Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Emprendedores

Domingo 13 de julio de 2014
0

Directo de la huerta

Alejandra villarreal y Héctor Fernández

Producto

Alimentos saludables en la oficina (frutas, cereales y frutos secos, y ensaladas)

Año de inicio 2010

Inversión inicial $ 100.000, para la compra de un vehículo de reparto, sitio web, difusión

Facturación anual $ 1.200.000, estimado para este año

Empleados 14, entre propios y freelance

Lugar de trabajo Oficinas y depósito en Ingeniero Maschwitz.

Respuestas

1 -¿Canal de ventas y alcance? -A través de la Web, llegan a distintos puntos de la ciudad y Gran Buenos Aires, y analizan la apertura de la primera franquicia en Córdoba.

2 -¿Objetivos de corto plazo? -Incorporar más clientes y expandirse con franquicias.

3 -¿Cuánto cuestan los productos? -La canasta más chica cuesta $ 170.

4 -¿A qué empresas abastecen? -A algunas firmas del Parque Industrial Pilar, Zona Norte y Zárate. En CABA, algunos de sus clientes son Avaya, Zurich, Santander y TIJE Travel.

La idea

Frutas y cereales en la oficina

Las tentaciones y el "picoteo" de la oficina son enemigos de las dietas. Hace años, Alejandra recibió una canasta de frutas cuando trabajaba en una multinacional. Como estaba cuidando su peso, le pareció un obsequio ideal, ya que lo saludable no estaba al alcance de la mano en su ambiente laboral. Al ver que ocurría lo mismo en la mayoría de las oficinas, tiempo después, decidió convertir la idea en un emprendimiento y comenzó a investigar. Encontró negocios de ese tipo en Uruguay, Chile y España, que sirvieron de ejemplo para definir su target. Hizo una prueba piloto, y un par de años después consolidó su proyecto junto con Héctor, un amigo que había trabajado en una firma de comunicaciones. Directo de la Huerta desarrolló un servicio "acorde con las necesidades del sector corporativo, y no una verdulería", aclara Alejandra.

El secreto

Un hábito, también en el ámbito laboral

La tendencia de lo saludable, esencia de la sociedad moderna, ha impregnado también el lugar de trabajo, donde "pasamos hasta el 60% de nuestras horas", dicen los creadores de Directo de la Huerta. "Los empleadores son cada vez más conscientes de que la fruta en el lugar de trabajo es una de las más sencillas y rentables formas de promover hábitos saludables, y generar un alto impacto en los empleados a muy bajo costo", indica Héctor. La oferta de frutas -al principio, la única- está ligada a la estacionalidad, por calidad y precio. Con el tiempo y la aparición de competidores, el menú incorporó otras posibilidades: cereales y hojas babys (ensaladas). Y también sumaron una unidad de negocios: un servicio para eventos, desayunos corporativos y agasajos, con frutas, jugos y licuados.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas