Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Idioma para un hechizo

Siete cuentos alcanzan para confirmar la maestría de Carlos Gardini, referente de la ciencia ficción y el género fantástico

Viernes 31 de enero de 2014
SEGUIR
LA NACION
0

La Ciudad de los Césares , segunda compilación de cuentos de Carlos Gardini (Buenos Aires, 1948) en más de veinte años, reúne una serie de trabajos que llegan hasta el presente y postulan una revisión del género fantástico. Estos relatos, varios de ellos ambientados en pueblos costeros donde el mar ejerce una atracción tan ancestral como peligrosa, empalman con la tradición de los cronistas europeos en territorio americano y con la ciencia ficción estadounidense del siglo XX, la que va de las presencias paranoicas de Philip Dick a las sagas ultraterrenales de Ursula K. Le Guin. Mediante una escritura refinada, controlada al extremo, y cuyo pulso domina las riendas de tramas en apariencia triviales (muertos que regresan a la vida, historias de venganza, soldados que siguen en combate aunque la guerra se haya perdido hace tiempo), Gardini construye perfectos universos paralelos, alternativos, en los que el lenguaje se asume como protagonista excluyente.

Monstruos marinos, zombis, esfinges y tribus secretas pueblan el imaginario gardiniano; el lector presume que la narración también llegaría a buen puerto si se los intercambiara por policías, burócratas o banqueros. Uno de los personajes del cuento que comparte título con el libro quiere huir de Villa César como sea: "Cualquier cosa que me sacara de allí y me llevara de vuelta al mundo normal. Ese mundo era una alucinación, pero al menos no había sueños. Sólo risas, lágrimas y creencias envasadas: películas y políticos, noticieros y campeonatos, teleteatros y videojuegos. Esas drogas mataban el dolor, y todos éramos adictos". La confrontación entre dos mundos, sumada a la conciencia del poder persuasivo de las leyendas, obliga a los narradores de Gardini a adoptar un tono distanciado y a la vez involucrado en la acción y en el drama de sociedades transfiguradas. Hijos que, pese a su voluntad, deben proseguir la tarea de los padres; ex combatientes que guardan un secreto infernal; sectas tutelares sometidas a vaivenes ("Muchos factores habían atentado contra la supervivencia de la orden: las rivalidades internas, las conspiraciones externas, la heterogeneidad de sus integrantes, la homogeneidad de sus integrantes, la falta de fondos, el exceso de fondos, la expansión excesiva, la expansión limitada"), todos los personajes actúan entre el recelo y la ignorancia, lo que para nada impide que se cumpla un destino infausto. De "Éxtasis", de 1991, en el que un anciano aburrido y solitario rescata el designio de un escultor para quien "la piedra era como agua en sus manos", a "La Ciudad de los Césares", de 2013, donde un hijo pródigo vuelve a su pueblo para terminar de escribir la historia de una aldea mitológica, fundada sobre el sacrificio de una tribu entera, los cuentos de Gardini reelaboran el hechizo de la trascendencia con un idioma que parece nuevo y nostálgico al mismo tiempo.

Los relatos de La Ciudad de los Césares aparecieron publicados en revistas en papel o digitales: Axxón , No Retornable , El Péndulo , Solaris . A Letra Sudaca, editorial marplatense independiente, le tocó el honor de agruparlos y editarlos prolijamente. A Gardini, colaborador asiduo, cuando no fundador de medios alternativos para la difusión de la literatura fantástica o la ciencia ficción en la Argentina, escritor premiado y traductor experto, parece haberle llegado el tiempo del prestigio y el reconocimiento, curiosamente esquivos hasta ahora con su obra, sobre todo cuando se la compara con la de otros autores locales.

La Ciudad de los Césares

Carlos Gardini

Letra Sudaca

200 páginas

$80

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas