Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cultura

 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Szymborska, poeta polaca ganó el Nobel.

Cultura

 
 

ESTOCOLMO, 3 (AP).- La poeta polaca Wislawa Szymborska, de 73 años, fue declarada hoy la ganadora del Premio Nobel de Literatura 1996. Szymborska fue elogiada por su "poesía que, con irónica precisión, permite que el contexto histórico y biológico surja a la luz en fragmentos de la realidad humana’’.

Al enterarse del premio, Szymborska dijo a la radioemisora nacional polaca Radio Zet que se encontraba "muy feliz, aturdida y atemorizada. Me temo que ahora no tendré una vida tranquila. Resulta difícil creerlo, pero nunca esperaba un premio’’.

Este año el galardón comprende una recompensa de 1,2 millones de dólares, la mayor desde que fuera otorgado por primera vez en 1901. La poeta polaca figuraba entre los escritores postulados para obtener el galardón y su nombre fue mencionado anteayer por La Nacion entre los candidatos más firmes.

La poesía polaca, en su momento de gloria

ESTOCOLMO.- La poetisa polaca Wislawa Szymborska, quien según la Academia Sueca escribe con la gracia de un Mozart y la furia de un Beethoven, es la nueva ganadora del Premio Nobel de Literatura. La elección de la poeta de Europa del Este no dejó de sorprender a quienes esperaban que esta vez fuera un novelista el ganador del premio, dotado con 1,2 millón de dólares, dado que el último ganador fue también un poeta, el irlandés Seamus Heaney.

Pero la sorpresa se diluye ante el racimo de distinciones logradas por Szymborska durante su carrera: el premio Ciudad de Cracovia en 1954, el Goethe en 1991, el Herder en 1995 y la distinción del PENClub polaco, a principios de este año.

Radicada en Cracovia, la escritora se suma a los tres escritores polacos que accedieron al Nobel: Henryk Sienkiewicz (1905), Wladislaw Reymont (1924) y Czeslaw Milosz (1980). Un quinto polaco, Lech Walesa, ganó el Nobel de la Paz en 1983.

Al dar a conocer su decisión, la Academia señaló que Szymborska "expresa con irónica precisión su contexto histórico y biográfico en fragmentos de verdad humana".

"Ha sido calificada de Mozart de la poesía por la riqueza de su inspiración y sobre todo por la leve gracia con que ordena las palabras, pero también hay algo de la furia de un Beethoven en su actividad creadora", agregó la academia.

La institución expresó que los poemas son nítidos, la mayoría cortos y casi aforísticos. Aclaró que el estilo de Szymborska es difícil de traducir, aunque existen buenos intentos en varias lenguas occidentales, además del, chino, japonés, árabe y hebreo.

Su libro de poemas más reciente, "El Fin y el Principio", data de 1993. También publicó "Paisaje con un Grano de Arena", "Gente sobre un puente" y "Gran número", entre una producción que no llega a la docena de títulos.

Carrera ascendente

"Esta es una situación difícil. Normalmente soy alguien que gusta mucho de su vida privada y ahora puedo avizorar que se avecinan algunos momentos difíciles", dijo Szymborska en un hotel de Zapotakane, un centro turístico al sur de Polonia, donde recibió la grata noticia. Nacida hace 73 años en el pueblo de Bnin, al oeste de Polonia, Szymborska vive desde los ocho años en la ciudad meridional de Cracovia. En la década del cuarenta estudió literatura y sociología en la Universidad Jagellon -donde también se formó Juan Pablo II- y por aquellos años arrancó su ascendente carrera literaria.

En marzo de 1945 publicó su primer poema, "Busco la palabra", en el suplemento literario del diario Diennik Polski. Luego siguió publicando en diversos diarios y revistas y, de 1953 a 1981, trabajó en la redacción del semanario La Vida Literaria.

La Academia Sueca subrayó que, desde su primera época, Szymborska "ha renegado de su primer libro, que data de 1952, y del siguiente, de 1954, que son dos intentos de adaptarse al realismo socialista.

"Desde 1957, cuando la censura alivió su presión, ha publicado menos de una decena de libros de poesía, escuetos pero intensos, varios volúmenes de crítica y cierto número de traducciones de antigua poesía francesa."

El Nobel antes y ahora

Apenas anunciado el nombre ganador, el auditorio de la Academia fue testigo de un debate que también puede caratularse de ritual. Los bromistas se preguntan si Szymborska posee alguna otra cualidad que motive el premio, además de su calidad de anónima. Tampoco se hacen esperar las opiniones de los expertos que salen en defensa de la Academia y la poetisa premiada.

Según coinciden especialistas locales, para notar el desarrollo del premio basta comparar la lista de los años 45-60 (Gabriela Mistral, Hermann Hesse, André Gide, T. S. Eliot, William Faulkner, Juan Ramón Jiménez, Ernest Hemingway, entre otros) con la de los últimos años (William Golding, Clause Simon, Wole Soyinka, Joseph Brodsky, Naguib Mahfouz, Derek Walcott, Toni Morrison, Kensaburo Oe, Seamus Heaney).

Tal vez se pueda aventurar un cambio en los criterios de la Academia Sueca, involucrada actualmente más en dar a conocer valores anónimos, pero esto es sólo una parte de la verdad.

La otra parte es que cada vez se va haciendo más difícil señalar a los grandes no ganadores, esos enormes escritores como Tolstoi, Joyce, Kafka, Proust, Valéry, Brecht, que conformaron la sombra necesaria del Premio Nobel.

Arsenal literario de avanzada

ESTOCOLMO (Especial).- "El trabajo ha sido tan arduo como siempre. Claro que uno querría que todos colaboraran en lo que se han comprometido, pero algunos integrantes no han querido tomar parte en el trabajo, y eso es lamentable, pero sólo fue cuestión de tomar algo de trabajo extra y al fin hemos encontrado una extraordinaria ganadora", aseguró el presidente de la Academia Sueca, Sture Allén, a La Nacion, minutos después del esperado anuncio, al referirse a las bajas producidas en el seno del comité, pocas semanas antes de otorgar el premio.

-Muchos dirán que existen escritores más importantes que deberían haber ganado el premio.

-Hay muchos escritores extraordinariamente buenos que no lo han ganado. Durante los casi cien años de historia del Premio Nobel han recibido el galardón sólo 93 escritores, así que es muy fácil redactar una lista alternativa. Nosotros hemos sacado a relucir una escritora que es excepcionalmente buena.

-Se suele catalogar a Wislawa Szymborska como feminista.

-Se ha comprometido con muchos temas, entre otros justamente el que usted nombra. Pero yo no la describiría como feminista.

-¿Es adecuado otorgarle el premio a Szymborska ahora, cuando había sido una de las fuertes candidatas en los últimos años? ¿No era una elección políticamente correcta hace unos años?

- No, la política no está relacionada con el premio literario. Uno podría cada año preguntar por qué este año y no otro. Cuando la cantidad suficiente de miembros de la Academia está suficientemente persuadida de que un escritor está en el más alto nivel es cuando el premio se le otorga.

-¿Se convertirá Wislawa Szymborska en una poetisa popular?

-Yo creo que su actitud frente a las grandes preguntas y cuestiones cotidianas lo harán posible, siempre y cuando sea adecuadamente traducida, tarea difícil, porque su arsenal literario es muy avanzado y hace un extenso uso estilístico de las variaciones lingüísticas.

- ¿Cuál es su opinión personal sobre Szymborska?

-Es una maravillosa poetisa. Lo mismo puedo decir de un número de poetas que han ganado el premio en los últimos años:Joseph Brodsky, Octavio Paz, Seamus Heaney.

-¿La conoce personalmente?

-Sí, pero sólo he estado con ella un par de minutos hace dos años. Es muy tímida, pero muy intensa.

-¿Qué aspecto de su escritura lo ha movilizado personalmente?

-Su percepción del concepto "humor" para mí es central. Tengo cierta familiaridad con las teorías de Kierkegaard sobre el humor que si bien no se reflejan directamente en su escritura, sin embargo poseen una gran cercanía con la manera de Szymborska de mirar la realidad. Ella trata las grandes preguntas existenciales, pero desde el punto de vista de que lo verdaderamente prodigioso es lo cotidiano.

Un poema triunfador

ESTOCOLMO (Reuter).- El poema, "La muerte, sin exageración", parte de la colección "Mirada desde un grano de arena", pertenece a la escritora polaca Wislawa Szymborska, galardonada hoy con el premio Nobel de Literatura. El texto se reproduce con autorización de la editorial Harcourt Brace y Co, de Nueva York. No es capaz de aceptar una broma, de encontrar una estrella, o hacer un puente.

No sabe nada de telares, minas, ni granjas, de construir barcos,ni de hacer tortas.

Cuando planificamos nuestro futuro tiene la última palabra, la cual no tiene nada que ver.

Ni siquiera hace bien las cosas que son gajes de su oficio: cavar una tumba, dejar todo limpio.

Preocupada de aniquilar hace su trabajo con torpeza sin sistema ni destreza. Como si cada uno de nosotros fuera su primera presa.

Cierto, tiene sus triunfos pero miren todas sus derrotas, ¡los golpes errados, los repetidos intentos! A veces ni siquiera tiene la fuerza de aplastar una mosca en el aire.

Son muchos los gusanos que la han abandonado.

Todos los tubérculos, las vainas, los tentáculos, aletas y tráqueas, plumajes nupciales y las pieles de invierno muestran lo atrasada que está en su desganado trabajo.

No se le va a ayudar con mala voluntad ni siquiera con nuestras guerras y golpes de Estado ¡está tan atrasada!

Los corazones laten en los huevos, crecen los esqueletos de los bebes. Las semillas brotan con sus pequeñas hojas, los árboles crecen. Quien afirme que es omnipotente es prueba en vivo de que no lo es.

No hay vida que sea inmortal ni siquiera por un momento.

La Muerte siempre llega un poco después. En vano jala la perilla de la puerta invisible.

Lo que tú has recorrido ella ya no lo puede borrar. .

Por Fernando Bermúdez
TEMAS DE HOYLa muerte de García MárquezElecciones 2015InseguridadLa tragedia del ferry Sewol