Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una invasión de mosquitos se adueñó de la costa y es la pesadilla de los turistas

Las precipitaciones de los últimos días, que continuaron ayer, hicieron que se multiplicara su cantidad; en Mar del Plata se disparó la venta de repelentes

SEGUIR
LA NACION
Jueves 06 de febrero de 2014
0

MAR DEL PLATA.- Sorprenden tanto por cantidad como por tamaño. Corpulentos. Patas largas. Y un aguijón que mete miedo. Los hay por todas partes y a toda hora y no hay repelente que alcance. Los mosquitos se adueñaron de la costa atlántica durante las últimas jornadas, y tirar cachetazos al aire para espantarlos y -si se puede- liquidarlos es casi un ejercicio de moda.

No perdonan. Ni siquiera en la playa, donde encuentran piel al aire libre como en ningún otro momento ni lugar. Pero la noche les sienta bien. Con el descuido de alguna ventana abierta y víctimas sin insecticidas a mano, es el momento de su mejor banquete. Las autoridades se apuraron a aclarar que la especie predominante por esta zona no implica riesgos sanitarios. Lejos del peligro que en otra época generó la variante Aedes aegypti , que transmite el dengue, por estos días abundan aquí los mosquitos cúlex , que son más comunes y no tan nocivos. No propagan enfermedades, pero dejan su recuerdo, aunque en ello les vaya la vida, con picaduras que provocan ronchas importantes del tamaño de un botón de camisa, irritación, ardor y mucha picazón.

Las condiciones de calor y humedad han ayudado y bastante para que estas presencias se multiplicaran en la zona. Ayer, por si fuera poco, llovió y mucho en las playas, por lo que habría que esperar que el fenómeno pueda expandirse algunos días más. Por lo pronto, además de los manotazos ante los zumbidos cercanos o el aguijón amenazante, marplatenses y turistas se corrieron unos pasos en las góndolas para alejarse de los potes de bronceador y arrasar con los repelentes.

Caminar y espantar mosquitos ya es un hábito en la lluviosa Mar del Plata
Caminar y espantar mosquitos ya es un hábito en la lluviosa Mar del Plata. Foto: Mauro V. Rizzi

"Nosotros la sobrellevamos, pero lo complicado es con los chicos, que terminan la noche todos picados", contó Analía Núñez, que en la farmacia cargaba con dos tarros de repelente en aerosol y pomadas para aliviar el escozor y así evitar que sus niños, que tienen 2 y 4 años, se rascaran hasta lastimarse. "Uno tiene hasta un ojito hinchado", lamentó.

Jorge Gardelia, capataz general del área de Control de Plagas de la municipalidad, confirmó que en el distrito hay una presencia notoria e importante de mosquitos. "Han llegado quizá más pronto, pero está todo dentro de los parámetros esperados", explicó.

El intendente de Villa Gesell, Jorge Rodríguez Erneta, también confirmó que en su jurisdicción estos molestos insectos hacen de las suyas. "Siempre se dan este tipo de situaciones en verano, pero se anticipó y lo importante es tomar medidas de prevención", dijo sobre un problema que es comentario de todos en este arranque de febrero con poco sol y muchos mosquitos.

Por eso desde áreas específicas de cada municipio se ha dispuesto, a partir de esta situación, una profundización de los operativos de fumigación en áreas públicas. En especial en áreas parquizadas e inmediaciones de zonas con acumulaciones de agua, como lagunas o zonas bajas y de estancamiento, más riesgosas que nunca en estos días a partir de las importantes precipitaciones de ayer. En espacios donde hay charcos se podían ver verdaderas nubes de estos insectos. Estacionar cerca y abrir y cerrar de la puerta de un automóvil alcanza para que unos cuantos mosquitos se conviertan en una compañía molesta para el viaje a emprender.

Gardelia descartó riesgos de dengue en la región, pero sí reclamó que se mantengan vivas todas las medidas de prevención que se tomaron cuando esa especie era un peligro más cercano.

"Si bien la mayor parte de los mosquitos que aparecieron son cúlex y no revisten riesgo sanitario, este clima también favorece la proliferación del vector del dengue, de modo que hay que mantener las medidas de descacharrado más vigentes que nunca", advirtió mediante un comunicado el ministro de Salud bonaerense, Alejandro Collia.

Mal la pasaban ayer los que habían recurrido a campings para pasar sus vacaciones por aquí. Muy linda la vida en el ambiente natural, pero era todo un desafío salir de las carpas o las casillas rodantes y avanzar entre las nubes de mosquitos, a gusto en espacios llenos de verdes que les sientan tan cómodos.

En las farmacias reconocían también ayer que la demanda de repelentes fue muy importante desde el fin de semana. "Vendimos muchísimo, tanto repelente como algunos medicamentos de alivio para las picaduras", confirmaron en una farmacia de la zona del puerto.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas