Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Richard Rugg: "Ser verde trae muchos beneficios económicos"

El director general de programas en el Carbon Trust del Reino Unido afirma que la reducción de la huella de carbono puede ayudar a las empresas a vender más

Domingo 16 de marzo de 2014
SEGUIR
LA NACION
0

Mucho se ha hablado en los últimos años sobre la importancia de cuidar el ambiente, ser un productor sustentable y usar de modo responsable los recursos no renovables. Pero ¿qué ventaja monetaria contante y sonante le da esto a una compañía? Richard Rugg, director general de Programmes en The Trust Carbon, del Reino Unido, responde esa pregunta. "Ser verde trae muchos beneficios económicos a las empresas", dice. Y enseguida muestra un caso de negocios en el que la inversión en la reducción de la huella de carbono dejó un saldo a favor de US$ 718 millones, y detalla los premios y castigos impositivos que se aplican según una firma sea o no "eco amigable".

-¿Cómo puede cambiar la reducción de carbono al mundo empresarial?

-Esto va a permitir un cambio fundamental en el mundo empresarial, ya que el uso más eficaz de los recursos los va a ayudar a vender más, dado que los consumidores demandan cada vez más productos sustentables.

-¿Cómo hace una empresa para cumplir con ese protocolo?

-En primer lugar tienen que medir con mucha exactitud cuál es la huella de carbono que tiene, deben entender cuánto es lo que usan de energía, de agua y de otros recursos que utilizan en general. La medición es clave para poder gestionar. Entonces, sobre esa base pueden asignar prioridades en sus actividades tendientes a reducir su huella de carbono.

-Usted se reunió con gente de la Unión Industrial Argentina (UIA) ¿Hasta qué punto se atiende ese uso racional aquí?

-La UIA atrajo la atención de distintos sectores industriales, para ver cómo era este crecimiento en el camino verde. Me impresionó el alto nivel de entendimiento sobre el tema.

-Pero ¿pudo percibir si se está haciendo en las empresas locales lo que usted aconseja?

-Vi interés y acciones concretas. Estamos muy complacidos de haber trabajado con la bodega Salentein, que fue la que midió cuál es la huella de carbono del Portillo Malbec. Ellos analizaron todo el ciclo de vida del producto, el uso de la tierra, del agua y el fertilizante, y todos los procesos que lleva la elaboración, la distribución, el transporte y embotellado.

-¿Ya se notaron los beneficios económicos que da cumplir estos procedimientos?

-Reducir las emisiones de carbono tiene un sentido comercial. Ser verde trae muchos beneficios económicos a las empresas, como aislarse de la volatilidad de los precios que pagan por los recursos. Pero también las organizaciones tuvieron flujos de ingresos vinculados con la sustentabilidad de las marcas. Hay grandes beneficios que están vinculados a la reducción de los costos. Por ejemplo, el sector público logró reducir sus costos por medio de la gestión de energía. En el Reino Unido hay organismos del sector público que trabajan con The Carbon Trust y obtuvieron ahorros por US$ 1170 millones en costos de energía. Además, identificamos otros ahorros que llegan a US$ 4700 millones.

-¿Hay incentivos fiscales?

-Hay unos que tienen que ver con las energías renovables. Hay una tarifa preferencial por demandar menos energía de la red y generar su propia energía renovable. Hay tasas e impuestos al cambio climático. Tenemos una meta fijada de emisión de carbono, entonces se abrieron estos objetivos a todos los sectores de la economía del país. Hay una tasa de cambio climático, que tienen que pagar los que usan mucha energía, lo que es un incentivo a reducir la emisión de carbono. En las otras empresas que no hacen un uso intensivo de energía, existe lo que se llama el compromiso por el uso del carbono, por el que se pagan 12 libras por tonelada emitida.

-¿Cuál sería, en un ejemplo, el beneficio concreto?

-Esto está medido en un caso de negocios. En 2009/2010 hicimos una inversión de US$ 53 millones como apoyo a las empresas; atrajo inversiones para proyectos por US$ 419 millones; los ahorros de energía en el ciclo de vida son de US$ 1100 millones. Entonces vemos que nos quedan US$ 718 millones a favor. Usamos esto para replicar el mismo ejemplo en otros mercados.

-¿Qué energía renovable es la más exitosa en la actualidad?

-Dyson es una empresa muy importante en el Reino Unido, por lo que es importante su comportamiento, porque después es seguido con el resto. Trabajamos con ellos para ver cómo desde la etapa del diseño se incorpora la eficiencia de los recursos. Tienen el orgullo de haber fabricado el secador de manos más sustentable que existe, y ahora vamos a trabajar con ellos en otros productos.

-¿Se está cerca de prohibir el ingreso a ciertos mercados de productos que no tengan la certificación de la huella de carbono?

-Ahora las políticas están orientadas a incentivar el uso de tecnologías eficientes en el uso de la energía. En el Reino Unido, The Carbon Trust tiene una lista de tecnologías energéticas y se encarga de probar y acreditar aquellas que sean más eficientes y tomar esas para incluir en productos que hoy llegan a más de 20.000. Cuando compran uno de estos 20.000 productos tienen un incentivo fiscal.

-¿Qué opina sobre el comerciode los bonos de carbono?

-No está en nuestro campo de acción. Nos concentramos en ver cuál es el caso de negocios que respalda la reducción en la demanda de energía y en el desarrollo e implementación de tecnología de bajo carbono en un mundo con recursos cada vez más escasos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas