Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Podrían parar los choferes de larga distancia

Comenzaría hoy a la medianoche; afectaría a 15.000 servicios en todo el país

Viernes 31 de enero de 2014
0

Al menos 15.000 servicios de ómnibus de larga distancia se verían afectados y unos 600.000 pasajeros podrían quedarse sin viajar durante el fin de semana, en pleno recambio turístico, si no prospera la negociación entre las cámaras empresariales del sector y los choferes de la Unión Tranviaria Automotor (UTA), quienes reclaman 2000 pesos como adelanto de futuras negociaciones paritarias y elevar los viáticos por viaje.

Un pedido similar, pero de $ 3000 de anticipo, había realizado Hugo Moyano, propuesta que ayer fue rechazada de plano por el gobierno nacional (ver página 7).

De no mediar acuerdo, el servicio quedará paralizado desde esta medianoche y hasta los primeros minutos del martes en todo el país.

Ambas partes coincidían, ayer a la mañana, en que la negociación parecía avanzar hacia una solución, pero durante la tarde todo se estancó.

El ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, llamó a la "racionalidad" tanto al gremio como a los empresarios para evitar una situación que pondría en jaque la movilidad de los turistas y de otros miles de pasajeros.

"Ya no es una amenaza, es una decisión tomada", manifestó a LA NACION el titular de la UTA, Roberto Fernández. "Vamos al paro desde la medianoche del viernes hasta la medianoche del lunes, son tres días seguidos", agregó.

El sindicalista especificó que los 2000 pesos solicitados "son para que no se repita lo que ocurrió en la paritaria pasada". El gremio cerró un 23% de aumento para sus trabajadores, que lo comenzaron a percibir recién en agosto. "Todavía estamos cobrando el reajuste", dijo Fernández.

Mejorar los viáticos es otro de los reclamos de los choferes que hoy reciben, cada vez que viajan y por día, $ 40 por desayuno o merienda, $ 80 por almuerzo o cena y $ 180 por cama, es decir, para alojarse en algún hotel. La UTA pretende que esos montos se eleven a $ 45, $ 100 y $ 210, respectivamente.

Fuentes del sector admitieron a LA NACION que a las empresas les sería imposible afrontar el gasto, que en total se elevaría a 104 millones de pesos por mes. "Esto va más allá de una cuestión salarial. Llegamos a esta situación compleja porque tuvimos que salir a competir con las tarifas de avión altamente subsidiadas, y nosotros, desde enero de 2012, estamos sin subsidios", dijeron.

Ante semejante escenario, y tras la mediación del gobierno nacional, que les pidió a las empresas realizar una oferta para, luego del fin de semana, sentarse a negociar, las empresas plantearon buscar alternativas que logren solucionar el problema que afrontan. Para eso exigen que se reduzca la brecha tarifaria entre los boletos de avión y ómnibus y se combata el transporte irregular, que ofrece pasajes hasta 50% más baratos que los que se compran en ventanilla. Son servicios que salen de determinados puntos y no ingresan a las terminales, por lo que no pagan el toque de dársena.

Por otra parte, ayer las cámaras empresariales intentaron mediar con la UTA para que el gremio acepte una conciliación voluntaria.

"A nosotros nadie nos llamó para reunirnos. Estuvimos esperando porque eso habíamos hablado, pero ni siquiera tuvimos una contrapropuesta a lo que planteamos, ninguna comunicación. Los trabajadores vamos a defender nuestro salario", finalizó Fernández.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas