Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Asaltan a la familia de un futbolista

Fue en la casa de los padres de Marcos Rojo, defensor de la selección

SEGUIR
LA NACION
Martes 04 de marzo de 2014
0

LA PLATA.– La familia del jugador de fútbol Marcos Rojo, defensor del seleccionado nacional, fue víctima de un violento asalto. Tres delincuentes armados irrumpieron en su casa, situada en las afueras de esta capital, en la madrugada del domingo pasado. El futbolista surgido en Estudiantes de La Plata, tras el hecho, criticó a través de las redes sociales a la policía por la situación de inseguridad vivida por los suyos.

El padre del defensor, Marcos Alberto, de 49 años, relató a LA NACION: "Entraron por el balcón. Rompieron un vidrio. Cuando me asomé había un hombre con una pistola. Me corrí para atrás y cerré la puerta. Entonces comenzaron a patear la puerta y a gritarme: «Abrí, que te quemo»".

"Ante eso, abrí la puerta. Entraron, me dieron un culatazo y me tiraron al piso. Le apuntaron a mi mujer y, mientras, pedían plata. En la casa estaban mi nieto y mi nena de 8 años. Ella [la nena] se asomó por los gritos. «Bajá o te pego un tiro», le gritaron. Lo que vivimos fue horrible", dijo LA NACION el padre del jugador que actualmente integra el Sporting, de Lisboa, Portugal.

María Karina, la madre del defensor, también relató el episodio, registrado en la madrugada del domingo en la casa situada en 139 entre 518 y 519. "Eran dos con revólveres y afuera había otro. Se treparon por la medianera y entraron por el balcón", relató Karina. La mujer añadió: "Yo estaba abajo con mi nietito y mi hija. El papá de Marcos estaba arriba. Cuando mi marido se despertó, ya estaban adentro. Levantaron la persiana y rompieron la ventana [para ingresar en la casa]".

"Yo me desperté, salí caminando y subí", precisó Karina. La mujer detalló que a su esposo "le gritaban que lo iban a matar" si no les entregaba dinero, y añadió: "Sabían quiénes éramos porque decían: «Dame la guita, dame la guita, porque tu hijo juega al fútbol»".

"A mi marido lo tenían boca abajo; le sangraba la cabeza porque ya lo habían golpeado. A mí uno de los delincuentes me apuntaba mientras revolvía en el ropero y otro seguía con mi marido", puntualizó. Según el relato del matrimonio, los dos delincuentes, que estaban encapuchados, revolvieron la casa hasta que se alzaron con unos 1000 pesos que tenía el hombre en su billetera. Inmediatamente se marcharon.

El jugador de fútbol, que está procesado por la justicia de esta capital en una causa por lesiones y amenazas, ya había sido amedrentado públicamente por desconocidos. No obstante, la familia negó que el robo sufrido esté relacionado con una venganza por aquel caso.

Descarga vía Twitter

Ayer, el futbolista hizo público su malestar a través de las redes sociales: "Quiero ver lo que hace la gran policía argentina ahora, tanto que se preocupa por lo que hice yo. Anoche [por anteanoche] entraron en la casa de mi mamá", relató. "Le pegaron a mi papá, apuntaron con armas a mi mamá, a mi hermana y a mi ahijado de 1 año. Quiero ver qué mierda hacen ahora, ya estoy cansado", escribió el ex jugador de Estudiantes.

La familia del jugador informó a LA NACION que realizó la denuncia en la DDI de La Plata, con intervención de la justicia local. Hasta ayer no había detenidos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas