Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Acuerdo con el Club de París, sin la intervención del Fondo

La Argentina habría mejorado su oferta de pago para lograrlo; tras una dura primera jornada de trabajo, Kicillof extendió su estadía en París para buscar el cierre

Jueves 29 de mayo de 2014
SEGUIR
LA NACION
0

El Gobierno llegó esta madrugada a un acuerdo con el Club de París, que implica un pago inicial pero que no significa la intervención del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Así pudo saberlo LA NACION cuando eran las 5 de la mañana en París y aún se seguían negociando varios detalles trascendentes de este acuerdo que permitiría cerrar otro importante capítulo del default de fines de 2001.

Altas fuentes oficiales indicaron a LA NACION que se llegó a un acuerdo que dejó satisfecha a la delegación local, al punto tal que regresará esta tarde al país una vez que se ultimen todos los ejes de la negociación entre la Argentina y los 16 países acreedores.

Durante todo la jornada de ayer se especuló con la posibilidad de cerrar o no el acuerdo en forma rápida, aunque sin mucha información, porque las negociaciones se desarrollaron en forma muy hermática en la sede del ministerio de Economía de Francia.

Pero la primera señal positiva llegó al mediodía, cuando el ministro de Economía, Axel Kicillof (quien había llegado anteayer a la mañana a la capital francesa), decidió demorar su partida al menos por un día.

En ese edificio, sede del Club de París, su presidente, Ramón Fernández, ofició de intermediario entre las ideas del ministro Axel Kicillof y sus colaboradores -reunidos en un cuarto- y de los representantes de Alemania, Japón, EE.UU., Holanda, España, y otros 14 gobiernos que conforman el Club.

A cambio de conceder la posibilidad de sacar del medio al FMI como supervisor (una condición que el ministro puso desde un principio), el Gobierno habría mejorado su oferta inicial. Aún restaba conocer la forma de pago. Sí se confirmó que habrá un desembolso inicial (no trascendió anoche aún el monto, aunque la Argentina estaba dispuesta a mejorar su oferta de US$ 250 millones), pero no el de las cuotas. La deuda total suma unos US$ 10.000 millones

En un cuarto se ubicaron Kicillof; el secretario de Finanzas, Pablo López; el secretario Legal y Administrativo, Federico Thea, y los integrantes de la unidad de reestructuración de deuda: el ex ministro de Economía Hernán Lorenzino y el ex secretario de Finanzas Adrián Cosentino.

En otro cuarto, los representantes de los países acreedores, que creían que era mejor cerrar un acuerdo ahora que la Argentina expresó su voluntad manifiesta de pagar, antes de que se lance la carrera electoral y haya que esperar al menos hasta 2016 para negociar con un nuevo gobierno.

Ramón Fernández, quien será reemplazado a partir del 29 del mes próximo por Bruno Bézar, llevó y trajo propuestas varias veces, mientras los funcionarios comían pizza, sándwiches, papas fritas y bebían litros y litros de café.

Por su parte, Kicillof, de camisa blanca, pulóver y saco negro, mantuvo permanentes comunicaciones telefónicas con la presidenta Cristina Kirchner para validar cada uno de los pasos que se estaban analizando en París.

Detalles

En principio, además del pago inicial, la Argentina había ofrecido un pago anual de US$ 1500 millones durante unos cinco años, pero los acreedores pidieron desembolsos más rápidos y mayores.

Según establece la tradición, un acuerdo es realmente efectivo cuando el Club de París lo anuncia en un comunicado oficial, que se conocería hoy.

Esa tarea recae en el equipo de Clotilde L'Angevin, secretaria general del Club.

"Cuando tengamos algo para decir, publicaremos ese texto. Por el momento, no hay nada", había dicho ayer a LA NACION un miembro de su equipo cuando aún faltaban muchas horas de negociaciones.

El diálogo con el Club de París fue retomado a mediados de enero pasado cuando el propio Kicillof viajó a Francia a presentar la primera propuesta, casi seis años después de que la Presidenta prometiera pagar esta deuda en efectivo con las reservas del Banco Central.

Ahora, ya firmado un acuerdo marco con el Club, habrá que firmar un convenio con cada uno de los gobiernos acreedores involucrados, para lograr lo más preciado: que se reanuden las líneas de financiamiento para comercio exterior y obras, de modo de que lleguen inversiones y créditos a la Argentina

LAS CLAVES DEL NUEVO ENCUENTRO

Oferta mejorada

El gobierno argentino estaría dispuesto a elevar el monto de US$ 250 millones ofrecidos originalmente como pago inicial, aunque sin estirarlo hasta los US$ 2000 millones pedidos por los países acreedores .

Inflexibles

Japón y Alemania mantienen la posición más inflexible y exigen la intervención del Fondo para dar el visto bueno a la propuesta argentina.

Aliados

En marzo pasado, Francia comprometió su respaldo al gobierno argentino para impulsar la aprobación de la oferta ante el resto de los países acreedores.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas