Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Durísima réplica de Timerman a EE.UU. por el narcotráfico

Cuestionó a Washington por un crítico informe sobre el avance de las drogas en el país y profundizó las diferencias en el Gobierno con quienes buscan mayor cooperación

SEGUIR
LA NACION
Jueves 06 de marzo de 2014
0

En una nueva muestra del zigzagueo que protagoniza el Gobierno en materia de política exterior, el canciller Héctor Timerman embistió ayer duramente contra los Estados Unidos por el crítico informe que Washington emitió sobre el avance del narcotráfico en el país.

Sin medias tintas expresó: "Los Estados Unidos son el principal problema del narcotráfico. La Argentina no reconoce el derecho de los Estados Unidos a emitir juicios de valor sobre otros gobiernos".

De este modo, profundizó la división interna que hay en el oficialismo, ya que un sector del Gobierno promueve una mayor cooperación con Washington para luchar contra el narcotráfico. Al respecto, los ministros de Justicia y de Defensa, Julio Alak y Agustín Rossi, respectivamente, han exhibido posturas claramente diferentes de las de Timerman. Además, el secretario de Seguridad, Sergio Berni, trabaja con la DEA o el FBI para combatir el narcotráfico en el país.

La última foto, con el enemigo Lavrov y Timerman El canciller ruso y su par argentino se reunieron la semana pasada en Ginebra. Hablaron de la crisis en Ucrania, pero nada dijeron de la crítica de Estados Unidos a Rusia por la amenaza bélica de Moscú
La última foto, con el enemigo Lavrov y Timerman El canciller ruso y su par argentino se reunieron la semana pasada en Ginebra. Hablaron de la crisis en Ucrania, pero nada dijeron de la crítica de Estados Unidos a Rusia por la amenaza bélica de Moscú.

En tono desafiante, el canciller planteó que "Estados Unidos no tiene autoridad como para convertirse en quien decida qué país se comporta de qué manera". Además, Timerman sostuvo que "los problemas que tiene Estados Unidos con el narcotráfico es que son el principal consumidor de droga del mundo y el país que, si es el que más consume, es el que más dinero negro produce por ese consumo".

Anoche, fuentes del Departamento de Estado dijeron a LA NACION que "la Argentina y Estados Unidos comparten el importante objetivo de combatir el tráfico de drogas ilegales", y consideraron que "una mayor y más cercana cooperación beneficiará a ambos países".

Las críticas de Timerman se hicieron públicas 72 horas después de que Washington emitiera un informe sobre la situación del narcotráfico en el mundo, en el que resaltó que en la Argentina creció la producción local de cocaína y advirtió sobre el avance del lavado de dinero.

Las palabras del canciller resultan más llamativas si se tiene en cuenta que llegan justo cuando la Casa Rosada se disponía a estrechar lazos con Washington para acceder a líneas de crédito internacional y lograr un cómodo pago de la deuda en default a los bonistas norteamericanos.

A la vez, en coincidencia con la postura dialoguista de varios ministros, por lo menos cinco gobernadores empezaron a coordinar tareas de cooperación con los Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico.

Ayer, al hacer una evaluación del informe del Departamento de Estado sobre el avance de las drogas en el país, Timerman dijo que Estados Unidos "no puede estar emitiendo boletines de calificaciones sobre distintos temas. Tiene sus problemas y debería tratar de resolverlos".

En su informe mundial, el Departamento de Estado norteamericano destacó anteayer que, en el caso de la Argentina, la producción local de cocaína es "pequeña, pero resulta ser un problema creciente". Además, subrayó la necesidad de establecer mayor coordinación entre fuerzas de seguridad nacionales y provinciales.

Ayer, en declaraciones a Radio Del Plata, Timerman insistió: "Estados Unidos son prácticamente el principal problema del narcotráfico" y aclaró que la Argentina está trabajando y "está alerta todo el tiempo" en la lucha contra el narcotráfico.

La dura postura de Timerman hacia Washington resulta coincidente con su posición hacia Estados Unidos. De hecho, el informe del Departamento de Estado recordó el incidente que el canciller protagonizó en 2011 al frenar en Ezeiza el ingreso de un avión norteamericano que llegaba para instruir a la policía federal en tareas de lucha contra las drogas.

Sin embargo, lo llamativo de los dichos de Timerman es que se dan cuando el ala económica del Gobierno quiere acercar posiciones con Washington. A su vez, la dura crítica del canciller aparece cuando varios funcionarios del Gobierno coordinan con Estados Unidos tareas para frenar el narcotráfico en el país.

Fuentes del Departamento de Estado ayer ratificaron a LA NACION todo el informe sobre narcotráfico y resaltaron que "actualmente trabajamos con la Argentina en este tema". De esta forma, Washington no quiso responder los agravios de Timerman.

Algunos funcionarios de la Casa Rosada se mostraron sorprendidos por las palabras de Timerman. Incluso en el interior de la Cancillería evaluaban que la jugada de Timerman fue "a título personal" y sin previa consulta con el Palacio San Martín.

Tarea conjunta

Por contraposición a Timerman, por ejemplo, Berni es de la idea de trabajar más estrechamente con la DEA para compartir información e incluso para realizar operativos para desarmar carteles de la droga. El secretario de Seguridad mantiene aceitados contactos en Washington.

Sugestivamente, Berni ayer pareció tomar distancia de Timerman en sus críticas a Estados Unidos y dijo que "el narcotráfico es un problema global, no sólo de la Argentina. Con esto no quiero sacarme la responsabilidad de encima -aclaró-. Argentina sufre como todos los países del mundo" las consecuencias de ese delito.

En tanto, Alak instó en más de una oportunidad a los gobernadores para suscribir a la ley 26.052 para "federalizar" el combate contra el narcotráfico y darles mayor poder a las policías y los tribunales locales en el combate contra el tráfico de drogas ilegales. Así fue como Buenos Aires, Chubut, Salta, Mendoza y Santa Fe, entre otros distritos, empezaron a trabajar con la DEA, el FBI.

"Hay que trabajar en colaboración con Estados Unidos y con otros países. Con Washington debemos hacer una causa común contra el narcotráfico, no debemos enfrentarnos", dijo el ministro de Justicia a un grupo de colaboradores hace una semana según supo LA NACION.

Por otra parte, el ministro de Defensa Agustín Rossi había mencionado hace un tiempo que en la Argentina hay "elaboración" de drogas. Esto desató una dura pulseada con Berni y con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, quienes desmintieron ese diagnóstico. El reciente informe del Departamento de Estado mencionó que en la Argentina hay "un pequeño crecimiento de la producción local de cocaína". Rossi no cree que haya una "producción local" porque ello induciría a pensar en producción a gran escala cuando lo que denunció son "cocinas" de droga. No obstante, fuentes del ministro de Defensa destacaron a LA NACION que el ministro entiende, al igual que Washington, que hace falta una mayor coordinación de tareas entre los gobiernos provinciales y las policías locales en el combate contra el narcotráfico.


Del editor: qué significa.A contrapié con los esfuerzos oficiales para recomponer el vínculo bilateral, Timerman volvió a quedar en soledad en sus críticas a Estados Unidos
Compartilo
En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas