Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Gago y Cavenaghi, en un encuentro con definiciones

En una charla palpitaron el choque del domingo; “Un partido no borra todo”, dijo el volante de Boca; “Un gol puede significar entrar otra vez en la historia”, explicó el delantero de River

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 26 de marzo de 2014
0

Son días particulares, con el superclásico como cierre de la semana, pero ellos se divierten como niños y disfrutan. Por algunas horas se olvidan de las presiones, de la táctica, de alguna molestia que los acompañó en la jornada de ayer y les impidió entrenarse junto con sus compañeros; no tienen registro durante ese tiempo de la importancia de un partido que se presentará como una final, aunque el encuentro corresponderá a la 10» fecha del torneo. Lejos de la Bombonera, sin el típico clima de cancha, pero cobijados por el afecto y la inocencia que regalan los chicos, Fernando Gago y Fernando Cavenaghi, dos actores principales del próximo Boca-River, compartieron una charla que recorrió momentos deportivos y experiencias personales.

Los números, las estadísticas, las rarezas que dejaron los partidos anteriores, el análisis sobre el funcionamiento de los equipos, las posibles alineaciones y quién llega en mejores condiciones a la cita entran en una pausa. Organizado por la Fundación S.O.S. Infantil y con el apoyo de Boca Social y River Solidario -entregaron útiles escolares y sortearon dos camisetas autografiadas por los planteles-, en el predio de la Rural, Gago y Cavenaghi interactuaron con chicos de 6 a 12 años. Martín Palermo ofició de moderador, pero identificado con los xeneizes, le lanzó un par de chascarrillos al delantero millonario y desató la risa de todos.

Para Gago y Cavenaghi, aunque tienen experiencia en esta clase de partidos, siempre resulta una motivación el superclásico. El volante, meses antes del Mundial, desea que el encuentro con River se convierta en una plataforma para estar a la altura de las exigencias, algo que aún no ha cumplido en su nuevo ciclo en Boca. "No podemos conformarnos con ganar un partido, porque un partido no borra todo; tenemos que llegar con chances al final del torneo. El campeonato es largo y después de River quedarán nueve fechas", comenta Gago, que llevará a su hijo a la cancha. Y agrega: "Yo estoy bien, pero cuando las cosas no se dan, se agrandan. Un partido no va a definir mi participación en el seleccionado".

River y Boca, juntos: D''Onofrio, Gago, Palermo, Angelici y Cavenaghi compartieron una tarde futbolera
River y Boca, juntos: D''Onofrio, Gago, Palermo, Angelici y Cavenaghi compartieron una tarde futbolera. Foto: LA NACION / Mauro Alfieri

El artillero, que cumple su tercera aventura en Núñez, tiene una meta personal: los 100 goles con la camiseta de los millonarios, una cifra que alcanzará con cinco festejos. "Estoy disfrutando de esto, llevo muchos años sin jugar un superclásico", dice el N° 9 de River, que por torneos de la AFA nunca perdió en la Bombonera y, además, fue el autor del gol del último éxito de los millonarios en ese estadio, en 2004. "La propuesta es ir a buscar el partido, sea el rival que sea. Ganar será un envión anímico y un gol puede significar entrar otra vez en la historia", se ilusiona.

No son extraños, aunque defiendan camisetas que encierran una rivalidad eterna: en 2008 a Gago y a Cavenaghi los juntó la selección y ahí se generó una amistad que aún perdura. Ayer, con humor, dieron una señal de confraternidad en medio de tanta locura.

Pitana tendrá su primera experiencia

Una excelente prueba será el superclásico para el árbitro Néstor Pitana, el representante argentino en Brasil 2014. El misionero, de 39 años, fue designado para el trascendental encuentro y estará secundado por Juan Pablo Belatti y Hernán Maidana, los asistentes que viajarán al Mundial.

En la AFA se consideró que era un premio que Pitana dirigiera por primera vez el superclásico y que su nombre fuera digitado en lugar de entrar en el habitual sorteo; esto también se implementará en los restantes clásicos.

Los antecedentes del misionero son los siguientes: a River lo dirigió 20 veces, con 8 éxitos, seis empates y la misma cantidad de caídas; los números con Boca marcan cuatro triunfos, seis empates y 11 derrotas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas