Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Helicópteros: una tendencia top, pero que está reservada para muy pocos

En Puerto Madero construyeron un edificio con helipuerto en su terraza; sin embargo, la moda de desplazarse por el aire para evitar el caótico tránsito, que hace furor en ciudades como San Pablo, parece lejana en Buenos Aires

Domingo 22 de junio de 2014
SEGUIR
LA NACION
0

El mercado parece estar reservado para unos pocos y exclusivos usuarios. Al parecer, sólo por cuestiones relacionadas con la seguridad y las emergencias, los cielos de Buenos Aires se ven cruzados por helicópteros. Lejos, muy lejos está el área metropolitana de la realidad de San Pablo, donde, por ejemplo, hay alrededor de 420 helicópteros autorizados para volar y aterrizar en la ciudad.

Aquí, el privilegio queda reservado a la Presidencia de la Nación, la Policía Federal, la Policía Metropolitana, algunos hospitales y sanatorios, el Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME), la Prefectura y unos pocos turistas.

Puerto Madero aspira a tener, antes de fin de año, el primer helipuerto habilitado en la terraza de un edificio y, mientras tanto, algunas calles porteñas están preparadas para transformarse en sitios de aterrizaje, en caso de una emergencia sanitaria.

En San Pablo -la megalópolis del tránsito endiablado-, hay 193 helipuertos en funcionamiento. Más de la mitad están en terrazas de edificios. En Buenos Aires, en total, se los puede contar con los dedos de las manos: hay ocho habilitados y sólo tres de ellos sobre terrazas. El de Puerto Madero, que ya fue construido, aún no tiene la autorización correspondiente para ponerlo en funcionamiento.

El tráfico, además, está circunscripto a unos pocos helicópteros. Aterrizan en el helipuerto presidencial, detrás de la Casa Rosada; en el del Hospital Aeronáutico Central, en Nueva Pompeya; en el del hospital Churruca, en Boedo, o en el del edificio Cóndor, sede de la Fuerza Aérea Argentina, en Retiro.

Además, hay otro helipuerto en la isla Demarchi, donde opera el Grupo Modena y donde tiene su base el helicóptero del SAME, la Prefectura, la Policía Federal y la Policía Metropolitana, según explicaron fuentes de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC).

También fueron habilitados otros helipuertos sobre las terrazas de hospitales y sanatorios: el del hospital Garrahan, en Parque Patricios; el del Edificio Centinela, en Retiro; el del sanatorio Güemes, en Almagro, y el del Sanatorio de los Arcos, en Palermo.

En tanto, tan sólo tres edificios privados cuentan con helipuertos, pero que nunca funcionaron y cuyas habilitaciones están vencidas: el Pirelli, en Retiro; el República, en el microcentro, y el Somisa, en Monserrat. "Fueron construidos con la intención de trasladar a empresarios, pero nunca los usamos porque no tenemos un helicóptero", explicaron fuentes del grupo IRSA, una sociedad comercial de capitales argentinos que opera desde los edificios Pirelli y República.

Otro edificio de la ciudad, el World Trade Center II, en el Dique 1 de Puerto Madero, está a punto de estrenar un helipuerto en su terraza. El proyecto prevé convertirse en alternativa para los ejecutivos que quieran paliar el caos del tránsito y seguir los pasos de cientos de empresarios de San Pablo, Nueva York, México, Tokio y Londres, que utilizan este medio de transporte para viajar rápido y seguro.

"Viajé a San Pablo y me pareció impresionante ver la cantidad de helicópteros que vuelan diariamente. Creo que la tendencia va a llegar a Buenos Aires, donde también necesitamos una solución efectiva para evitar la congestión del tránsito", dijo Alejandro Ginevra, el empresario de Gnvgroup que lidera el proyecto en la torre de 20 pisos.

Desde la torre de Puerto Madero, se puede ver el Río de la Plata y en los días claros, hasta la costa uruguaya. Además, tiene una vista privilegiada de la Reserva Ecológica, el Casino Puerto Madero, la cancha de Boca y la cúpula del Congreso. Todo eso acompañado del zumbido constante que genera el tránsito de la autopista Buenos Aires-La Plata.

Ginevra dice que evalúan comprar un helicóptero, para cuando la pista esté habilitada en diciembre.

Uno de los más usados en el país es el Bolkow 105, que tiene capacidad para cuatro pasajeros y cuesta alrededor de 1.200.000 dólares. Sin embargo, los precios cambian según las marcas, los modelos y los tamaños. Los BELL 412, por ejemplo, salen 3 millones de dólares y tienen capacidad para 6 personas, mientras que los BELL 429 cuestan entre 9 y 11 millones, y tienen capacidad para 8 personas, según operadores locales.

Desde la ANAC, explicaron que las habilitaciones para que un helicópteros vuele sobre la ciudad dependen de la potencia de sus turbinas.

Los de un solo impulsor, que vuelan a no más de 500 pies, tienen prohibido cruzar la ciudad y sólo utilizan el "helicorredor" del Río de la Plata.

En tanto, los de dos turbinas sí pueden atravesar la ciudad, y generalmente se trasladan por el "helicorredor" de la Avenida del Libertador o el de General Paz. Estas aeronaves son de un tamaño mayor, vuelan desde 500 pies hasta 1000, pueden llevar más de dos pasajeros y deben declarar un plan de vuelo como un avión. En ninguno de los dos casos, sin embargo, pueden volar sobre la Reserva Ecológica.

Un gusto para turistas

Algunas empresas ofrecen paseos en helicóptero sobre la ciudad de media hora de duración, para una o dos personas, que cuestan entre $ 2000 y $ 7500. Los vuelos salen del Aeropuerto de San Fernando y se trasladan por el "helicorredor" del Río de la Plata hasta La Boca, ida y vuelta.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas