Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Popcorn Time, el servicio argentino para ver películas del que habla el mundo

Tecnología

Usa el protocolo BitTorrent para dar acceso a un catálogo no autorizado de películas; fue creado por argentinos; las aplicaciones son de código abierto

Por   | LA NACION

 
Una vista de la interfaz de Popcorn time, disponible para PC, Mac y Linux. 
 

Las transmisiones de estrenos y películas por Internet sin autorización tuvieron su primer gran impacto local de la mano de Cuevana, el catálogo online que tuvo su momento de fama con uno de sus desarrolladores, Tomás Escobar . Las demandas legales y el cierre de la plataforma de descarga de archivos Megaupload bajo la acusación de infringir los derechos de autor, terminaron por desgastar la presencia de este sitio, sumado al arribo de ofertas legales como Netflix.

Sin embargo, un nuevo capítulo parece iniciarse en el mundo de la visualización no autorizada de películas comerciales (es decir, pirateadas) con Popcorn Time , una aplicación desarrollada de forma colaborativa para PC, Mac y Linux que tiene su origen en la Argentina. Es un proyecto de código abierto, almacenado en el repositorio GitHub y que ya cuenta con más de 50 colaboradores de todo el mundo.

Una zona legal gris

Su particularidad reside en combinar el uso de las redes BitTorrent con un programa que realiza la transmisión del film bajo demanda, sin almacenar el archivo en la computadora del usuario. Popcorn Time ofrece films con subtítulos, apelando a archivos que fueron compartidos en línea por otras personas y en otros sitios, y avisa que su visualización puede resultar ilegal en el país del usuario. Además, no hay lucro: no tiene publicidad ni cobran por el uso.

Es una manera de deslindar responsabilidades legales aprovechando una zona legal gris que ya han usado otros servicios, ya que, como no verifican si las películas a las que dan acceso están online legalmente o no; simplemente toman lo ya compartido; no consideran que sea su responsabilidad.

En particular, se nutre de comunidades como YIFY para los videos y OpenSubtitles para los subtítulos, pero también usa otros servicios para sumar la información general de la película, y aprovecha la eficiencia del protocolo BitTorrent para distribuir archivos populares.

Al dar acceso a películas con copyright, es inevitable que, en algún momento, Popcorn Time quede envuelto en una controversia por el uso de los contenidos disponibles en la red descentralizada BitTorrent, como ya sucedió con Cuevana, SeriesYonkis o The Pirate Bay (que incluyó una condena para sus creadores), entre otros.

Actualización: Popcorn Time ya no está disponible en Mega, el servicio elegido por para realizar la descarga de la aplicación. "Mega no controla de forma proactiva los contenidos en Internet, no es su función, ya que desconoce el tipo de archivos que almacena al estar encriptados. Al igual que Megaupload, sólo responde ante los pedidos que pueden realizar terceros", dijo su fundador Kim Dotcom desde su perfil en Twitter.

Considerado el Netflix de los piratas por TorrentFreak , una publicación digital especializada en cubrir las noticias de las redes de descarga, logró trascender las fronteras locales y recibió la atención de publicaciones como Time .

Habla uno de sus creadores

Sebastián, uno de los diseñadores e integrantes del equipo (y que prefirió no dar su nombre completo, aunque varios de los creadores han dado notas en varios medios), le contó a LA NACION que no esperaba tal repercusión de su creación, y accedió a responder algunas de las consultas sobre esta plataforma.

- ¿Por qué crearon Popcorn Time?

Todo comenzó como un experimento para poder aprender y también fue un desafío personal para cada uno de nosotros. Queríamos mejorar la experiencia tediosa y complicada de la descarga de las redes BitTorrent para acercarla al usuario normal, que no está familiarizado con estas tareas.

Popcorn Time se nutre de diferentes tecnologías y servicios, y dada su naturaleza, nosotros no almacenamos ni indexamos nada. Y lo que resultó como un desafío que hacía de forma interna en un grupo de desarrolladores de Buenos Aires, al parecer le interesó a mucha gente cuando liberamos todo el código, y al momento contabilizamos unos 50 colaboradores de todo el mundo.

- ¿Con qué fines crearon este servicio? ¿Cuáles son sus expectativas?

Nuestro objetivo siempre fue aprender y saber que podíamos mejorar algo. El código fuente está disponible en https://github.com/popcorn-time/popcorn-app , y descubrimos muchas cosas más gracias al aporte de los colaboradores de todo el mundo. Más allá de las líneas de programación, descubrimos muchas cosas que pasan alrededor del mundo con este tipo de servicios.

- ¿Planean una versión para tabletas y teléfonos móviles?

Las tecnologías aplicadas a Popcorn Time fueron creadas por otras personas y equipos, y por el momento no son aptas para los dispositivos móviles. Si bien nos gustaría llegar a hacer algo para tabletas, vemos difícil el desarrollo de una aplicación de este tipo. Lo mismo ocurre con los celulares, además creemos que no vale la pena, porque la experiencia de visualización de contenidos en estos equipos no es satisfactoria.

- ¿Contemplaron los problemas legales que les podría acarrear el proyecto?

Lo que hicimos fue tomar muchas de las tecnologías disponibles en Internet, sin involucrarnos en la curación del contenido, ya que está basado en una lista preexistente. Todo esto termina en Popcorn Time, que lo visualiza.

Al ser algo comunitario y open source, es un proyecto que se puede personalizar. Los interesados sólo tienen que reprogramarlo y subirlo al repositorio. Esto ya pasó muchas veces con Popcorn Time, a mí me gustaba el diseño en rojo y los mismos usuarios, tras una consulta previa, cambiaron todo el diseño a algo mas azul, adoptado en el actual vista. Es algo increíble, porque mantenemos una conversación constante con la comunidad y el usuario tiene la prioridad. No hay líderes..

TEMAS DE HOYCristina KirchnerFARCElecciones 2015Torneo Primera División