Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Tangos de a dos

Patricia Barone y Javier González cumplen 25 años juntos, trabajando en la escena tanguera porteña

Domingo 22 de junio de 2014
SEGUIR
LA NACION
0
Voz y guitarra, Barone y González
Voz y guitarra, Barone y González.

Parece que fue ayer, pero no fue ayer. Fue hace 25 años cuando la cantante Patricia Barone y el guitarrista Javier González comenzaron a trabajar juntos en la incipiente y tímida movida tanguera impulsada por veinteañeros y treintañeros. Patricia y Javier siguen siendo, desde 1989, compañeros de música y de vida. Transitan el tango y sus barrios vecinos. Tienen un par de discos publicados y comenzarán a grabar uno nuevo el mes próximo. Son los responsables (junto al letrista Alejandro Szwarcman) de "Pompeya no olvida", uno de los pocos tangos de hoy (sino el único) que ha logrado que gente de su generación y de las que vinieron después se identifique con él. Quizá porque habla de una historia triste que tiene actualidad; quizá porque su estribillo es pegadizo y se lo puede recordar y tararear, quizá porque todo eso junto ha sido una apuesta a futuro que Patricia y Javier siguen sosteniendo, con música nueva y lejos de los cánones tradicionales del tango.

Volvamos a ese 1989, a la diminuta escena tanguera juvenil, a estos dos bichos raros. "Fuimos una suerte de pioneros en la salida de la crisis del tango. Éramos de los primeros grupos que se animaban a volver al tango, después del oscurantismo de los 80. Somos de una generación que retomó esa tradición tanguera pero sin hacer anclaje en lo estrictamente tradicional. No fuimos a estudiar cómo tocaba Troilo", dice Javier.

Patricia completa la idea: "No fuimos a estudiar a Troilo porque crecimos escuchándolo. Los dos venimos de familias en donde el tango siempre se escuchó. Crecimos escuchando y luego le fuimos agregando lo que nos correspondía como jóvenes. El tango nos era propio. Me da la impresión de que hubo gente que se dio cuenta de que el tango existía y lo fue a conocer. Nuestro caso no fue así. Lo conocíamos. Por eso lo elegimos como camino. Podíamos hablar de nosotros, de la dictadura o de problemáticas sociales nuevas.

-Lo curioso es que se movieron muchas veces al margen de esa escena independiente que fundaba espacios, milongas, que adoptaba la estética de Pugliese.

Javier: -Yo iba a conciertos, como el del estreno de la Suite Punta del Este, de Piazzolla, y también a los recitales de rock. Para mí no era algo extemporáneo. Si bien muchos buscaron las fuentes, nosotros no tomamos ese camino.

-¿Fue más solitario?

Javier: -Pero con el mismo aislamiento que puede vivir cualquier artistas que hace nueva música folklórica, por ejemplo.

Patricia: -El público no está acostumbrado a comprar discos de tango. Pero tenemos un convencimiento muy grande acerca de lo que nos interesa decir. De los poetas con los que nos gusta trabajar, de los repertorios con gran componente social.

-Vuelve a grabar después de mucho tiempo.

Javier: -Empezamos a grabar en un mes el disco que pensamos editar el año que viene. Dos días antes de morir, Benedetti nos dejó un letra para que musicalizáramos. También tenemos material de María del Mar Estrella, Alejandro Szwarcman y Raimundo Rosales. Además, Patricia va a iniciar su camino letrístico y vamos a grabar algunos temas instrumentales. No sólo habrá canciones.

Patricia: -Lo vemos más que nada como una obra integral. Este es el mar en que nos gusta nadar. Tuve la necesidad de decir cosas. Me llevó tiempo el modesto intento de hacer letras. Incluso me formé para esto.

Javier: -También habrá un punto de vista desde el sonido. Cuanto más conozco el tango tradicional más trato de buscar otro tipo de sonido. Es una tarea pendiente que los músicos de hoy tenemos.

Patricia: -Lo que pasa es que el tango necesita adorar su pasado y eso es lo que nos impide crecer con la misma naturalidad con la que crecieron Gardel, Celedonio, Salgán, Pugliese o Piazzolla. Ellos no pensaban si lo que hacían era o no era tango. Se dejaban influir por lo que pasaba en ese momento. Con ese espíritu trabajamos.

25 años de nuevo tango

Patricia Barone y Javier González

Puentes Amarillos, Libertad 1230.

El viernes, a las 21.30.

Entrada, 80 pesos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas