Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Estremecedora confesión de una hija de Woody Allen

Dylan Farrow escribió una carta en la que detalló cómo fue abusada sexualmente por el cineasta

SEGUIR
LA NACION
Domingo 02 de febrero de 2014
0

"¿Cuál es tu película favorita de Woody Allen?", pregunta ácidamente Dylan Farrow, hija adoptiva del cineasta y de su entonces pareja, la actriz Mia Farrow, en una carta abierta publicada ayer por el diario The New York Times. En la carta, Dylan no se refiere a la obra cinematográfica de Allen, sino que por primera vez lo acusa públicamente de haberla abusado sexualmente cuando tenía 7 años de edad.

"Antes de responder -continúa la carta, publicada en el blog del periodista Nicholas Kristof-, debería saber que cuando yo tenía 7 años de edad, Woody Allen me tomó de la mano y me llevó a un oscuro ático parecido a un clóset que había en el segundo piso de nuestra casa. Me dijo que me acostara boca abajo y jugara con el tren eléctrico de mi hermano. Entonces el me atacó sexualmente. Me hablaba mientras lo hacía, diciéndome en susurros que era una buena niña, que éste era nuestro secreto, prometiéndome que iríamos a París y que sería una estrella de sus películas."

Las acusaciones del ataque sexual que Dylan Farrow describe se hicieron públicas en 1993, un año después de que ocurrieron, y estuvieron en el centro de la disputa legal entre Mia Farrow y Woody Allen por la custodia de sus tres hijos (dos adoptivos). La ruptura de la pareja había ocurrido tras enterarse Farrow que Allen mantenía relaciones sexuales con Soon-Yi, una hija adoptiva de su anterior pareja con quien finalmente terminó casado y adoptando otros dos niños.

Dylan en el regazo de Woody Allen
Dylan en el regazo de Woody Allen. Foto: Archivo

Woody Allen siempre negó haber abusado sexualmente de Dylan -y de hecho jamás fue condenado por ello-. Sin embargo, en su carta ella deja en claro que el episodio que relata en el comienzo de la misma era parte de una conducta general de Allen.

Dylan Farrow, hoy
Dylan Farrow, hoy. Foto: NYT

"Hasta donde recuerdo, mi padre siempre me hizo cosas que no me gustaban -escribió-. No me gustaba lo frecuente que me apartaba de mi mamá, de mis hermanos y amigos para estar a solas con él. No me gustaba cuando metía su pulgar en mi boca. No me gustaba cuando tenía que ir a la cama con él y meterme debajo de las sábanas cuando él estaba en calzoncillos. No me gustaba cuando colocaba su cabeza sobre mis piernas desnudas y aspiraba y exhalaba. Yo me escondía debajo de la cama o me encerraba en el baño para evitar esos encuentros, pero él siempre me encontraba."

En su carta, Dylan describe el tortuoso camino que recorrió desde que decidió confesar a su madre el abuso del que había sido víctima -camino que incluye el temor al contacto físico con varones y el haber desarrollado trastornos alimentararios- y que termina con la decisión de escribir la carta con la que hace público lo que sufrió.

"La semana pasada, Woody Allen fue nominado por su último Oscar. Pero esta vez me negué a hacerme a un lado. Por mucho tiempo, la aceptación de Woody Allen me silenció (...). Pero los sobrevivientes de abuso sexual que se acercaron a mí (...) me dieron la razón para no hacer silencio, para que otros sepan que tampoco deben mantenerse en silencio."

Al final de su carta, Dylan sentencia: "Woody Allen es la prueba viviente de la forma en que nuestra sociedad les falla a los sobrevivientes del ataque y del abuso sexual. Entonces imaginen a su hija de siete años siendo llevada al ático por Woody Allen. Imagínenla pasando toda una vida golpeada por la náusea ante la mención de su nombre. Imaginen un mundo que celebra a quien la ha atormentado".

Dylan concluye: "¿Se lo imaginan? Ahora, ¿cuál es tu película favorita de Woody Allen?"

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas