Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Editorial

La herencia kirchnerista

Opinión

La sociedad enfrenta divisiones inducidas desde el poder político, y la unión nacional se ha vuelto a convertir en una asignatura constitucional pendiente

En la historia de un país, una "herencia" de un gobierno nos remite a las herramientas morales y materiales que éste deja a las generaciones siguientes, sin depender de los avatares de la fortuna, ni de cosechas extraordinarias, ni de yacimientos inesperados.

Si bien es prematuro referirse a la "herencia" que dejará el kirchnerismo, cuando aún queda más de un año y medio para que Cristina Fernández de Kirchner concluya su gestión, la presidenta de la Nación se anticipó al realizar su propia evaluación , en un acto en la Casa de Gobierno, donde manifestó: "Al próximo presidente le quiero dejar un país mucho mejor" y , refiriéndose a las "conquistas logradas", remató: " Acuérdense de cómo estaban en 2003 y cómo están ahora".

Es probable que gran parte del público estuviese de acuerdo con la apreciación de la primera mandataria, en particular con el adverbio "ahora". Pues la llamada "década ganada" se caracterizó por el gasto y el consumo "ahora", para construir poder, sin inversiones ni visión de largo plazo.

Es bueno que tantas familias hayan tenido acceso al automóvil, renovado sus electrodomésticos y gozado de vacaciones, pero ni el auto, ni la heladera, ni el plasma -y mucho menos, las vacaciones- son bienes que heredarán las generaciones siguientes. También aplaudirán 14 millones de personas que viven del Estado, entre las que hay jubilados que no han realizado aportes, empleados públicos y beneficiarios de planes sociales. Y no dejarán de aplaudir los empresarios con regímenes de privilegio para vender caro a los argentinos, ni quienes reciben subsidios sin controles o una tan sideral como arbitraria pauta publicitaria, ni los contratistas que evitan las licitaciones públicas.

Los aplausos tentaron al progresismo, que se malversó en formas vulgares de provecho personal. Desde los sueños compartidos entre Madres y matricidas, hasta la bolsa de Miceli, la valija de Antonini o los retornos de Jaime. Sin olvidar la apropiación de una imprenta para fabricar billetes y los lujosos hoteles de El Calafate con habitaciones reservadas y abonadas aunque no se ocupen, para justificar pagos a la familia presidencial. El progresismo también olvidó la condena moral hacia el juego, símbolo de la frivolidad capitalista, autorizando bingos, casinos y tragamonedas, reductos ideales para lavar dinero, si no se optase por blanquearlo con los Cedin.

Al ritmo de los aplausos bajaron las reservas, se consumió el stock ganadero, cerraron frigoríficos, desapareció el trigo, se desalentó la lechería, se castigaron las economías regionales, se acabó el petróleo, hizo cortocircuito la energía eléctrica, faltaron gas e insumos industriales, chocaron los trenes, y el dólar y muchas libertades fueron condenadas al cepo.

El Banco Central fue autorizado para emitir sin respaldo. Y lo hizo con prodigalidad. La Argentina ocupa el cuarto puesto en inflación, luego de Venezuela, República Belarús y Egipto. Las autoridades han intentado ocultarlo, falseando las estadísticas del Indec, pero la única verdad es la realidad. La inflación destruye el ahorro y, sin ahorro, no hay inversión. Impulsa la carrera de precios y salarios, con despidos y paros. Fortalece la "patria sindical". Resucita la "patria financiera" y bastardea la moneda nacional, tenga la imagen de Roca o de Evita. Pero ¿a quien le importó el ahorro, si hubo Fútbol para Todos, Tecnópolis, Bicentenario, feriados puente y Precios Cuidados para combatir el agio y la especulación?

Mientras el gobierno argentino financió la fiesta con más y más inflación, nuestros vecinos, como Chile, Uruguay e incluso Bolivia, lograron financiarse en el mundo a tasas menores al 5% anual, un nivel entre dos y tres veces inferior al que podría endeudarse hoy la Argentina.

Para sostener el gasto público, los planes sociales y los sueldos camporistas se necesita un vigoroso sector privado que ofrezca empleos en serio, basados en su productividad y no en proteccionismo. Pero mejorar los servicios públicos y expandir la infraestructura requiere créditos de largo plazo, bajo ley extranjera. Sin esas inversiones, los anuncios matutinos del jefe de Gabinete o los vespertinos de la Presidenta son cartón pintado. Por ello, cuando el andamiaje estatal se queda sin fondos, se ajusta por presión tributaria y pordevaluación, y se elevan la pobreza y la indigencia.

La educación merece un comentario aparte, pues la mayor inversión realizada en edificios y equipamiento no ha sido acompañada con una mejor calidad educativa, y la escuela pública continúa su decadencia, lo cual impide que los más pobres puedan insertarse en la sociedad a través de un trabajo genuino, rompiendo la brecha de desigualdad que cada año se ensancha.

"La violencia de arriba provoca la violencia de abajo", decían los setentistas. La percepción del sistema legal como instrumento de violencia institucional ha inspirado la tolerancia hacia el delito, impulsando la justicia por mano propia, el linchamiento, la violencia escolar, el forzamiento de guardias de hospitales, los tiroteos entre sindicalistas y los palazos en canchas de fútbol. Los cortes de calles por piquetes, los bloqueos de plantas industriales y la ocupación de tierras por doquier, pasando por las intimidaciones de "trapitos" o limpiavidrios, han sido incentivados por la inacción oficial, basada absurdamente en el criterio de que la protesta social no puede ser criminalizada.

La Conferencia Episcopal acaba de sentenciar que "la Argentina está enferma de violencia", atribuyendo a la corrupción y la impunidad la proliferación del crimen organizado. Corrupción y violencia, más el juego y el "lavado", han convertido nuestro país en un lugar de elaboración, consumo y tráfico de drogas. Un síntoma de la descomposición social.

La dilapidación de la "herencia" no ha sido sólo material, sino también ética y cultural. Para crear un "nuevo orden", el kirchnerismo apuntó contra las instituciones republicanas, la mejor herencia de nuestros mayores. El primer acto fue reescribir la historia nacional como lucha revolucionaria de liberación, condenándose el modelo de la Organización Nacional, que introdujo la inmigración y la modernidad tolerante, exaltando en cambio a caudillos regionales, bajo cuyos gobiernos no hubiesen podido sobrevivir, ni expresarse.

El segundo acto ha sido desviar los fondos culturales del área específica (ahora ministerio) a la Unidad del Bicentenario, en la propia Casa Rosada, responsable de armar los grandes shows mediáticos que encandilan a la Presidenta y convocan multitudes, con fines proselitistas. Pompas de jabón que tampoco se heredarán, salvo su costo inflacionario, que se pagará con ajuste. En los papeles, la teoría de la liberación fue aplicada al pie de la letra: nos hemos alineado con Cuba, Venezuela, Irán y hasta con Rusia.

Para la liberación, el canciller Héctor Timerman empleó su alicate para abrir cajas precintadas del avión militar que envió Washington; se estatizaron empresas privatizadas; el Estado se apropió de las acciones de Repsol en YPF; se cortó el suministro de gas a Chile; se prohibieron transbordos de mercadería en puertos uruguayos, y se agravaron las dificultades en el Mercosur, dándole la espalda a la pujante Alianza del Pacífico porque firmó un tratado de libre comercio con los Estados Unidos.

La nueva hegemonía pretendió eliminar la división de poderes, la prensa independiente y los derechos individuales. De allí el intento de "democratizar" la Justicia, politizándola; la proliferación de decretos de necesidad y urgencia; la creación de la agrupación Justicia Legítima para quitar a la Dama la venda y la balanza, dejándole sólo la espada; la cooptación del Ministerio Público Fiscal tras la expulsión de Esteban Righi y la suspensión del fiscal José María Campagnoli; la inminente designación de conjueces adictos y la manipulación de los subrogantes; el desmantelamiento de los organismos de control y la utilización del Ejército como brazo verde oliva del proyecto nacional.

El embate contra los "medios concentrados" para evitar las voces disonantes ha tenido muchos frentes de acción, desde la utilización del canal oficial como órgano partidario y las emisiones en cadena hasta el chantaje a avisadores para impedir la publicidad en los diarios no alineados. En paralelo, se promovió la construcción de nuevos grupos de medios alineados con el "relato oficial", financiados con fondos públicos. En el orden institucional, la sanción de la ley de medios para desguazar al Grupo Clarín; el intento de controlar Papel Prensa; la utilización de agencias del Estado para intimidar a los directivos de los medios independientes, y los ataques a periodistas críticos mediante escraches, el abuso de la flamante ley antiterrorista o su descalificación permanente.

¿Quedará un país mucho mejor para el próximo presidente? Casi todos los logros que enorgullecen a la actual jefa del Estado fueron acciones asistenciales, festivas o no sostenibles en el tiempo. Han transcurrido 12 años desde la crisis de 2002, durante los cuales la Argentina disfrutó de las mejores condiciones internacionales en más de un siglo. Hubo tiempo y recursos para educar, incluir y desarrollarse. Sin embargo, aumentaron la inseguridad y la violencia, la inflación, la corrupción, el narcotráfico, el miedo y la pobreza.

Los Kirchner optaron por utilizar esa oportunidad para construir poder y lograr aplausos. Del mismo modo, la crispación desde el poder y la concepción oficial de que los adversarios son enemigos acentuaron las divisiones en la sociedad y reflotaron odios y rencores como nunca se vieron en la Argentina desde la recuperación de la democracia.

Ahora, cuando el consumo parece en vías de agotarse y las arcas están vacías, cuando arrecia el narcotráfico y la unión nacional ha pasado a ser una asignatura constitucional pendiente, se enfrentarán con nuevas generaciones que reclamarán la herencia que les es debida..

TEMAS DE HOYProtesta policialCristina KirchnerTemporal en Buenos AiresElecciones 2015Copa Sudamericana