Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El escritorio, al campo: mayor atención en un año de fuertes cambios

La devaluación, una inflación acelerada, la suba de tasas y los gastos obligan a las empresas agropecuarias a estar encima de las variables financieras

SEGUIR
LA NACION
Sábado 08 de febrero de 2014
0

La devaluación del peso, la aceleración de la inflación, tasas más altas por un giro ortodoxo del Gobierno en política monetaria y el contexto de incertidumbre por el futuro de la economía obligan a los productores a levantar la guardia una vez más. Y a pensar de lleno a qué variables ponerles la lupa. Un escenario donde, al margen de lo productivo en la campaña, el control financiero y las estrategias de gestión en torno de gastos e inversiones deben saltar al primer plano.

Parece ser un momento para el escritorio, como resumió Ricardo Negri (h), responsable del área de Investigación y Desarrollo de Aacrea. Escritorio no significa pasárselas sentado en él, sino bastante más. "Se trata de pensar mucho. Creo que es un año de escritorio, porque lo que tengo que hacer es ir calzando resultados y no perder el control de los gastos para que no se me disparen con respecto a mi moneda de cambio", explicó Negri (h).

Juan Manuel Garzón, economista del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral), de la Fundación Mediterránea, no tiene dudas de que en el actual contexto pasa a tener una mayor relevancia una cuidadosa planificación financiera tranqueras adentro.

Se considera que en el actual contexto hay que establecer órdenes de prioridades en el manejo de la empresa
Se considera que en el actual contexto hay que establecer órdenes de prioridades en el manejo de la empresa. Foto: Archivo

"Todo indica que el financiamiento será más caro y más escaso en este 2014. Como el financiamiento será costoso, el productor deberá evaluar muy bien las opciones de inversión, el capital de trabajo que requerirá y ser muy estricto en el seguimiento de los compromisos asumidos en materia de cobranzas y pagos", apuntó Garzón.

Y agregó: "Deberá tener en cuenta el rendimiento de los distintos activos que posee o desea adquirir y minimizar la tenencia de aquellos que no pagan un retorno suficiente. Un ejemplo sencillo de entender: el efectivo en caja no paga un retorno, por lo que tener una disponibilidad excesiva de caja (por una mala planificación financiera) puede significar una pérdida económica importante en un contexto de elevadas tasas de interés".

Cada decisión que se tome deberá tener medido su costo, ya sea que se contrate un servicio, se venda o se vaya pensando en la próxima siembra.

"Un buen manejo financiero de la empresa será tan importante como un buen manejo productivo y tecnológico. Deberá tenerse muy en claro los costos y exigencias financieras de cada una de las decisiones", indicó Garzón.

Teo Zorraquín, consultor, introduce otro concepto: la eficiencia. Y afirma que hoy ser eficientes "es el mejor antídoto para los vaivenes del entorno político, económico y del mercado". Para ello, recomienda trabajar con un orden de prioridades. "Habrá que tener un orden de prioridades definido sobre las inversiones a realizar, tratando de aprovechar oportunidades crediticias que hoy ofrece el mercado y que no se sabe cuánto tiempo más estarán disponibles. La aplicación de tecnología deberá ser seguramente más defensiva, pero sin perder de vista que no hay que perder potencial de rendimiento", precisó.

Zorraquín advierte que, en un escenario donde la mirada de los productores también está puesta en la evolución del clima y en la posibilidad de lograr o no buenos rindes en un año que se presenta más financiero, las empresas deben esforzarse para que las decisiones no apunten sólo al corto plazo.

"Hay que cuidar los equipos, el nombre, el cuidado del ambiente, además de cuidar el patrimonio y las finanzas, porque en el largo plazo sólo las empresas más competitivas seguirán teniendo relevancia", subrayó.

"En este tipo de años se generan distorsiones aparentes en la toma de decisiones debido a que lo que manda es la estrategia para combatir la volatilidad y defenderse de la devaluación y la suba de costos. Una estrategia comercial no tiene en cuenta sólo el precio de los productos sino el tipo de cambio esperado a futuro. En estos años las empresas deben esforzarse para que las decisiones no apunten sólo al corto plazo", agregó Zorraquín.

Creer o no creer

Para el economista Jorge Ingaramo, ante el actual panorama económico y luego de la suba de tasas en pesos (ver aparte), hay dos modelos de decisiones que conllevan diferentes modos de actuar. A esos dos modelos Ingaramo los llama "el productor que cree" y "el productor que no cree".

"Para el productor que cree que más allá de las palabras y los dichos la política oficial está dispuesta a tener superávit fiscal primario, tasas altas y un dólar fijo de $ 8, la recomendación es vender lo más rápidamente posible y efectuar colocaciones en dólares en el sistema financiero o comprar insumos dolarizados actuando con el poder de compra que da tener los billetes en la mano. Ni hablar de inversiones o gastos extraordinarios. Sólo estar calzado en dólares billete a un tipo de cambio de $ 8 y asegurarse el flujo financiero comprando insumos de contado o manteniendo sus activos dolarizados. Si la tasa en pesos es atractiva, aprovecharla", señaló.

En cuanto a las recomendaciones para "el productor que no cree", Ingaramo detalló: "Para el que no cree, nuestra recomendación es vender la soja lo más cerca posible del precio disponible y comprar al precio futuro (11% más bajo, para mayo) en los mercados a término. Siempre va a estar en soja y, probablemente, haga una buena diferencia, ya que es poco probable que la política macroeconómica se desbarranque o se llegue a un dólar de $ 12".

Según Ingaramo, tras la suba de tasas y una importante recaudación en enero pasado [de $ 90.307 millones, 37,5% más que igual mes de 2013] el Gobierno está en condiciones de mejorar la macroeconomía.

Buscar oportunidades

Horacio Busanello, CEO de Los Grobo, sostiene que se ve "gran cautela a la hora de enfrentar gastos y decisiones de inversión".

"Hay una tendencia generalizada a minimizar el gasto y a postergar las decisiones de inversión hasta que el panorama aclare y las tasas de interés vuelvan a niveles más bajos. El aumento de la tasa de interés a niveles del 40% [préstamos bancarios] pone una presión tremenda en aquellos productores y jugadores del mercado con alto endeudamiento", opinó.

Busanello sostuvo que pese a la suba de las tasas hay oportunidades. "Si bien las tasas de interés en pesos han dado un brusco salto durante la semana pasada, todavía hay oportunidades de cerrar negocios de insumos en condiciones ventajosas con tarjetas en pesos o cheques diferidos", señaló.

El CEO de Los Grobo afirmó que "hoy manda la coyuntura". Por ello, consideró: "Quienes se prepararon para enfrentar un año con incertidumbre y volatilidad podrán navegar mejor las agitadas aguas que nos separan de la próxima cosecha. Pensar en la próxima siembra es largo plazo".

Volviendo a la idea de Negri (h) de que se está frente "a un año de escritorio", el mismo especialista insistió: "Hay que trabajar mucho en el escritorio con los asesores, los expertos contables y los técnicos para adaptar el planteo tecnológico. Hay que hacer muy bien las cuentas financieras. Un peso hoy no es lo mismo que un peso en julio y un dólar hoy no es lo mismo que un dólar en julio".

Si bien la variación en el tipo de cambio puede jugar en favor de quienes compraron insumos en pesos con tarjetas o a tasas fijas, quienes se financiaron con proveedores en dólares están más complicados. Además, a empresas como los tambos, que tienen ingresos pesificados pero insumos dolarizados y plazos largos de pago, el panorama actual representa una coyuntura difícil.

La voz de los expertos

Jorge IngaramoEconomista"El Banco Central puede continuar perdiendo reservas, pero de ninguna manera como para convalidar un dólar de $ 12"

Teo ZorraquínConsultor"En estos años las empresas del sector deben esforzarse para que las decisiones no apunten sólo al corto plazo. "

Ricardo Negri (h)especialista CREA"Es un año muy financiero, porque las variables cambian rápido. No hay que perder el control de los gastos"

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas