Descubren cuánto tarda en formarse un recuerdo

Hallazgo de dos científicos argentinos que trabajan en Gran Bretaña

Nora Bär
LA NACION
Lunes 17 de febrero de 2014

La memoria es una de las facultades más complejas e inasibles de la mente. Sin embargo, dos científicos argentinos que trabajan en la Universidad de Leicester, en Gran Bretaña, por primera vez le ponen un número al tiempo que tardaría en formarse un recuerdo: 300 milisegundos. El trabajo, firmado por Rodrigo Quian Quiroga y Hernán Rey, acaba de publicarse en Current Biology.

Quian Quiroga, director del Centro de Neurociencia Sistémica de esa universidad, es un buen conocido de la prensa internacional. Su nombre saltó a los titulares cuando en 2009 descubrió "la neurona Jennifer Aniston". Trabajando con pacientes que iban a ser operados por epilepsia refractaria y a los que se les colocaban electrodos en neuronas individuales para localizar el foco de los ataques, Quian Quiroga dio con un tipo de células cerebrales que codifican conceptos. Lo de Jennifer Aniston surgió porque constató que cada vez que se les mostraba una foto de la actriz, una tarjeta con su nombre escrito o se les hacía escuchar el sonido de esas dos palabras, se activaba la misma neurona.

"Todos los indicios sugieren que estas neuronas están involucradas en la formación de memoria -explica Quian Quiroga, desde Leicester-. En general, la memoria episódica (la de los sucesos autobiográficos) tiende a ser una asociación de conceptos. Contrariamente a lo que le ocurre a Funes el Memorioso, el personaje de Borges, tendemos a recordar conceptos y a olvidar detalles irrelevantes."

Pero lo que sorprendía a los científicos era que estas neuronas responden muy tarde a la presentación de un estímulo: mientras el tiempo normal de reacción ronda los 100 milisegundos, éstas se activan a los 300 milisegundos. La gran pregunta, entonces, era: ¿qué mecanismo le dice a la neurona cuándo tiene que disparar [un impulso eléctrico]?

"Se cree que para formar una memoria episódica es importante poder crear asociaciones de una serie de eventos -detalla Hernán Rey, ingeniero electrónico graduado en la UBA-. Las «células de concepto» estarían capturando el significado del estímulo en forma abstracta, independientemente de los atributos físicos. De hecho, se sabe que pacientes con lesiones en el lóbulo temporal medial (que es donde están estas células) tienen dificultad para combinar información contextual, dar detalles de experiencias pasadas e incluso imaginarse situaciones nuevas."

Analizando los registros de los electrodos, Rey pudo ver que lo que les marca el tiempo de activación a estas neuronas de concepto es la activación conjunta de un gran número de neuronas (llamada técnicamente "potencial evocado"). "Es como una avalancha de activación por estímulos primarios", subraya Quian Quiroga. Y agrega Rey: "Las células de concepto son muy selectivas; no son muchos los estímulos que las «encienden». Esta ventana temporal puede ser esencial para coordinar la dinámica de funcionamiento de estas redes neuronales."

Un dato sugestivo que detectaron los científicos es que estas neuronas tan particulares sólo respondían cuando el paciente estaba consciente. "En el experimento, mostramos fotos durante 30 a 50 milisegundos -cuenta Quian Quiroga-. Era tan rápido que a veces el paciente las veía y a veces, no. Estábamos en el umbral de la conciencia. Y lo que comprobamos fue que la neurona respondía únicamente cuando el paciente veía la foto. Sólo entonces se desencadenaba esa «avalancha». Es decir que no podemos generar recuerdos episódicos de hechos que no son conscientes."

Para Pedro Beckinschtein, investigador del Instituto de Biología Celular y Neurociencias de la UBA, "éste es un trabajo muy importante. El grupo de Rodrigo Quian Quiroga es uno de los pocos que manejan una técnica compleja para registrar la actividad eléctrica de una sola neurona en el cerebro humano. Ahora, lograron asociar la respuesta de este tipo de neuronas con la respuesta coordinada de circuitos de neuronas cercanas. Los autores proponen que ésta última es la puerta de entrada para poder construir conceptos nuevos o recuperar los que están almacenados en la memoria".

Ver comentarios
Ir a la nota original