Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Joan Baez, en el recuerdo de Adolfo Pérez Esquivel

El premio nobel de la paz destaca la figura de la cantautora y evoca las duras jornadas de su anterior visita, en plena dictadura

Sábado 01 de marzo de 2014
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Después de varios años, Joan regresa a la Argentina con sus canciones y caminos recorridos por el mundo de la militancia, acompañando a los pueblos y llevando su luz y solidaridad por la paz y la justicia, a través de la no violencia para alcanzar el derecho y la libertad.

Recorrer el caminar de Joan Baez es recorrer la vida e historia de muchos pueblos, desde muy joven, acompañando a Luther King en su lucha por los derechos civiles con sus hermanos en los Estados Unidos, como en la Marcha sobre Washington.

Joan en su rebeldía, junto a Bob Dylan, convocó multitudes con sus canciones de protestas contra la guerra de Vietnam en las que pedía poner fin al conflicto para alcanzar la paz entre los pueblos, en su país y en el mundo. Esto la convirtió en objetivo de monitoreo por parte del FBI.

Su militancia y lucha la llevó a asumir la resistencia civil y a negarse a pagar impuestos para la guerra contra Vietnam, lo que la llevó a prisión dando sentido a la lucha no violenta, tal como lo hizo Henry Thoreau, quien dijo: "Toda persona amante de la libertad debe ser respetuosa de la ley, pero no toda ley es justa, las leyes injustas deben ser desobedecidas hasta su total nulidad y hay que estar dispuesto a asumir las consecuencias en defensa de la verdad y la justicia, no hacerlo es ser cómplice de las injusticias".

Su incansable militancia y lucha por los derechos civiles y por la vigencia de los derechos humanos la llevaron a transmitir su palabra y sus canciones en el mundo.

Quiero compartir el viaje que Joan Baez realizó a la Argentina en 1981, en plena dictadura militar.

Ella quiso conocerme y nos encontramos en nuestra sede de la calle México y Bolívar, en el barrio de San Telmo, esa vieja casona de 1875, lugar de resistencia contra la dictadura militar. Nos encontramos, pero sabíamos que los servicios de desinteligencia nacional que nos vigilaban tratarían de impedir el encuentro y comenzó la persecución. El gerente del hotel donde se alojaba Joan Baez fue amenazado por el ejército, para que la expulse del hotel, caso contrario tendría una fuerte represalia. Así estuvimos dando vueltas con el coche hasta conseguir otro hotel que la aceptara.

Durante su visita a nuestra sede del Servicio de Paz y Justicia (Serpaj), en la calle México, colocaron una bomba y tuvimos que desalojar la casa de todas las personas que se encontraban y llevar corriendo a Joan a un bar distante para ponerla a salvo.

Llamé a los bomberos que aparecieron con un camión de la brigada antiexplosivos y retiraron del balcón una caja con cables que estaban a la vista con la bomba, que hicieron explotar en el lugar.

Los días que Joan permaneció entre nosotros fueron intensos, el gobierno prohibió sus conciertos programados en el Luna Park.

La presencia de Joan en la Argentina fue de gran apoyo y fortaleza a la causa en defensa de los derechos humanos, nos fortaleció en nuestra lucha.

Joan venía de una gira que lamentablemente no pudo realizar por las persecuciones que sufrió. En Brasil le impidieron cantar en los teatros programados, pero fue al balcón y le cantó al pueblo explicando que no lo podía hacer de otra forma. En Uruguay, la dictadura también le impidió actuar y tuvieron que suspender todos sus conciertos.

Desde Buenos Aires viajó hasta Chile y en el aeropuerto le secuestraron todo el material fílmico y no pudo realizar ninguno de los conciertos programados. Finalmente, cantó en una iglesia de Santiago de Chile.

Me trae a la memoria aquello que dijera el reverendo Luther King: "Aunque el mundo termine mañana, igual plantaré mi manzano".

En estos días tendremos la alegría de verla regresar luego de muchos años a Buenos Aires, y esperamos que el pueblo argentino la reciba con afecto y comparta esa esperanza de dar "Gracias a la Vida, que nos ha dado tanto".

A raíz de la entrevista a Joan Baez que se publicó en esta sección el domingo pasado, el premio nobel argentino Adolfo Pérez Esquivel recuerda su encuentro con la cantante en 1981 y resalta la importancia de su presencia en la lucha por los derechos humanos en la Argentina. En aquella oportunidad, Baez debió cancelar todos los shows programados en su gira sudamericana, hecho que quedó registrado en el documental There But For Fortune: Joan Baez in Latin America, editado también en 1981, y desde entonces no regresó al país. El jueves y viernes de la semana próxima, entonces, en el teatro Gran Rex, Baez saldará finalmente aquella deuda con su público.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas