Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

A qué se dedican los hijos del poder de América latina

El Mundo

Los herederos de los presidentes de la región prefieren la política y los negocios, aunque otros eligen explorar nuevos ámbitos, desde la ciencia hasta el arte

Por   | LA NACION

 
 

Muchos de ellos crecieron en la residencia más importante de sus países, rodeados de agentes de seguridad y ante los flashes que persiguen a sus padres. Sus adquisiciones siempre están bajo la lupa y sus acciones, a veces excéntricas, pueden convertirse en una cuestión de Estado.

Los hijos de los presidentes llevan una vida que a algunos les fascina y a varios les pesa. Por eso, mientras unos se embelesan con el poder y eligen seguir el camino de sus padres, otros prefieren alejarse de la política y tomar diversos caminos, desde el empresarial hasta el artístico, como ocurre con algunos "herederos" de los mandatarios de América latina.

Los "herederos" políticos

En la Argentina, Máximo Kirchner (36) heredó la ambición de sus progenitores por el poder, pero prefiere ejecutarla desde las sombras. Los rumores sobre sus aspiraciones al Congreso o a un cargo público siempre son desmentidos por la realidad, que lo muestran viviendo en Río Gallegos, donde administra los bienes de la familia, lejos de cualquier exposición mediática. Desde esa ciudad patagónica, está a sólo un llamado de incidir en la opinión de su madre, Cristina Kirchner, y de colocar en posiciones estratégicas a los miembros de La Cámpora, la agrupación juvenil kirchnerista que él mismo creó.

Otro joven sin título universitario y con una alta influencia en su país -pero con una carrera universitaria de Economía recién empezada- es Nicolás Maduro Guerra (23), el hijo del presidente venezolano que lleva ese nombre. El heredero político de Hugo Chávez ubicó a su único heredero sanguíneo como jefe del Cuerpo de Inspectores Especiales de la Presidencia, que supervisa las acciones de gobierno de cada rincón para luego informar sobre las irregularidades al mandatario. "Me toca por ser mi papá el presidente", dijo, en un tono casi épico.

Geográfica e ideológicamente cerca de Nicolás Maduro Jr., Alejandro Castro Espín (48), en Cuba, se perfila como un auténtico "heredero" político. Quienes apuntan a la continuidad castrista en la isla comunista señalan al único hijo hombre de Raúl Castro como el próximo mandatario. Además de ser uno de los hombres fuertes del régimen, ostenta en su currículum varios títulos: es ingeniero, magíster en Relaciones Internacionales (escribió el libro El Imperio del Terror, un rapto antiyanqui) y coronel del Ejército. Desde ese rol, participó de la Guerra de Angola, en la que perdió un ojo y ganó el sobrenombre de "tuerto" entre los opositores.

Mientras Alejandro es el más temido, su hermana Mariela (51) es, por lejos, la más mediática de los cuatro hijos Castro Espín. Conocida por luchar contra la homofobia desde su Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba (Cenesex), esta sexóloga decidió llevar su popularidad a la Asamblea Nacional en febrero del año pasado. Es la niña mimada del régimen, aun cuando es una gran generadora de controversias, como cuando confesó que "votaría por Barack Obama" y cuando lucha por derechos que la isla no está dispuesta a ceder, algo que -se sabe- generó más de una discusión con su padre. "Mi papá me dice «Bueno, ya estás en la Asamblea, ya no me plantees más problemas los domingos; di lo que tú quieras en la Asamblea»", confesó el año pasado.



A Paula Araujo Rousseff (37), la única hija de la presidenta brasileña, le fue más fácil combinar su profesión con la política: es abogada y es procuradora de Trabajo en San Pablo. Aunque lejos del Palacio del Planalto, aseguran que es una voz clave en la toma de decisiones de Dilma.

También abogado pero sin un sueldo estatal, el mayor de los tres hijos del presidente colombiano Juan Manuel Santos, Martín (25), ayuda a su padre desde el marketing político y desde su pluma. En el sitio estadounidense The Huffington Post, por ejemplo, escribió recientemente una columna para defender el diálogo de paz del gobierno con las FARC. No obstante, Martín Santos forja su propia carrera al margen de la de su padre y de su país. En 2012, viajó a Nueva York para ser asesor en el Consejo de Seguridad en Naciones Unidas, después tomó un avión para entrar en el mundo financiero con Merril Lynch en Miami y el año pasado se unió al think tank Abc Foundation, también en Florida.

En Chile, la primogénita de Sebastián Piñera, Magdalena (38), decidió estudiar Historia. Pero no pudo desviar su destino. Mientras rendía los finales, aconsejaba a su padre en el camino que lo llevó a abandonar el mundo empresarial para llegar al Palacio de la Moneda. Algunos incluso la señalan como un factor fundamental durante la campaña electoral de 2010 en la que estuvo a cargo de los mítines políticos y la campaña online. Menos de un año después de tomarse un respiro de la política -tras la asunción de su padre-, "la Mane" ya volvió al ruedo y en alta velocidad: llegó a ser jefa de Gabinete.

El negocio familiar

En cambio, los dos hombres de la dinastía Piñera Morel prefirieron el poder económico al político. Sebastián (33) estudió ingeniería comercial en su país e hizo una maestría en Administración de Empresas (MBA) en los Estados Unidos. Creció como empresario en las compañías de su padre y creó su propia empresa junto a un socio el año pasado, BP Capital, que, según su página, "se dedica a la estructuración de financiamientos y fondos de inversión".

Su hermano menor, Cristóbal (29), se recibió de psicólogo y se las ingenió para aplicar esa profesión a los negocios. "Cuando estuve en la universidad nunca me imaginé atendiendo pacientes; lo que me movía era tratar de comprender la mente humana y para eso Internet es una herramienta increíble". Así nació su emprendimiento tecnológico llamado Hop.In, una suerte de red social para compartir comentarios sobre páginas web, que creó junto a dos amigos. "El apellido Piñera abre puertas, pero también genera prejuicios", expresó.

También en Chile, el mayor de los tres hijos de la presidenta electa, Michelle Bachelet, Sebastián Dávalos Bachelet (35), supo complementar la política con los negocios, aunque finalmente se inclinó por los números. Estudió Ciencia Política y trabajó en la Dirección de Relaciones Económicas de la Cancillería, incluso durante la presidencia de su madre. Entonces recibió denuncias por conflictos de intereses, ya que aseguraban que al mismo tiempo manejaba junto a su mujer consultoras que asesoraban a empresas orientales. En julio de 2012 finalmente renunció al puesto para dedicarse full-time al mundo privado y abrir nuevos emprendimientos.

Del mismo modo, en Paraguay parecen estar destinados a seguir con los negocios que el padre debió sacrificar el año pasado cuando asumió la presidencia. Según informan los medios locales, los hijos mayores de Horacio Cartes, Juan Pablo (29) y Sofía (25), tienen participación accionaria en el emporio del mandatario. De hecho, él estudia Negocios Internacionales e inglés en Miami (donde fue detenido hace unos meses por agresión física) y ella estudia Administración de Empresas en Paraguay. La duda que queda es si María Sol Cartes, de 16 años, seguirá el mandato familiar o si transitará un camino distinto.

Además, Sofía tiene otro rol, del que reniega: el de primera dama. El año pasado, Horacio Cartes la designó para que ocupara ese lugar, pese a que su ex mujer, la argentina María Angélica Montaña, se había autodesignado ese cargo protocolar. "Lo estoy acompañando como hija pero no como primera dama. Siempre voy a estar a su lado, pero no hay nada oficial de que yo cumpla ese rol", aclaró la joven el día de la asunción.



"La Evita de Evo"

Eva Liz Morales (19), la hija a la que Evo reconoció de adolescente, también cumple el rol de primera dama, pero en este caso, la lleva con alto perfil, hasta ser denominada por algunos "la Evita de Evo". Desde que el presidente boliviano la reconoció en 2002, después de siete años de un juicio, el padre le cumple todos los caprichos y no tiene vergüenza en manifestar que es su preferida. Morales tiene otro hijo con otra mujer, Alvaro, a quien también reconoció hace unos años y es apenas meses menor que su hermanastra. Eva Liz estudia Derecho y quiere dedicarse "al ámbito internacional".

Militar y polémico

"En el Ejército, yo no fui hijo del Presidente sino soldado", subrayó el año pasado Esteban Santos Rodríguez (19), al finalizar su servicio como soldado bachiller. Sin embargo, el hijo menor de Juan Manuel Santos no se imagina en el Ejército toda su vida (ya manifestó que quiere estudiar Economía -como el padre- e Historia). "Fue una experiencia que marcará mi vida. Desde pequeño, cuando mi papá era ministro de Defensa, soñé con portar uniforme, ser soldado", señaló al finalizar el servicio en agosto pasado, y reafirmó que "el servicio militar debe ser para todo el mundo sin excepciones"

Durante su año de servicio, encendió más de una vez la polémica en Colombia, como cuando marchó junto a uniformados que tenían más años de entrenamiento que él o cuando elogió a su padre pese a que los militares no pueden hablar de política.



Consultorios y laboratorios

Cecilia Piñera prefirió siempre la ciencia antes que la política. Por eso estudió Medicina, se especializó en pediatría, viajó a los Estados Unidos a realizar una práctica mientras su esposo cursaba un MBA y ahora realiza una subespecialización en Infectología en su país. Sus acercamientos al poder son tímidos y casi obligados, como cuando en 2009 llevó a su padre candidato al hospital donde trabajaba para que diera una conferencia, o cuando acompañó al presidente en la comitiva que viajó a la asunción del papa Francisco.

En cambio, las hijas de Bachelet no estudiaron pediatría como su madre, aunque una de ellas sí hará vida de consultorio: Sofía (21), la menor de sus hijas, que estudia Psicología. Por su parte, Francisca Dávalos Bachelet (29) estudió Antropología en la Universidad de Chile e hizo un posgrado en Buenos Aires. Si bien tiene poca relación con los medios, llegó a los titulares cuando, en mayo de 2005, chocó con su auto bajo los efectos del alcohol. "Claro que es un error y asumo la responsabilidad", admitió en ese momento.

En Colombia, la única mujer de la dinastía Santos, María Antonia (23), estudió Neurociencia en Estados Unidos, mientras que en Cuba, la hija mayor de Raúl Castro, Deborah, es ingeniera y estudió química aplicada a la alimentación humana. Según dicen, su objetivo es ser ministra de la Industria alimenticia.

Medallas y guiones

El ecuatoriano Rafael Correa debió abrirse a nuevos mundos con las profesiones de sus hijas. La mayor, Sofía (19) se consagró como campeona nacional en Escalada y el año pasado ganó una medalla en esa categoría en los Juegos Bolivarianos de Trujillo, siempre ante la atenta mirada de su padre. Para perfeccionarse, viajó a Francia, considerada por el mandatario como "una potencia mundial en escalada".

Anne Dominique (17), en cambio, se inclinó por la actuación. Ya participó en películas y novelas televisivas, aunque sin abandonar el colegio, contó orgulloso su padre.

Si de cine se trata, entra en escena Florencia Kirchner (23), la menor de la familia presidencial argentina. La joven comenzó a estudiar Dirección de Cine en una academia de Nueva York pero, con la repentina muerte de su padre en 2010, decidió volver al país. Sin embargo, su carrera en el séptimo arte no se vio frustrada. Florencia -que suele acompañar a Cristina en sus viajes- colaboró en el documental sobre Néstor Kirchner y, el año pasado, coordinó un proyecto del Festival Internacional de Cine Unasur en San Juan. Además, hace dos meses, estuvo detrás del video que la primera mandataria grabó al regresar a la vida política tras más de un mes de reposo motivado por una operación cerebral. Por ahora, parece tener trabajo asegurado.



TEMAS DE HOYProtesta policialCristina KirchnerTemporal en Buenos AiresElecciones 2015Copa Sudamericana