Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Argentina está enferma de violencia", advierte la Iglesia en un documento, que también se refiere a la corrupción como "cáncer social"

La Conferencia Episcopal Argentina, reunida en asamblea plenaria, dio a conocer hoy el texto, titulado "Felices los que trabajan por la paz"

Viernes 09 de mayo de 2014 • 13:14
0

cerrar

La Conferencia Episcopal Argentina advirtió hoy que la Argentina está "enferma de violencia" y aseguró que "los hechos delictivos no solamente han aumentado en cantidad sino también en agresividad".

"Una violencia cada vez más feroz y despiadada provoca lesiones graves y llega en muchos casos al homicidio. Es evidente la incidencia de la droga en algunas conductas violentas y en el descontrol de los que delinquen, en quienes se percibe escasa y casi nula valoración de la vida propia y ajena", plantearon los obispos argentinos.

Estas afirmaciones están contenidas en el documento "Felices los que trabajan por la paz", que dio a conocer hoy la Conferencia Episcopal Argentina, en el cierre de su 107° asamblea plenaria.

La Iglesia afirmó que la corrupción tanto pública como privada es "un verdadero cáncer social, causante de injusticia y muerte" y lamentó que en el país se promueva con frecuencia "una dialéctica que alienta las divisiones y la agresividad".

El plenario episcopal, que preside monseñor José María Arancedo, arzobispo de Santa Fe, reclamó "no responsabilizar y estigmatizar a los pobres por ser tales" como responsables de la violencia y los delitos.

El documento se dio a conocer en la localidad bonaerense de Pilar, donde los obispos sesionan desde el lunes.

Las frases más fuertes del documento

"Constatamos con dolor y preocupación que la Argentina está enferma de violencia".

"Los hechos delictivos no solamente han aumentado en cantidad sino también en agresividad. Una violencia cada vez más feroz y despiadada provoca lesiones graves y llega en muchos casos al homicidio".

"Es evidente la incidencia de la droga en algunas conductas violentas y en el descontrol de los que delinquen, en quienes se percibe escasa y casi nula valoración de la vida propia y ajena".

"No se puede responsabilizar y estigmatizar a los pobres por ser tales. Ellos sufren de manera particular la violencia y son víctimas de robos y asesinatos aunque no aparezcan de modo destacado en las noticias".

"Conviene ampliar la mirada y reconocer que también son violencia las situaciones de exclusión social, de privación de oportunidades, de hambre y de marginación, de precariedad laboral, de empobrecimiento estructural de muchos, que contrasta con la insultante ostentación de riqueza de parte de otros".

"La corrupción, tanto pública como privada, es un verdadero «cáncer social», causante de injusticia y muerte".

"La lentitud de la Justicia deteriora la confianza de los ciudadanos en su eficacia".

"Nos duele y preocupa que casi la mitad de los presos no tenga sentencia".

"Nos estamos acostumbrando a la violencia verbal, a las calumnias y a la mentira".

El texto completo

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas