Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Hubo acuerdo con los choferes de larga distancia y se levantó el paro

Los trabajadores del sector tendrán un aumento de 1200 pesos por mes a cuenta de futuras negociaciones paritarias; Capitanich acusó a los empresarios de "generar un conflicto sindical"

Sábado 01 de febrero de 2014
0

Al final, hubo acuerdo y el tan mentado paro de transporte de choferes de larga distancia quedó en la nada. Como ya ocurrió varias veces. La amenaza de un recambio turístico caótico, con el transporte de pasajeros de larga distancia parado, no llegó a concretarse.

Una reunión entre las cámaras empresariales del sector, la Unión Tranviaria Automotor (UTA) y el gobierno nacional modificó el rumbo de la negociación y se llegó a un acuerdo para levantar la medida de fuerza que, desde anoche, iba a extenderse hasta la medianoche del lunes.

El acuerdo se concretó ayer cerca de las 20, cuatro horas antes de comenzar la huelga, en el Ministerio de Trabajo de la Nación. Pero comenzó a destrabarse por la mañana cuando los empresarios se reunieron con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, quien les exigió realizar una oferta económica que conforme las pretensiones de los sindicalistas. Más tarde la UTA analizó la propuesta y la aceptó. En ésta se estableció que los choferes recibirán un incremento de $ 1200 en los sueldos de enero, febrero y marzo a cuenta de la negociación paritaria de este año. Además percibirán $ 450 de viáticos, por viaje y por chofer, otro de los puntos que reclamaban.

Los andenes de Retiro seguirán colmados durante todo el fin de semana, tras levantarse el paro
Los andenes de Retiro seguirán colmados durante todo el fin de semana, tras levantarse el paro. Foto: DyN

"La realidad es que esto permite destrabar el conflicto. Pero vamos a estar conformes cuando cerremos la paritaria", admitió a LA NACION el titular de la UTA, Roberto Fernández, al salir de la Casa Rosada, donde se anunció el acuerdo. "Los $ 1200 son un adelanto que nos permitirá elaborar un programa para tratar la paritaria final a partir de marzo", agregó.

Inicialmente la UTA solicitaba un incremento de $ 2000 pesos por mes hasta comenzar a dialogar por el reajuste de 2014, $ 800 pesos más que lo firmado en el acuerdo. Pero una fuente cercana a la negociación admitió que "por $ 1300 pesos, se arreglaba el problema ayer [por el jueves]", cuando la negociación parecía estancada. "¿Qué cambió? Los empresarios nunca hicieron una oferta hasta hoy [por ayer]. Con ese acercamiento, achicamos un poco nuestras pretensiones para llegar a un acuerdo", explicó Fernández.

El 22 de enero pasado el titular de la UTA había anunciado la huelga al no obtener respuestas a las demandas salariales de los choferes. Tras varios días de reuniones frustradas la intervención del Ministerio de Trabajo resultó clave para arribar a la solución final.

El Gobierno, sin embargo, intentó desde la mañana influenciar a los empresarios para evitar un paro de tres días en pleno recambio de quincena durante la temporada estival.

"Basta de empresarios inescrupulosos que utilizan a los trabajadores para extorsionar al Estado. Basta. La Argentina no merece este tipo de empresarios", bramó Capitanich en su habitual rueda de prensa. "Es una conducta típica de los empresarios, la de generar un conflicto sindical con el objeto de pedir subsidio al Gobierno, eso es lo que está detrás de este paro", acusó el jefe de Gabinete.

Sin embargo, al caer la noche y desde un atril de la Casa de Gobierno, el chaqueño cambió su discurso y se mostró complacido por el resultado de la negociación. "Quiero agradecer la predisposición de los trabajadores y de las cámaras empresariales", dijo, secundado por el ministro de Trabajo, Carlos Tomada. Allí, Capitanich también anunció que parte del acuerdo implica hallar "un marco regulatorio para el sector, resolver los problemas de transporte ilegal y facilitar el acceso a insumos para mejorar la instalación de las unidades".

A principio de mayo pasado los choferes de larga distancia realizaron un paro durante cinco días. La medida había afectado a 500.000 pasajeros. Como las empresas no llegaban a un acuerdo con la UTA, el Ministerio de Trabajo ordenó, unilateralmente, un aumento del 23% y el pago de dos cuotas de un retroactivo del 18% para los tres primeros meses del año. A pesar del incremento -cuyo reajuste los trabajadores continúan cobrando- y tras negociaciones y reuniones fallidas en la Secretaría de Transporte, el sindicato amenazó con lanzar otra huelga en junio pasado. Pero nunca estuvo tan cerca de llegar a la huelga como ayer.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas