Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Pocos datos para estudiar el fenómeno en la Argentina

Domingo 04 de mayo de 2014
SEGUIR
PARA LA NACION
0

La publicación de una gran obra como la de Piketty es bienvenida por el nuevo material y punto de vista que aporta, pero sobre todo por su contribución a instalar la desigualdad en el centro del debate. La historia reciente de la desigualdad mundial y en América latina se destaca por una tendencia contraria a la de Piketty: mientras el autor se concentra en el aumento de la desigualdad al interior de los países desarrollados, el escenario mundial se caracteriza por una caída en la desigualdad entre países a nivel global, y por una caída también al interior de muchos países en desarrollo.

En América latina la desigualdad subió durante los 90, y luego descendió desde 2002. El aumento inicial está asociado a las reformas estructurales implementadas en los noventa, que incrementaron el desempleo y beneficiaron a los trabajadores más calificados. La caída se explica, en gran parte, por la recuperación de los salarios de los trabajadores menos calificados.

La Argentina siguió muy de cerca la tendencia. La pregunta es si la caída observada en la última década es permanente, o si es un accidente de corto plazo y seguiremos el camino de creciente desigualdad que documenta Piketty para los países más desarrollados.

Para contestar esta pregunta se necesita más información, en especial sobre evolución de los grupos de mayores ingresos. Además, las recomendaciones de Piketty se concentran en cambios en los sistemas impositivos, especialmente lo que respecta a los mayores ingresos. Su evidencia se basa en datos (anónimos) facilitados por agencias tributarias. Su equipo encontró grandes obstáculos para recopilar estos datos en nuestra región. Para entender mejor lo que pasa, para estudiar lo que puede suceder y para diseñar mejores políticas públicas, necesitamos más y mejores datos. Aunque no contamos con información oficial reciente sobre pobreza, el Gobierno podría por lo menos ser pionero en facilitar a investigadores el acceso a la información sobre los estratos de mayores ingresos.

El autor es investigador del Cedlas

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas