecen la capacidad de vincularse y la destreza comunicativa, además de los cursos de capacitación que puede implementar la empresa..

TEMAS DE HOYCristina KirchnerDeclaraciones juradasPartido por la pazArgentina en defaultNarcotráfico