Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Boulez, bajo la lupa

SEGUIR
LA NACION
Sábado 03 de mayo de 2014
0

Integral de la obra para piano de Pierre Boulez/ Intérprete: Taka Kigawa/ Repertorio: Sonatas I, II y III, Incises, Una página de efemérides y Doce notaciones/ Sala: CETC.

Nuestra opinión: muy bueno

La relación de Pierre Boulez con el piano fue intermitente, con varios años sin escribir una nota para el instrumento, pero resultó extremadamente productiva. Para poner un ejemplo no muy lejano, Sur Incises deriva de la amplificación de gestos y motivos de Incises para piano solo, fechada en 1994 y revisada en 2001. Incises era de hecho la primera pieza de Boulez para piano después de la Tercera Sonata, de 1957, y con ella inició Taka Kigawa la 3ª edición del Festival Integrales que organizó el CETC.

El extraordinario pianista japonés, que el año pasado había deslumbrado también con la integral para piano de Elliott Carter, no optó por un orden cronológico sino que propuso una perspectiva invertida que fue de lo tardío a lo temprano.

El paisaje de la escritura para piano de Boulez no parece presentar cambios bruscos con el correr de las décadas, pero entre la sequedad de la Primera sonata –de 1946, la época heroica del serialismo– con su enriquecimiento del estilo weberniano, y el brillo de Incises hay todo un mundo. La también temprana Notations (1945) constituye un caso un poco aparte. Cada una de las doce miniaturas contrastantes (en 1978 el compositor reescribió cuatro de ellas para orquesta) permanece cerrada sobre sí misma como un epigrama y, a la vez, disponible para el diálogo con las otras; en realidad, todas ellas derivan de una única serie y, por ejemplo, el acorde que inicia la número 2 ("Très vif") es el mismo con el que concluyen la 9 ("Lointain-Calme") y la 12 ("Lent-Puissant et âpre"). Kigawa, cuya sensibilidad rítmica es de veras pasmosa, se mostró como un verdadero maestro en revelar estas recurrencias, resaltar reflejos y en dejar al desnudo las opacidades. No es un mérito menor que lograra hacerlo en un piano inaceptablemente desafinado.

Pero el corazón del recital de Kigawa, y el corazón también del repertorio para piano de Boulez, es la Segunda sonata. Escrita entre 1947 y 1948, fue la primera pieza que Boulez publicó y, durante esos años, una carta de presentación, además de una auténtica obra maestra de las escuelas europeas de posguerra. Según el propio compositor, implicó "la ruptura consciente y total con el dodecafonismo clásico… un paso decisivo hacia el mundo del serialismo integral". La pretensión, de gran escala, demandaba una realización de gran escala. Aunque la discontinuidad es llevada aquí aun más lejos que en la Sonata I, Boulez recurre en los cuatro movimientos a una serie de células que deparan una ilusión de unidad estilística que sostiene este edificio colosal y extenuante. El "Lento" de la Segunda es acaso una de las mejores cosas que Boulez haya escrito jamás y pocas veces sonó más concentrado que en la versión de Kigawa. Nada más distinto de la Segunda que la Tercera. Boulez, que acusaba entonces el influjo de John Cage del que después terminaría abjurando, se propuso aquí una reformulación radical de la noción de forma. Buscaba un tipo de obra que pudiera renovarse en cada ejecución y en la que el intérprete fuera una especie de "guardagujas" que pudiera cambiar de vía a último momento. La estructura es móvil, pero la indeterminación de Boulez no es la de Cage. El francés demandó siempre responsabilidad del compositor sobre lo compuesto y, así, el itinerario de la Tercera, si bien entreabierto, resulta reconociblemente bouleziano, aun cuando Taka Kigawa haya sido un experto en las negociaciones entre las restricciones y las libertades.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas