0

La ciudad, invadida por polillas inofensivas para la salud

Desde hace tres días proliferan las "mariposas nocturnas"; no comen la ropa ni pican; las lluvias y las altas temperaturas favorecen su aparición; gran repercusión en Twitter
Laura Rocha
0
7 de marzo de 2014  

Las atrae la luz y en los últimos tres días su presencia se multiplicó en la ciudad de Buenos Aires. Se trata de las "mariposas nocturnas" o polillas N octuidae, cuya proliferación se ve favorecida por la abundancia de lluvias y por las altas temperaturas. Lo malo: son feas y molestas. Lo bueno: no pican, no comen la ropa ni afectan a la salud.

La presencia de estos insectos impactó ayer en las redes sociales, especialmente después de que se conociera la noticia de que en Uruguay también se vive una invasión de este tipo de polillas.

En el gobierno porteño llevaron tranquilidad. No relacionaron lo que pasa en Uruguay con el fenómeno que se observa en Buenos Aires y aclararon que no hay peligro para la salud de las personas.

"Lo que estamos viendo a la noche son las mariposas nocturnas [conocidas científicamente como N octuidae]. Es muy raro que se trate de los mismos ejemplares que hayan cruzado el río. Que hay más cantidad es evidente, pero se debe al factor climático: las altas temperaturas y las lluvias favorecen su aparición. Son molestas, no contagian enfermedades ni pican ni comen la ropa", indicó Esteban de Luca, gerente de Control de Plagas del gobierno porteño.

"La polilla no es una plaga y como tal no se llevan adelante tareas de fumigación sistemática", agregaron en el organismo público.

Los expertos denominan polillas a las mariposas grises o de color negro. Una familia es la de mariposas pequeñas y nocturnas, cuyas larvas devoran los alimentos almacenados o los enseres domésticos, tales como la ropa y el papel. El daño que pueden producir está focalizado en esos elementos.

Sin embargo, la que prolifera por estos días es la Noctuidae , que es de mayor tamaño y no se alimenta de fibras. El peligro de este insecto es mientras vive como oruga.

Sin perjuicio

Beatriz Scatoni, profesora de Entomología de la Facultad de Agronomía de Montevideo, Uruguay, advirtió, en diálogo con LA NACION: "Primero tenemos que darle tranquilidad a todo el público de que estos insectos no causan ningún perjuicio a las personas. Durante todo el mes de febrero llovió muchísimo y eso estimuló el crecimiento de los pastos e hizo que las orugas tuvieran alimento suficiente para reproducirse. A lo que estamos asistiendo ahora es a que hoy esas orugas están volando".

Muchas especies tienen larvas oruga que viven en el suelo y resultan ser plagas de la agricultura y la horticultura. Son los "gusanos cortadores" que arruinan las cosechas.

La experta uruguaya consideró que la migración de estos insectos podría ser posible en lugares como Paysandú o Salto, y recordó que la Argentina y su país comparten muchas especies. "Las orugas pueden vivir hasta tres o cuatro semanas; las mariposas, una semana como máximo", indicó.

Más allá de las explicaciones oficiales y de los expertos, Twitter se hizo eco ayer de la proliferación de estas mariposas. Muchos famosos y no tanto le dedicaron varias líneas al fenómeno en la red que sólo permite expresiones de 140 caracteres.

"¿Invasión de polillas en Bs As?", se preguntó la modelo Guillermina Valdés, en pareja con Marcelo Tinelli y embarazada de ocho meses.

También tuvo su minuto para las polillas la conductora Dalia Gutman: "Me alegra enterarme q hay una invasión de polillas. Creía q era yo y mi falta de obsesión x la limpieza".

"Nadie va a hablar del ataque de polillas del q estamos siendo víctimas los porteños?! #bastadesilencio #polillas", bromeó Laura Frei.

"Le cuento que estoy en plena pelea con las #polillas desde anoche ajjjj", contó Liliana Eluchans.

En Montevideo, mientras tanto, el director de Salud de la intendencia, Pablo Anzalone, indicó que "existen 160.000 especies diferentes de polillas y algunas encontraron un nicho en el cual se pudieron expandir puntualmente".

Según afirmó, como estas polillas no tienen ningún tipo de incidencia negativa para la salud de las personas, dejarán que los insectos desaparezcan naturalmente. "Son especies con ciclos de vida cortos y a su vez tienen depredadores que se alimentan de ellos, por lo tanto esto tiende a restablecer los equilibrios en la naturaleza", explicó. "Tenemos una política de utilizar los venenos con mucha precaución, no somos partidarios de abusar de fumigaciones porque eso sí tiene impacto sobre la salud humana", dijo Anzalone al diario uruguayo El País.

La mejor forma de combatirlas dentro de las viviendas es cerrar puertas y ventanas y colocar mosquiteros.

PARA EL GOBIERNO, NO ES UNA PLAGA

"La polilla no es una plaga y, por eso, su aparición no exige que se lleven adelante tareas de fumigación sistemática. Su presencia no importa riesgo ambiental o sanitario, salvo la molestia que ella genera, para lo cual se sugiere combatirla con los productos que existen en el mercado", explicaron en el gobierno porteño. Las fumigaciones y controles de plaga se realizan obedeciendo a una ley. En la ciudad de Buenos Aires existen dos programas de control: de mosquitos y de ratas. En ese sentido, la administración local recordó que continúa con las campañas de prevención del dengue, enfermedad que transmite el mosquito Aedes aegypti, con fumigaciones.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.