Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Secuestraron a un rugbier del Club Olivos y lo liberaron ileso en San Martín

Se trata de Francisco Eusebio, de 21 años y jugador de la categoría intermedia; fue interceptado por ladrones a la salida del entrenamiento y tomado cautivo; el comunicado del predio deportivo

SEGUIR
LA NACION
Viernes 04 de julio de 2014 • 14:06
0

Un rugbier del Club Olivos fue secuestrado anoche, a la salida del entrenamiento, en un predio de la localidad bonaerense de Munro, partido de Vicente López, y liberado ileso horas después en San Martín.

Se trata de Francisco Eusebio, de 21 años y jugador de la categoría intermedia, que circulaba con su auto, un Volkswagen Gol Trend, cuando fue interceptado por una banda de delincuentes en la esquina de Pelliza y Avalos.

Dos de los tres hombres armados, que se movilizaban a bordo de un Ford Focus, lo retuvieron a 50 metros de la entrada del club, se subieron a su auto y escaparon llevándolo cautivo. El cómplice los siguió en el otro coche.

Francisco Eusebio, en un partido contra el Liceo Naval, en junio pasado
Francisco Eusebio, en un partido contra el Liceo Naval, en junio pasado. Foto: Gentileza Olivos RC Online

Otros socios de Olivos observaron el episodio y dieron inmediatamente aviso a la policía a través del servicio del 911.

Según pudo saber LA NACION, los ladrones sorprendieron a Eusebio apenas se retiró del predio deportivo, luego de entrenar y cenar en el restaurante del lugar. Más tarde, fue abandonado -sano y salvo y sin su auto- en el cruce del Camino del Buen Ayre y Debenedetti, en José León Suárez, San Martín, y llamó a su familia para que lo fueran a buscar.

Además del vehículo, los ladrones escaparon con dinero, el celular y ropa de la víctima en dirección hacia una villa de emergencia de la zona.

En paralelo, trascendió que los investigadores analizaron durante la madrugada varias cámaras de seguridad del lugar y los alrededores para recolectar datos que pudieran aportar información sobre los captores.

Tomó intervención la comisaría tercera de Vicente López, donde, según datos de las agencias DyN y Télam, se instruyeron actuaciones por "privación ilegal de la libertad, robo calificado por empleo de arma de fuego, y robo de automotor".

La palabra del club

Consultados por LA NACION, fuentes cercanas al Rugby Club Olivos confirmaron el hecho, aunque evitaron ahondar en lo ocurrido, y precisaron que Francisco "está bien", pese a la noche que vivió.

Más tarde, autoridades del mismo predio informaron -a través de su página oficial y cuenta de Twitter (@olivosRC)- que el jugador permanece en su casa y desearon para él y su familia tranquilidad después de lo ocurrido.

"Queremos informar para tranquilidad de todos que Francisco Eusebio ya se encuentra en su casa con su familia luego del mal momento sufrido anoche. Esperamos que pronto esté todo bien y le deseamos tranquilidad después de la dura noche de ayer de parte de todo el club", comunicaron en un breve mensaje.

Una zona liberada

Cercanos al club donde entrenan los jugadores, se extienden varios asentamientos de emergencia. Se trata de la Villa Borges, ubicada en Borges y Rosetti, próxima al Cementerio de Olivos; y la Villa Castro Barros, emplazada en Castro Barros y Sívori.

Comerciantes y vecinos de la zona aseguraron que en el radio de esas calles suelen robarle a los conductores de autos que esperan en el corte de los semáforos. Por ese motivo, es común observar que, por las noches, nadie se detenga a aguardar por el cruce y se avance sin respetarlo.

Sin embargo, al mismo tiempo, comentaron que las cuadras del club y aledañas son bastante tranquilas, pese a la proximidad con los asentamientos.

Con la colaboración de Alejandro Shaw

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas