Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Surgen más nexos de Báez con los Kirchner

Otras dos empresas firmaron pactos con un hotel de la familia presidencial

Martes 11 de marzo de 2014
SEGUIR
LA NACION

Los acuerdos confidenciales y retroactivos que firmaron el hotel Alto Calafate, de la familia Kirchner, y el conglomerado de firmas que rodea a Lázaro Báez fueron más de siete. Al menos otras dos empresas vinculadas al constructor santacruceño pactaron convenios similares en los últimos años con el mismo fin: garantizarles ingresos millonarios a los Kirchner a cambio de cientos de habitaciones que jamás usaron.

Los dos nuevos convenios que salen ahora a la luz los firmaron Diagonal Sur Comunicaciones SA, también controlada por Lázaro Báez, y Credisol SA, vinculada a ese empresario y al financista Ernesto Clarens. Ambas tienen baja cantidad de empleados propios y operaciones centradas en Río Gallegos, lejos de El Calafate.

Ambas firmas se suman a las siete de Báez que se comprometieron a pagarles a los Kirchner 935 habitaciones por mes por un total de $ 10,1 millones entre mediados de 2010 y de 2011.

Esas siete empresas, que pagaban por habitaciones que no necesariamente eran utilizadas, son La Estación (20 empleados verificados, 90 habitaciones por mes), Don Francisco SA (23 empleados y 90 habitaciones por mes), Kank y Costilla (79 empleados y 235 habitaciones por mes), Loscalzo y Del Curto (53 empleados y 180 habitaciones por mes), Alucom Austral (13 empleados y 70 habitaciones por mes), Badial (9 empleados y 180 habitaciones por mes) y la nave insignia del grupo, Austral Construcciones (615 empleados y 90 habitaciones por mes).

Credisol y Diagonal Sur, en tanto, aportaron al menos otras 100 habitaciones por mes, por un total que superó los $ 65.000 al mes, es decir, más de $ 800.000 anuales, según reconstruyó LA NACION.

Ese tercio de ocupación que garantizó Báez se combinó, a su vez, con otro tercio diario que durante ese período se encargó de cubrir Aerolíneas Argentinas, ya en pleno proceso de expropiación, y aun cuando otros hoteles de la misma categoría en El Calafate ofrecían tarifas más bajas.

Así, de combinarse ambos ingresos, el Alto Calafate se garantizó una ocupación superior al 65 por ciento, al que a su vez deben sumarse los convenios y eventos pagados por el gobierno nacional en ese hotel, como el III Congreso Federal de la Industria, en noviembre de 2012.

La primera de las dos nuevas firmas que le garantizaron ingresos al Alto Calafate es Diagonal Sur Comunicaciones, que se constituyó en diciembre de 2003. Por entonces, Kirchner llevaba apenas siete meses en la Casa Rosada. La registraron Báez y Carlos Alberto y Jorge Pedro Algorry como una firma multipropósito: energía, comunicaciones, informática, automotores y máquinas viales, importación y exportación, constructora, inmobiliaria, agropecuaria, hotelería, gastronomía y operaciones financieras.

En la práctica, Báez apeló a Diagonal Sur para tres metas: intentó monopolizar los servicios de comunicaciones en la región e incursionó en la prestación de servicios de Internet. Y terminó por facilitar las comunicaciones entre sus empresas y estancias dispersas por Santa Cruz.

De Clarens a Venezuela

Una década después de su creación, Diagonal Sur quedó en el centro de una investigación judicial. El fiscal José María Campagnoli, que luego sería suspendido a pedido de la procuradora Alejandra Gils Carbó, detectó más de 3000 llamadas desde los teléfonos de esa empresa entre el contador de Báez, Daniel Pérez Gadín, el entonces dueño de la financiera SGI Federico Elaskar y el valijero Leonardo Fariña. LA NACION se comunicó ayer con el vocero de Báez, pero no hubo una respuesta oficial a la consulta.

La segunda firma que pactó comprar habitaciones en el Alto Calafate, Credisol, casi monopolizó los préstamos a los empleados públicos santacruceños mediante códigos de descuento mientras Néstor Kirchner era el gobernador. Muestra a Antonio Ramfos como su rostro visible. Pero también otros dos nombres, Clara Lamberti y Eduardo Roca, de 63 años, que llevan al poderoso dueño de Invernes, Ernesto Clarens, un financista de extrema confianza de Kirchner.

Abogado domiciliado en la ciudad de Buenos Aires, Roca trabajó en la Secretaría de Energía durante la dictadura. Luego se volcó al sector privado. Figura en múltiples sociedades. Entre otras, Cabaña San Néstor SA, Campo Austral, Patagonia Financial Services y Excel Servicios Aéreos -en las dos últimas, junto a Clarens-, y las fiduciarias Atria y Edificio Northville, en ambas junto a José Luis Colombo, yerno a su vez de Clarens.

Pero los lazos van más allá de Clarens. Porque en Northville también figuraron el ex presidente nominal de Austral Construcciones Julio Mendoza y también Fernando Butti, ex mano derecha de Báez, como así también su propio hijo, Martín Báez.

Credisol también deja en evidencia la profusión de vínculos entre Clarens y Báez. Entre otros porque esa firma vendió inmuebles en Río Gallegos al ex empleado bancario devenido empresario multimillonario. Le traspasó cinco departamentos, la planta baja y un subsuelo por $ 1,8 millones, el 20 de diciembre de 2011, según corroboró LA NACION con documentos oficiales.

La otra figura de Credisol, Clara Lamberte, también lleva a otros nombres. Entre otros motivos, porque integró Dixonia SA, a la que renunció para ser reemplazada por Roca y Ana María Sangiorgio, esposa del financista, que a su vez cobró cientos de miles de pesos como "asesor financiero" de Credisol, según reveló el portal de noticias Opi Santa Cruz en mayo pasado.

Juntos, Roca y Clarens son dos eslabones de una cadena más extensa que llega lejos. También alcanza al operador judicial Horacio Díaz Sieiro, al empresario Juan José Levy, y se extiende hasta Venezuela a través de José María Olazagasti, el hombre de confianza del ministro de Planificación Federal, Julio De Vido.

Más de 9500 kilómetros al sur de Caracas, sin embargo, Diagonal Sur Comunicaciones y Credisol pagaron durante meses por habitaciones en el hotel Alto Calafate. Para eso, debieron pasar por Valle Mitre SA-la firma de Báez que gerenció ese hotel-, la hostería Las Dunas y los alquileres de otros inmuebles de la familia Kirchner.

Con tarifas oficiales fijadas en US$ 169,40 por noche y a un tipo de cambio de casi 4 pesos por dólar, Diagonal Sur y Credisol pagaron siempre, aunque sus empleados jamás gozaran de, como los califica el Alto Calafate en su página de Internet, sus "distinguidos servicios".

La trama y sus protagonistas

El hotel Alto Calafate, eje de un vínculo de negocios que les reportó millones a los Kirchner

Lázaro BáezEmpresario de Santa CruzNueve firmas ligadas a él rubricaron acuerdos reservados con el Alto Calafate, que les reportaron a los Kirchner ingresos millonarios.

Ernesto ClarensFinancista y empresarioEstá ligado a Báez a través de la firma Invernes. También está vinculado con Credisol, que ocupaba habitaciones en el hotel de El Calafate.

Clarens, una pieza más en el rompecabezas

A los 63 años, el financista Ernesto Clarens puede afirmar que ya vivió varias vidas. Se desarrolló en la City porteña, se fundió, debió marcharse de apuro al Sur, resurgió de sus cenizas y retornó a Buenos Aires, donde ahora lidera un conglomerado de sociedades, empresas y propiedades.

En los papeles, su nombre sólo aparece en unas pocas firmas: Excel Servicios Aéreos, Procredit, Pampa Sports y Patagonia Financial Services. Pero el entramado llega mucho más lejos, de la mano de colaboradores y parientes. En una de esas empresas, incluso, Clarens figuró como empleado en relación de dependencia. Se trata de Invernes, conocida en la Patagonia como "Inversiones Néstor", aunque el nombre proviene de "Inversiones Ernesto".

Los libros societarios de Invernes exhiben vínculos profusos con Báez. Entre sus directores aparecen Carlos Calvo López –el hombre que transportó valijas con millones de pesos desde Uruguay, según el testimonio ante la AFIP del propio Báez–, y a Guido Santiago Blondeau, que también figura en Austral Construcciones con Báez.


Del editor: qué significa.Las nuevas evidencias aportan más datos a las sospechas sobre la existencia de una trama de negocios que unía poder político y negocios.
En esta nota:
Te puede interesar