Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Editorial II

Investigadores argentinos merecidamente reconocidos

Opinión

Una de las mejores investigaciones de 2013, a juicio de la prestigiosa revista científica Nature, fue hecha por un grupo de profesionales argentinos , que estudiaron el canto de ciertas aves con el objetivo último de lograr sintetizar una voz y de esa manera contribuir a que las personas que han perdido el habla puedan volver a comunicarse.

En efecto, Nature no sólo publicó la investigación en su número de marzo pasado, sino que la seleccionó como una de las mejores del año, debido a que este estudio viene a llenar un vacío en la comprensión del tema de cómo ciertos pájaros aprenden a cantar con un tutor, como lo hacen los humanos: ese tutor los instruye, los sigue en la ejecución y vocaliza con ellos. Este aprendizaje, que en sí mismo ya aparece como un hecho maravilloso, es para los investigadores la puerta de entrada para entender cómo funciona un cerebro.

El equipo de estudiosos argentinos pertenece al Laboratorio de Sistemas Dinámicos (LSD) de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, y está integrado por Gabriel Mindlin, Ana Amador y Yonatan Sanz Perl, quienes, junto con Daniel Margoliash, de la Universidad de Chicago, estudiaron el canto de ejemplares de pájaro diamante mandarín, de origen australiano.

El estudio siguió una línea de investigación que llevó diez años. A un tema que ya es estudiado por la biología -el canto de los pájaros es un modelo animal bastante establecido para entender problemas de cómo se aprende un comportamiento complejo- se le incorporó una perspectiva distinta. Es decir que el equipo de argentinos combinó biología con perspectiva física: para conocer los mecanismos neuronales de los pájaros, se colocaron aparatos sensores en el aparato vocal y músculos de un ejemplar de diamante mandarín y se lo enmudeció temporalmente; cuando el ave trataba de cantar, registraron los músculos que se activaban, la presión que se ejercía en los sacos aéreos y los mecanismos neuronales que se producían.

La información así obtenida permitió a los investigadores identificar los factores más importantes para la fonación y desarrollar a partir de ello un modelo matemático sencillo que les posibilitó reproducir el canto de un ave de modo sintético y en tiempo real.

Uno de los logros más destacados es que ese canto sintético obtenido es tan similar al canto real que el ave lo confunde como propio. Es por ello que, sostiene los científicos, si esta línea de investigación avanza existiría la posibilidad de crear un dispositivo que pueda aplicarse en los seres humanos que han perdido el habla, por supuesto, teniendo en cuenta que el aparato fonador en las personas tiene una modulación mucho más compleja en la que interviene los labios y la lengua.

Es de esperar que, ahora, gracias a la visibilidad que otorga el hecho de haber aparecido en Nature, esta investigación pueda continuarse. Para ello, también cuenta que se comprenda el enorme valor que tiene y que puede llegar a tener si, como aspiran los investigadores argentinos, se logra crear un dispositivo portátil y de muy bajo costo computacional para paliar una importante discapacidad..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil