0

Cartes, Sandro Rosell y el celular del Tata Martino

Juan Pablo Varsky
Juan Pablo Varsky PARA LA NACION
0
25 de marzo de 2014  

Hola, Tata, ¿te acordás de mí? Soy Sandro Rosell". Así se presentó el ex presidente de Barcelona en el primer diálogo telefónico con el entrenador. Asterisco: Rosell dimitió por el escándalo de la operación Neymar. ¿Cómo consiguió el número para localizarlo hace nueve meses? Es una linda historia. El periodista rosarino Sebastián Garavelli escribió el libro Tata Martino, de Rosario al Camp Nou, de flamante publicación en España. Ojalá se edite pronto en la Argentina porque vale la pena. Muy bien documentado, recorre el increíble viaje con las escalas como entrenador en Brown de Arrecifes, Platense, Colón, Newell's; y por supuesto su etapa en Paraguay, que le cambió la carrera. No sólo a él, sino también a otra persona que hoy gobierna ese país. Se llama Horacio Cartes. Es el presidente de LA NACION. Sus vidas se cruzaron en 2002. Empresario exitoso con agencia de cambio, campos, banco, fábricas y también denuncias, Cartes se metió en el fútbol comprando un club. Libertad de Asunción. Quería un entrenador de perfil bajo y resultados inmediatos. Un intermediario le recomendó a Martino, que no tenía trabajo desde su campaña con Instituto de Córdoba. Vivía de lo que le dejaban unos campos que había comprado con su compañero y amigo Jorge Theiler.

Firmó contrato por un año. Ahí empezó la sociedad exitosa. En aquellos días, el Olimpia de Nery Pumpido era el mejor equipo del país y del continente. Cerro Porteño, su histórica contrafigura. Libertad emergía desafiante y sorprendía con su indumentaria marca Nike. ¿Por qué este club chico, cercano al aeropuerto de la ciudad, lograba semejante estatus? El director de Marketing de Nike para América latina era amigo de Cartes. ¿Cómo se llamaba el hombre de la pipa? Sandro Rosell. En su valioso trabajo, Garavelli aporta detalles de cómo se formó el primer cuerpo técnico del Tata en Paraguay. Jorge Pautasso no quiso viajar porque había empezado a dirigir en las divisiones juveniles de Newells. Theiler tampoco aceptó por su cargo en el Departamento Juvenil de River. Carlos Picerni sí lo acompañó y se invirtieron los roles. Martino había sido su ayudante en la primera etapa de Platense. Elvio Paolorosso se sumó como preparador físico. La historia del Profe es increíble, digna de libro. Del Deportivo Español pre-Ríos Seoane al Barcelona de Messi, pasando por Mandiyú y Racing, dirigidos por Maradona. El bicampeonato del Tata en su primer año de Libertad posicionó muy bien a Cartes en la dirigencia del fútbol paraguayo. El fracaso del seleccionado en Alemania 2006 aceleró el cambio y se convirtió en el hombre más poderoso de la Federación.

Tata ya había logrado otro bicampeonato con Cerro Porteño y había regresado a Libertad tras su frustrante paso por Colón. Maradona lo había elegido para reemplazar a Basile en Boca cuando Coco volvió a la selección. Eligió respetar el contrato vigente con su amigo Horacio, que un año antes le había facilitado los recursos para que Colón hiciera su pretemporada en Paraguay. Luego vino la aventura compartida de la albirroja desde 2007 a 2011 con el inolvidable Mundial de Sudáfrica.

Se separaron. Martino llegó a la elite de los DT en América del Sur. A Cartes le quedó chico el fútbol y se metió en el Partido Colorado. En 2013, los dos llegaron a su respectiva tierra prometida. El 21 de abril, Cartes se consagró presidente de Paraguay con el 46% de los votos. El 19 de junio, Martino se consagró campeón con Newell's. El 22 de julio se anunció su llegada al Barça. El 15 de agosto, Cartes asumió la presidencia de su país. Días antes del juramento, devolvió un favor. Su amigo Rosell, el de la ropa Nike para Libertad, le pidió un número telefónico. Minutos después, sonó el celular del Tata.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.