Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Hollande sufre una paliza electoral que lo forzaría a cambiar su gobierno

El fuerte revés del socialismo en el ballottage de las municipales provocaría una reforma del gabinete; la gran ganadora fue la UMP; se consolidó la ultraderecha

Lunes 31 de marzo de 2014
SEGUIR
LA NACION

PARÍS.- El Partido Socialista (PS) del presidente François Hollande sufrió ayer una severa derrota en la segunda vuelta de las elecciones municipales . Ese revés no se produjo, sin embargo, únicamente en beneficio de la extrema derecha del Frente Nacional (FN), que gobernará en 15 ciudades y confirmó su fuerte consolidación nacional. El otro gran vencedor es, sobre todo, el partido sarkozysta Unión para una Mayoría Popular (UMP), que ganó 113 comunas de más de 30.000 habitantes.

Frente a ese tsunami azul, la socialista Anne Hidalgo obtuvo una contundente victoria en París, donde obtuvo el 54,3% de los votos contra el 43,2% de la candidata de derecha Nathalie Kosciusco-Morizet . Otro raro motivo de satisfacción oficialista fue el triunfo de la candidata socialista en Avignon, donde el FN había llegado primero en la primera vuelta.

La amplitud de la sanción a Hollande en este primer test electoral desde su elección, en mayo de 2012, reforzó de inmediato la hipótesis de un inminente cambio de gabinete, probablemente desde hoy mismo. Un cambio reclamado por el 86% de los franceses, según un sondeo de Ipsos.

Como se preveía, el PS perdió varias ciudades importantes, como Toulouse, Pau, Laval, Nevers, Grenoble, Angers, Reims, Saint-Etienne, Limoges (en manos de la izquierda desde 1912), Valence, Caen, Belfort, Tours, Angoulême, Laval, Tourcoing, Perigueux y Quimper, dirigida por Bernard Poignant, consejero político de Hollande. Las únicas ciudades que pudo conservar el PS fueron sus bastiones de París, Lyon, Estrasburgo, Lille, Metz y Montpellier.

En esa misma categoría de ciudades de más de 30.000 habitantes, el FN ganó sólo en Béziers y Frejus. Pero la formación de extrema derecha cumplió su objetivo de obtener "entre 10 y 15 comunas" de diversa magnitud que su presidenta, Marine Le Pen, prometió arrebatar a los partidos tradicionales.

El presidente de la UMP, Jean-François Coppé, se felicitó de los resultados de su formación, que calificó de "ola azul" (el color de la derecha en Francia), y proclamó que su partido es "el más importante del país". Desde 2008, la derecha había perdido todas las elecciones locales durante el quinquenio de su líder, Nicolas Sarkozy. "Francia protesta y acusa" a Hollande, afirmó anoche su ex primer ministro François Fillon.

En el campo adverso, la ex candidata presidencial socialista Segolène Royal, citada como integrante del futuro equipo de gobierno, juzgó que esta segunda vuelta fue una "severa advertencia" para la izquierda.

"Debemos reanudar el diálogo con los franceses", asintió Najat Vallaud-Belkacem, vocera del gobierno.

Ante las dimensiones que tuvo la ola azul, el triunfo de Anne Hidalgo en París tuvo un valor especial.

Por su parte, el FN festejó anoche "el mejor resultado de su historia en una elección local", dijo su vicepresidente, Florian Philippot, derrotado en la ciudad de Forbach. El partido fundado por Jean-Marie Le Pen en 1972 quintupló sus resultados de 1995, al obtener 15 comunas. Aunque derrotado, el otro vicepresidente de la formación y compañero sentimental de Marine Le Pen, Louis Aliot, alcanzó el 44,7% en Perpiñán.

"Hemos ganado varias ciudades y además tendremos más de 1000, incluso 1200 consejeros municipales que continuarán nuestro trabajo de implantación local", declaró Marine Le Pen. "Hoy pasamos a una nueva etapa. El FN llegó para cambiar las reglas del juego establecidas por el dúo UMP-PS en nuestro país. A partir de ahora, habrá que contar con una tercera gran fuerza política."

La otra gran vedette de esta elección fue nuevamente la abstención, masiva y récord histórico desde 1958, que alcanzó el 38,5%.

La izquierda, que temía perder entre 100 y 150 ciudades de más de 10.000 habitantes, esperó inútilmente una gran movilización de su electorado tradicional para limitar el derrumbe. En 2008, había terminado con un saldo positivo de 82 comunas de esa categoría ganadas a la derecha (118 ganadas contra 36 perdidas).

Tras la derrota, la única incógnita anoche era si el actual primer ministro, Jean-Marc Ayrault, quedará al frente del futuro equipo de gobierno. Según sondeos realizados la semana pasada, 79% de los franceses reclaman su partida. El actual ministro del Interior, Manuel Valls, llega primero entre los favoritos para reemplazarlo, con 32% de opiniones favorables.

Consciente de su suerte desde la primera vuelta, Ayrault parece ahora decidido a resistir.

Sus mejores argumentos son la relación de confianza que lo une al jefe del Estado, el apoyo de los ecologistas y su capacidad para soportar los golpes bajos. Pero Ayrault tiene serias dificultades para disciplinar a su equipo de gobierno. También es -como muestran los sondeos- muy impopular y no consigue proteger al presidente.

París se rinde ante una mujer

La capital tendrá por primera vez una alcaldesa

Anne Hidalgo - Alcaldesa electa de parís

Profesión: trabajadora social

Edad: 54 años

Origen: España

La candidata socialista Anne Hidalgo se consagró ayer, con el 54,5% de los votos, como la primera mujer que accede a la Alcaldía de París

Hija de inmigrantes españoles, oriunda de Andalucía, se instaló con sus padres en el sur de Francia, en Lyon, a los dos años; a los 14, se nacionalizó francesa

Se graduó en Ciencias Sociales y tiene una larga trayectoria en el Partido Socialista. Fue militante de base, delegada ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Ginebra y diputada por París. En el último tiempo era el brazo derecho del alcalde saliente, Bertrand Delanoë, que fue el primer alcalde socialista de la ciudad en 130 años

Su victoria fue el gran consuelo de los socialistas, en una jornada marcada por las derrotas electorales frente a la derecha

En esta nota:
Te puede interesar