Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Benjamin Lacombe: "Mi dibujo es guiado por la música"

El ilustrador francés de 32 años es un boom de venta de libros con su particular estilo

Sábado 10 de mayo de 2014
SEGUIR
LA NACION
0

Sumergirse en el mundo del ilustrador francés Benjamin Lacombe puede significar un viaje de ida hacia un estilo de "belleza pura" que combina misterio, romanticismo, ficción, volumen, barroquismo, gótico, mucha destreza con los elementos y un relato de fondo. Una viaje fascinante que en pleno siglo XXI no es muy común.

Quizá por eso sus libros terminaron transformándose en un objeto de deseo y culto por miles de lectores de una franja que puede ocupar desde los 10 hasta los 40 años. Algo así como libros para niños, pero apreciados por los adultos o, mejor dicho, libros que los grandes quisieran que valoraran los niños y que, mágicamente, lo hacen.

Esta semana arribó a Buenos Aires para participar de la Feria del Libro. Sin imaginárselo, terminó encontrándose con que cientos de personas hacían fila para contar con su autógrafo en la muestra (hoy, a las 17.30, estará de nuevo). Algo similar ocurrirá hoy al mediodía en el Malba, donde realizará una charla con las entradas agotadas. Una estrella literaria que pasó por abajo del radar. Las ediciones de sus libros incluyen ilustraciones sobre textos de Edgar Allan Poe (con traducción de Julio Cortázar), Nuestra Señora de París, de Victor Hugo, y su último libro con CD incluido, Swinging Christmas, en coautoría (en el texto) con la música de jazz Olivia Ruiz. "Para mí dibujar es un acto natural. El hombre siempre dibujó, desde la época de las cavernas, pero por alguna razón del sistema educativo o social deja de hacerlo. Bueno, en mi caso, nunca dejé de hacerlo desde chiquito y así me formé", dice en diálogo con LA NACION.

Lacombe nació en 1982, pero algo de su trazo y simbolismo parecen de una persona de principios del siglo XX o fines del XIX. Eso es extraño, porque a simple vista parece un tipo moderno, corte de pelo a la moda, y nada en él desliza lo que podría ser una caricatura de otra época. "A lo largo de mi vida hubo faros estéticos como la literatura del siglo XIX y principios del XX, eso es cierto. La figura de Poe fue muy importante, al igual que la de los artistas del quattrocento como Da Vinci, de quien me interesa todo. Pero, en realidad, mi arte se nutre de mi vida y el entorno... no lo pienso tanto", expresa sobre este aspecto característico de su obra.

A la hora de hablar de otras inspiraciones, aparece la música. Lacombe cuenta que trabaja escuchando música en su atellier de París, un rincón ambientado como en el siglo XIX. Recuerda que, cuando era chico, su madre lo llevó a ver la ópera Madama Butterfly y que se sintió tan conmovido que lloró. "Mi dibujo muchas veces es guiado por el ritmo de la música", dice.

Lacombe es considerado actualmente uno de los artistas del género más importantes de Francia y el representante de moda a la hora de hablar de la novela gráfica de su país (tierra de Astérix y Tintín). Además de los libros (comercializados por Edelvive en la Argentina), Lacombe expuso sus dibujos en galerías como Ad Hoc Art (Nueva York), L'Art de rien (París), Dorothy Circus (Roma), Maruzen (Tokio) y Nucléus (Los Ángeles). Una trayectoria nada despreciable para sus 32 años.

-¿Sus ilustraciones y libros son para niños o para adultos?

-Depende del libro. Pero no considero a los libros como un yogur que tiene una fecha de vencimiento. Creo que tienen varios niveles de lectura y que pueden retomarse en diferentes momentos. Entonces, no puedo limitarme a un público. Además considero a los niños como personas desarrolladas y no reduzco mi visión sobre ellos a algo simplista o inocente.

-Con 32 años... ¿Qué crítica le haría a su generación?

-Podría nombrar algo que me molesta mucho y es el culto a la persona en las redes sociales e Internet. El exhibicionismo de uno mismo que no aporta valor. Todos quieren dar su opinión sobre todo y eso es medio perverso. En mi página de Facebook me preguntan cosas que me exceden. No quiero darme tanta importancia...

A pesar de su crítica, Lacombe tiene un contacto cercano con sus fans tanto en Facebook como en Twitter ( @benlacombe ). De la Argentina conocía poco y nada, pero menciona al ilustrador Jorge González, del que admira su estilo. Lo demás, la cantidad de seguidores y el culto por estas tierras, acaba de enterarse.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas