Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Marcela Brizuela de Ledo: "Milani no es menos que Videla"

La madre de Alberto Ledo, el soldado desaparecido en 1976, acusa de represor al jefe del Ejército, investigado por su presunta participación en el caso; el enojo con la Presidenta y con Bonafini

SEGUIR
LA NACION
Domingo 20 de abril de 2014
0

LA RIOJA.- Baja la vista y su mirada se posa en el piso, sus labios se contraen y el mentón cae hasta quedar a pocos centímetros del bastón que la ayuda a sostenerse. "Duele", dice Marcela Brizuela de Ledo, que con 83 años apenas puede contener las lágrimas.

Por primera vez, después de más de una hora de charla, el velo de la enérgica luchadora por los derechos humanos se cae y aparece la madre víctima del peor crimen , la desaparición de un hijo. "Lo de la causa revolvió todo", cuenta la madre de Alberto Agapito Ledo, el conscripto que desapareció en julio de 1976 en Tucumán, durante el Operativo Independencia, y por el que se investiga la participación del jefe del Ejército, César Milani.

La imagen del joven Ledo -tenía 20 años cuando desapareció- está en el centro de la escena.

Foto: LA NACION / Fernando Font

Esa foto se convirtió en un nuevo emblema de la lucha por la verdad y la justicia.

Pero Marcela prefiere no mirarla. "No la quiero ver; no me hace bien", sostiene Brizuela de Ledo, presidenta de las Madres de Plaza de Mayo de La Rioja. Aún confía en la Justicia, pero mira el futuro con resignación. "De la justicia divina no se escapa nadie; esto fue de terror."

Pero no hay tiempo para el lamento. El rostro, que por un instante se apagó, ahora se vuelve a iluminar. "No sé de dónde saco fuerzas. ¡Pero tengo mucha fuerza para luchar!", exclama.

Esta señora, que busca a su hijo desde hace 38 años, no tiene dudas sobre la participación del jefe militar y a la hora de establecer una comparación no vacila: "Milani no es menos que Videla".

Sentada en el living de la modesta casa de su hija Graciela, que está pegada a la suya -y a unas 15 cuadras de la plaza central-, le pide a Milani que sea "valiente" y cuente todo lo que sabe. "Es mi hijo y necesito saber qué han hecho con él", reclama Marcela.

Cuando sucedió el hecho, el cuestionado jefe del Ejército -por ese entonces un joven subteniente de 21 años- firmó el acta en el que se certificó la supuesta deserción de Ledo, que cumplía el servicio militar en el Batallón de Ingenieros de Construcciones 141. Por esta causa está detenido el capitán Esteban Sanguinetti, que estaba a cargo de la unidad.

-¿En qué estado se encuentra la investigación judicial?

-Ya son 38 años de lucha. Tanto revolver y estamos encontrando a los culpables.

-¿Cree que el camino que lleva la causa es el correcto?

-Sí.

-¿No tiene dudas sobre la participación de Milani en la desaparición de su hijo?

-No, tengo ninguna duda. Están las huellas del pasado de Milani por La Rioja; está todo documentado.

-¿Qué fue lo que le pasó a su hijo?

-Mi hijo estaba cursando el segundo año de la licenciatura en Historia en la Universidad de Filosofía y Letras, en Tucumán. Cuando cumplió los 20 años se presentó para hacer el servicio militar. Estuvo acá [por La Rioja] dos meses, y el 20 de mayo de 1976 lo trasladaron a Morteros, Tucumán. Según ellos, para reparar la escuela de comercio.

-¿Tenía su hijo experiencia en esa clase de trabajos?

-No. Acá hacía la parte administrativa de comercio y servicios.

-¿Cuál fue la justificación para el traslado?

-Ninguna. Lo llevaron para hacerlo desaparecer.

-¿Por qué cree que pasó?

-Él era parte de los movimientos estudiantiles en Tucumán. Estaban luchando por el comedor estudiantil.

En su relato, Brizuela de Ledo desmenuza lo que ocurrió en esos días. "Todas las semanas le enviaba una carta y justo el 2 de julio era su cumpleaños. El 4, que era domingo, fui a verlo para estar con él y bueno? Cuando llegué esa mañana, muy temprano, los soldados que estaban en la puerta me dicen que Ledo no estaba. «¿Qué pasa, hijo?, les pregunté». Ahí me relataron que el capitán Sanguinetti se lo llevó para hacer una recorrida una noche, iba alguien más, salieron y vinieron una vez. Vinieron por segunda vez y a la tercera regresó solo el capitán. En eso estamos hablando con los chicos y llega un amigo con sus lentes. Me los entregó. «Búsquenlo en La Rioja a Ledo, me dijo»".

-¿Cree que su militancia desencadenó la desaparición de Alberto?

-Sí, era asistente de Milani, son los datos que hemos conseguido. [Interrumpe Graciela, la hija] Milani ya era personal de inteligencia. Daba charlas Milani y ahí les sacaba cosas. No había muchos universitarios en esa época y lo tenía como su personal de confianza.

-¿Qué pasó entre 1976 y 1983?

-Nada; era todo hermetismo. Yo denuncié ante todos los organismos de derechos humanos la desaparición de mi hijo. En las comisarías, viajé a Tucumán, mandé cartas al presidente de facto [el ex represor Jorge Videla] y puse hábeas corpus. Fui hasta la OEA [Organización de los Estados Americanos] durante el Mundial de 1978.

-Y del 83 para adelante?

-El miedo reinó y todavía reina. Muchos testigos que saben muy bien lo que ha pasado aún no se animan a hablar. Todavía hay represión; para mí los militares todavía no se han ido. Están enquistados en distintos lugares; tenemos cuidar la democracia.

-¿Cuándo se reactivó la causa?

[Nuevamente es Graciela la que responde] -El año pasado, cuando empieza a salir a la luz que Milani había firmado el acta de deserción.

-Vuelvo al principio. ¿No tiene ninguna duda de que Milani participó en la desaparición de Alberto?

-Sabemos que Sanguinetti no estaba solo. Algunos dicen que fue Milani. Pero la prueba concreta es la firma del acta de la supuesta deserción. [Interrumpe Graciela] Sanguinetti, el único detenido, le pidió a Milani que realice una profunda investigación de lo que ocurrió. Evidentemente no lo hizo. Sólo hizo el acta con las cosas que se había llevado, un colchón, una manta [Marcela se ríe].

-¿Por qué cree que se reactivó la causa después de 37 años?

-Por la exposición pública de Milani. En 2008, el fiscal ya había pedido la indagatoria de Milani y Sanguinetti. A Sanguinetti, que estaba en España, lo deja preso el año pasado. Pero a Milani nunca lo llamaron.

-¿Qué elementos tiene para estar tan segura de la participación de Milani?

-A mí me llegan muchos mensajes de militares retirados de todo lo que hizo acá. No tengo ninguna duda. Que no se haga el santo. Tiene culpa y no lo llaman a declarar por su poder. Está todo documentado.

-Milani dijo que no tenía ninguna responsabilidad sobre lo que ocurrió.

-Tendría que ser valiente como fue cuando estuvo acá. Milani intentó por todos los medios limpiar su legajo, pero nosotros no vamos a abandonar la lucha. Es mi hijo y necesito saber qué han hecho con él.

-¿Quién es Milani?

-Es un represor más.

-¿Puede Milani desconocer lo que ocurrió?

-No, no puede.

-Después de 38 años de espera, ¿cree que por fin se está cerca de hacer justicia?

-Sí, no vamos a bajar los brazos. No podemos negociar la sangre de nuestros hijos.

No hay miedo ni preocupación. "Recibimos amenazas", cuenta al pasar, pero no se detiene en el asunto. El dolor por la ausencia temprana de un hijo se convirtió en una lucha que ya lleva 38 años sin respuestas. ¿Miedo? "No, hijo. Más de lo que me hicieron? ¿Qué me van a hacer?"

EL ENOJO CON LA PRESIDENTA Y HEBE DE BONAFINI

Brizuela no entendió la decisión de respaldar a Milani. "Sentí dolor y vergüenza ajena", dijo

La decisión de Cristina Kirchner de ungir como hombre fuerte de las Fuerzas Armadas a César Milani y el respaldo que recibió el militar de parte de la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, fue un duro golpe para Marcela Brizuela de Ledo.

"Sentí dolor, impotencia y vergüenza ajena", dijo la madre del soldado desaparecido Alberto Agapito Ledo.

El ascenso del jefe militar a teniente general estuvo plagado de polémicas y despertó el rechazo de varios organismos de derechos humanos, entre ellos el CELS, que dirige Horacio Verbitsky; la titular de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas, y el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel.

-¿Se comunicó alguien del Gobierno con usted?

-No. Me prometió una persona que me iba a solicitar una entrevista con la Presidenta, pero hasta ahora no pasó nada.

-¿Qué le diría a la Presidenta?

-Que hace unos años el doctor [Néstor] Kirchner bajaba el cuadro de [Jorge] Videla y que ahora ella tomó la decisión de colgar a otro represor.

-¿Por qué cree que lo sostienen en el cargo?

-No lo sé. Son decisiones internas o compromisos que no conocemos.

-¿Por qué cree que Bonafini lo apoya a Milani?

-A mí no me hace tonta nadie. Cuando aparece la revista con Milani yo hablé por teléfono con Madres. La secretaria de Hebe me dice que estaba en el baño y no me podía atender. A los pocos días me llamó y me dijo que se iba a comunicar conmigo Víctor Hugo Morales. Ella dice que en los archivos que tiene no aparece como represor Milani. Pero es represor, le dije. Está documentado, no inventé nada. Ahí me dijo que estaba bien lo que estaba haciendo. No me mandaron más la revista. Me dolió muchísimo.

-¿Durante todos estos años recibieron algún tipo de ayuda del Estado?

-No hemos recibido ni un peso. Para eso tenés que firmar el acta de defunción y una vida no vale 300.000 dólares. La vida vale sólo vida. Quiero saber qué hicieron con mi hijo. Quiero que paguen con cárcel los culpables.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas