Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

A un año de la inundación en La Plata, un libro de poesía homenajea a las víctimas

Convocados por el escritor y defensor juvenil, Julián Axat, 76 poetas cuentan, a través de sus versos y en primera persona, el dolor, el vacío, y la ausencia que dejó el temporal del 2 y 3 de abril del 2013

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 02 de abril de 2014 • 02:08
0

Se podía evitar

mi muerte. Lástima

morir así, remuere

Foto: Archivo

la confianza. Era grande ya

pero oí el grito en todas

las edades. Los rostros

dejaron el pavor

en la corriente un sello frío

quemando la frente.

Así expone el poeta, uno de los 76 convocados, el dolor, el vacío, la muerte, la ausencia que dejó la gran lluvia y la inundación del 2 y 3 de abril de 2013 entre los platenses.

Convocados por el poeta y defensor juvenil, Julián Axat , todos ellos encarnaron a las víctimas –no a todas, porque el conteo sigue en ascenso-. Para contar, a través de sus versos y en primera persona, lo que muchos prefieren callar.

Aguas y perro, mujer

bajo los muebles viendo

toda la casa un río

mordido por lo negro.

Oír a quien se sumergió

y habla del naufragio

donde el poder navega.

Oír a quien naufragó

cuando la ciudad y las olas

ladraron confundidas.

Oír a quien se calló

sumergido y en la justicia

sonoció el desierto.

"La dimensión de la catástrofe ocurrida en La Plata y alrededores", explica Axat en su epílogo, "puso en evidencia que las pérdidas irreversibles obedecieron a una conjunción de factores entre calentamiento global, condición climática, políticas vacías de gestión, riesgo no previsto, formas inocuas de salvataje, y negación de las consecuencias fatales".

Desde entonces permanezco en esta orilla

donde cualquier rostro es igual a otro.

Y ahora no tengo nada.

Hasta la oportunidad de ser víctima

me han mezquinado.

Formo parte de una cifra

que hace agua por todos lados.

Titulado "La Plata Spoon River" es una "antología sobre la inundación", como el libro se presenta a sí mismo, basado en algunos parámetros similares vertidos por el poeta estadounidense Edgar Lee Masters, en su "Spoon River Anthology", de casi un siglo atrás.

¿y el Intendente?/ ¿vive o muere?/

mi primo Quito dice que la Muerte lo sorprendió en

(las playas del Brasil/

yo leí que sacó agua de las casas sin siquiera estar ahí

(-aunque si Quito tiene razón

quizás fuera su fantasma-/

yo no sé pero lo cierto es que parece no darse

(por enterrado)/.

"Aún cuando sea por causas naturales –remarca Axat al cerrar la antología, suerte de epitafio-, el ocultamiento, la mentira y la negación de muertes en un país como Argentina tiene reminiscencias culturales especiales, asociadas al pasado. La poesía, entonces, como manifestación del arte, puede mantener distancia y seguir en la evasiva, o bien puede indagar a fondo aquellos lugares".

De eso trata, pues, "La Plata Spoon River".

La justicia poética

es justa

porque es justiciera.

La justicia será imparcial

hasta que el poeta

determine lo contrario.

La división de poderes será inquebrantable.

Ningún poder podrá erigirse

sobre el Poder Poético.

Todo ciudadano

tendrá derecho a la defensa

de la poesía.

Todo hombre es poeta

hasta que se demuestre

lo contrario.

Lo poético es justo

pero nunca

en su justa medida.

Autoridad suprema:

El poeta que hay

en todo hombre.

Todo poeta

tendrá derecho

a permanecer callado.

Si no posee un abogado

se le asignará

un poeta de oficio

Si no posee un poeta

se le asignará

uno de oficio.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas