Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Estudios no convencionales, con huella local y trabajos de frontera

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 09 de marzo de 2014
0

Con más de 85.000 millones de neuronas, el cerebro humano está considerado la red más compleja que existe sobre la Tierra: como cada unidad interactúa con miles de sus pares, las conexiones posibles superan en varios órdenes de magnitud a las de los links entre todas las páginas de Internet creadas hasta ahora.

"Los economistas estudiamos las interacciones de 7000 millones de personas que tienen cerebros por lo menos tan buenos como los nuestros -define a la denominada "ciencia sombría", medio en broma, medio en serio, Daniel Heymann, profesor de la UBA, de Udesa y director del Instituto Interdisciplinario de Economía Política (IIEP)-. ¡Menuda tarea!"

Tantos las neuronas de nuestro cerebro como la interacción de personas con semejantes o con objetos forman redes tan vastas y complejas que, a priori, parecerían casi imposibles de describir, de analizar o de formalizar en modelos. Y, sin embargo, dos de las ramas más nuevas y promisorias de la economía no tradicional están abocadas a ellas. Lo interesante es que ambos campos acaban de alumbrar sendos libros con autores, experimentos y contenidos locales. Se trata de toda una novedad para el recorrido argentino de la economía no convencional, cuyo "corpus", hasta hace poco tiempo, se nutría exclusivamente de aportes que llegaban de las universidades y centros de estudio de Estados Unidos y de Europa.

Heymann publicó, en coautoría con los físicos Roberto Perazzo y Martín Zimmermann, el libro Economía de fronteras abiertas: exploraciones en sistemas sociales complejos (Teseo-Udesa). En el mismo mes, el economista Martín Tetaz, profesor de la Universidad de La Plata e investigador del Cedlas, lanzó Psychonomics (Ediciones B). Las dos obras pivotean en la frontera con otras disciplinas (uno con la física y, en menor medida, con la biología; el otro con la psicología y las neurociencias) y abordan temas muy distintos, que aparecen casi en extremos del arco de "tópicos nuevos" que surgen en la ciencia de Adam Smith y John Maynard Keynes.

"Economía de fronteras abiertas" se mete con un tema caliente de la econofísica: el de los denominados «sistemas complejos», que pueden servir para describir realidades económicas como la fijación de precios en un mercado con características predefinidas, la propagación de shocks bancarios durante crisis o el tránsito de vehículos en una ciudad muy congestionada. Analizados mediante poderosas computadoras, permiten llegar a resultados que pueden ayudar a mejorar políticas públicas y regulatorias.

"Cuando uno estudia temas como las crisis macroeconómicas, se encuentra con preguntas de distintos tipos. Está el problema de cómo hacen las personas para definir las expectativas y los modos de comportamiento sobre los cuales toman las decisiones", cuenta Heymann a LA NACION. "Para abordar ese análisis, hay que considerar en concreto las actitudes y los modos acerca de perspectivas, oportunidades y riesgos. Por contraste, están cuestiones que tienen menos que ver con la forma precisa de los comportamientos y más con la manera en que están armadas las interacciones entre los agentes: por caso, una vez que algunos deudores en la economía enfrentan dificultades de pago, los incumplimientos pueden propagarse más o menos según cómo estén constituidas las cadenas de crédito. Ahí, la atención se dirige a la «arquitectura» de esas relaciones y sus propiedades y, con un cierto grado de abstracción, se presentan analogías con redes de conexión entre nodos en otros contextos sociales o naturales."

"Los que trabajamos en las ciencias sociales -sigue Heymann- tratamos de entender y de representar un sistema que, literalmente, parece indscriptible. Basta con tomar un poco de distancia y pensar en la enorme variedad de hechos y decisiones interactuantes de una multitud de personas que ocurren a cada momento. Por eso, vale la pena buscar puentes interdisciplinarios para explorar aproximaciones alternativas."

En las ciencias naturales, tanto físicas como biológicas, se aprecian efectos de que "más es diferente": hay fenómenos de organización que hacen que conglomerados de partes simples hagan "emerger" sistemas con propiedades muy distintas que las de sus componentes originales.

Uno de los resultados más conocidos de esta dinámica es el del "modelo de segregación" que planteó décadas atrás el economista Thomas Schelling, premio Nobel en 2005, que establece lo siguiente: preferencias muy moderadas de convivir con un mayor porcentaje de vecinos del mismo grupo racial que el propio (no estar en minoría) llevan a que, luego de varias fases de interacción y mudanzas, se formen guetos o barrios completamente uniformes en su composición racial o de clase social. En otras palabras: por más que todos los agentes nieguen enfáticamente ser racistas, el resultado final será extremo en términos de barrios segregados.

"Lo que intentamos en el libro es ofrecer un panorama de posibilidades analíticas y de instancias concretas de modelización de fenómenos sociales desde esa perspectiva", explica Heymann, que desde el IIEP, desde Udesa y desde la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA está acostumbrado a interactuar con expertos de otras disciplinas.

En Psychonomics , Tetaz, que además de haber estudiado economía como carrera de grado tiene un posgrado en psicología cognitiva, hace un recorrido por la agenda de la economía del comportamiento (o "economía comportamental"), que toma los aportes de la psicología y de las neurociencias para destacar sesgos o errores habituales en el proceso de toma de decisiones, que nos apartan de la racionalidad.

Una de las secciones más interesantes del libro indaga sobre "el backstage " de la memoria: cómo el sistema que poseemos en el cerebro para almacenar información es mucho menos afinado de lo que tendemos a pensar, y qué impacto tienen estas imperfecciones en las decisiones que tomamos a diario. Los sesgos y errores se cuelan una y otra vez, a lo largo del trabajo de Tetaz, en cuestiones como la elección de una pareja, de un trabajo, de la carrera universitaria a seguir, del voto a nuestros representantes políticos o de las compras en el supermercado. Con respecto a este último punto, el profesor de la UNLP opina que los economistas no saben "prácticamente nada" de sutilezas psicológicas que hacen a las decisiones de los agentes al lado de los especialistas en consumo masivo y de quienes trabajan con grandes bases de clientes para los supermercados.

Una de las novedades de la publicación es la descripción de políticas concretas que se podrían llevar a cabo en la Argentina aprovechando los últimos aportes de la economía conductual, en áreas como la lucha contra la evasión o contra la inflación.

Los experimentos de los economistas de la UNLP y de no más de media docena de colegas suyos que están realizando estudios a nivel doméstico son muy valiosos, entre otras razones porque investigaciones antropológicas recientes demostraron que los sesgos que estudia la economía del comportamiento varían mucho en intensidad (y en algunos casos, hasta de signo), dependiendo de cada cultura. No muestran el mismo nivel la "aversión a perder" o el "sentido de justicia" en los Estados Unidos, en Europa o en tribus del Amazonas.

En al apartado de "juegos psicológicos", los avances de la economía del comportamiento se combinan con los de la teoría de los juegos, una rama con más de medio siglo de vida. Allí, el autor comenta el estudio de John Geanakoplos, quien a los modelos tradicionales de teoría de los juegos les agregó la posibilidad de que las personas tengan en cuenta no sólo las expectativas monetarias, sino también las emociones, las creencias y los valores. Y todo, gracias a la interacción de unos 86.000 millones de neuronas. Menuda tarea.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas