Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Bitcoin, una opción para resguardar el valor de los ingresos

El cepo al dólar y la inflación atraen a tenedores; por su volatilidad es riesgosa

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 16 de marzo de 2014
0

Las medidas económicas instrumentadas por el Gobierno no sólo influyeron sobre el dólar, sino que hay otra moneda cuyo uso se incrementa por la coyuntura local: la bitcoin. La Argentina es el país de América latina donde más tenedores hay de esta criptomoneda, además de ser uno de los lugares en el que más locales aceptan la moneda virtual.

Tal como la define Franco Daniel Amati, miembro de la Fundación Bitcoin Argentina, estas monedas virtuales "sirven para transferir valor sin que intervengan terceros", ya sea a bancos, empresas o estados, por lo que no se le debe pagar a intermediarios a la hora de hacer una transacción.

Si bien no existen cifras oficiales sobre cuántos tenedores de bitcoins hay en la Argentina, a partir de los foros, las redes sociales y los eventos que se hacen en nuestro país vinculados con la moneda virtual, se calcula que son por encima de 5000 las personas que apuestan a ella. Y unas 20.000 las que están al tanto de su existencia. Sumado a esto, la Argentina se ubica en el cuarto lugar en cuanto a la cantidad de encuentros que se hacen sobre este fenómeno y son cerca de 1000 las personas que participan.

Para Santiago Siri, cofundador del Partido de la Red, son tres los motivos por los que en la Argentina prosperó esta criptomoneda. La falta de confianza en el peso, la inflación, que, según él, ronda el 30%, y el cepo al dólar.

Como explicó Diego Gutiérrez Zaldívar, cofundador de la Fundación Bitcoin Argentina, en la Argentina se dan las condiciones ideales para usar bitcoins, por la combinación de dos fenómenos. Por un lado, el argentino es proclive a adoptar nuevas tecnologías, y, por otro, siempre está atento a herramientas financieras para proteger su patrimonio. Y, como agregó Amati, en la Argentina se está más acostumbrado que en otros países a usar otras monedas. "Tal vez sea por nuestra economía", sugiere.

Aquí, explicó Siri, además de haber varios locales en donde se puede abonar con bitcoins, "aunque obviamente todavía es algo de nicho", la mayoría de los tenedores de la moneda virtual la usan para el pago de servicios online o para hacer o recibir donaciones. En este último caso, según Siri, son mucho más veloces, económicas y seguras que una transferencia bancaria.

También, como comentó Amati, se la usa para compras en el exterior, para "escapar del peso" o como un reemplazo al servicio de remesa, por ser "más sencillo, menos burocrático y sumamente económico, ya que las comisiones son de algunos centavos de dólar", dice.

Debido a la volatilidad de la moneda virtual, Siri la define como "inversión de altísimo riesgo", si se tiene en cuenta que a lo largo del año tuvo varias caídas y burbujas. Por ejemplo, hace un mes cotizaba por encima de los US$ 800, mientras que ahora su valor está alrededor de los US$ 600. El año pasado llegó a superar los US$ 1200.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas