Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Confianza ciega

Cada vez más gente apuesta a la economía colaborativa y se anima a confiar en extraños para intercambiar casas, cenas, viajes, ropa y hasta horas de trabajo

Sábado 19 de julio de 2014
SEGUIR
PARA LA NACION

Dentro de unas horas, Tomás Cabrero, ingeniero industrial rosarino de 26 años, se subirá al auto de un completo extraño para emprender un viaje a su provincia natal. Como ya experimentó una docena de veces este año, recurrió a CarpooleAR, una plataforma que cuenta con 9000 usuarios y que conecta a conductores que tienen espacio en sus autos con personas que necesitan viajar. Tomás la usará para visitar a su familia en Rosario y luego regresar a Buenos Aires, donde trabaja de lunes a viernes. A Adriano Mandolesi, que estará al volante, no le había visto la cara hasta hoy. "Repartimos los gastos y me sale la mitad que un pasaje de micro. Hasta ahora me tocó compartir esas horas de autopista con gente muy sociable, siempre terminamos teniendo algún conocido en común", cuenta.

Cabrero se acostumbró a esta modalidad de viajes compartidos en Alemania a fin de 2011, cuando cursaba un posgrado. Su primer trayecto fue de Fráncfort a Bruselas. Lo convenció un amigo argentino, fanático de Couchsurfing, un sitio que vincula a viajeros con dueños de departamentos con un sofá o cama extra para prestar.

La economía colaborativa, que causa furor en los países más desarrollados, está ganando volumen a paso acelerado en la Argentina, en lo que va de 2014. La modalidad se apalanca en Internet para bajar barreras de desconfianza y promover que gente que no se conoce entre sí intercambie espacio en su casa, comidas, horas de trabajo y hasta cuidado de mascotas. Es un fenómeno que no sólo involucra cambios drásticos en modelos de negocios tradicionales, sino también modificaciones profundas en pautas culturales. En los Estados Unidos, los números son inusitados: la capitalización de Uber -sitio que busca optimizar los viajes en autos- por 1200 millones de dólares la convirtió en una empresa más valiosa que Alcoa, el gigante del aluminio. Algo similar sucede con Airbnb, que tiene millones de departamentos para reservar de persona a persona. "El 80% de las transacciones en Airbnb son de primeras viviendas: una familia se va el fin de semana y le alquila por dos días su departamento a otra persona, deja comida en la heladera y confía en que se lo van a devolver intacto. En América latina, estamos un paso atrás y lo que está creciendo es la oferta de segundas viviendas, de casas de fin de semana", cuenta Diego Noriega, CEO de SegundoHogar, sitio que acumula 50.000 propiedades ofrecidas, con sede en Buenos Aires y presencia en la costa atlántica, Carlos Paz, el litoral de San Pablo y Acapulco.

"Todo llegará: en su momento se decía que el comercio electrónico no iba a prosperar en esta región y hoy Latinoamérica por problemas de desconfianza y de logística de delivery, pero hoy tiene la tasa récord de crecimiento de las transacciones online", agrega Noriega.

Para el emprendedor, la Argentina es un laboratorio ideal para testear este tipo de ideas: "Tenemos una clase media amplia, mucha concentración urbana y buena penetración de Internet y telefonía celular. Hay modelos de negocios que se prueban aquí antes de lanzarse a mayor escala en México y Brasil".

¿Sabés quién viene a cenar?

El chef Tomás Bares, de 33 años, eligió con dedicación los ingredientes para preparar unos tiraditos de lenguado y una quijada de vaca braseada por seis horas: el menú que sirvió en CasaBares, un restaurante a puertas cerradas que se ofrece, junto con otros lugares, en la aplicación Cookapp. Bares, que cocina desde hace doce años, remodeló la planta baja de su vivienda en Colegiales y eligió una forma alternativa de pago: invitar al arquitecto que estuvo a cargo de la reforma y a su familia a una de estas cenas. "Yo soy el chef, sirvo los platos, hago todo. En general viene gente con perfil más aventurero, que busca una experiencia distinta", explica.

Ese mismo espíritu por probar algo nuevo fue lo que llevó a Cecilia Cordero, una psicóloga de 27 años, a suscribirse online a Depeapa.com.ar, un sitio que ofrece ropa de marca usada a préstamo. Son dos prendas que se renuevan por semana, mediante el pago de un abono mensual, en un sistema similar al que tenía Netflix en los Estados Unidos antes de la distribución digital (los usuarios poseían en su casa dos o tres DVD, que se cambiaban cuando ya se habían visto). "Nunca me había puesto ropa que usó otra persona", cuenta Cordero, que eligió la semana pasada un buzo con piedritas y una chaqueta en blanco y negro. "Las prendas llegan sin una arruga, con rico perfume y la modalidad te permite experimentar con colores más jugados de los que una se compraría habitualmente", destaca Gabriela Donayre, una especialista en moda de 35 años que también usa este sistema que por estos días termina su "etapa beta" (de testeo) y se lanza al mercado.

En la última década, la economía del comportamiento -la rama que se nutre de enseñanzas de la psicología- demostró que los seres humanos tendemos a confiar más en el otro y a actuar en forma más colaborativa que lo que describía la teoría económica tradicional. La conducta egoísta siempre estuvo en el centro de la economía moderna: los agentes operan y deciden procurando maximizar su propio beneficio, con poco espacio para el altruismo. "La gran pregunta es cuánta confianza interpersonal se necesita para sostener estos modelos de economía por compartir", explica ahora Ricardo Pérez Truglia, un economista argentino que investiga en la Universidad de Harvard.

Meses atrás, Pérez Truglia realizó un estudio que tuvo mucha repercusión en el ambiente de la sharing economics. En los Estados Unidos, hay mucha diferencia de confianza interpersonal en los distintos estados. Lo que hizo el economista argentino fue tomar una base de datos de eBay, el gigante de las ventas online, sobre la cual analizó la reacción y la confianza de consumidores ante un mismo producto y un mismo proveedor, para ver si se comportaban de manera distinta en relación con su ubicación geográfica. La respuesta fue impactante: la tecnología y el esquema de reputación en la Web -basados en críticas y vetos de los usuarios- actuó como un "homogenizador" de la confianza: los compradores actuaron de forma similar, más allá del estado del que provinieran. "Usando las herramientas adecuadas, se puede sostener la cooperación entre individuos que no estarían dispuestos a realizar un intercambio de forma offline", dice Pérez Truglia.

¿Qué sucede con la confianza interpersonal en la Argentina? La última oleada de Latinobarómetro muestra que ante la pregunta: "¿Se puede confiar en la mayoría de las personas?", la Argentina muestra el mayor porcentaje de respuestas positivas de América latina: un 28,1%, contra un 19,9% del promedio general o un 8,6% de Brasil. "El entusiasmo que está generando en nuestro país la cultura colaborativa es inmenso", dice Fernando Daguanno, director de Neti, un espacio grupal de trabajo para diseñadores e ingenieros con herramientas para prototipado rápido y miembro de Minka, una red de "economía por compartir" que conecta puntas de oferentes y demandantes de recursos en América latina, principalmente del área cultural.

En las oficinas de Moovit, la aplicación para transporte público más usada del mundo, en Tel Aviv, se habla de la "reacción Buenos Aires": 130.000 usuarios en dos meses que se quejan mucho menos que otras grandes capitales de la región, como Santiago de Chile o Bogotá, y que cuando detectan errores en los datos sobre rutas y tránsito se ofrecen para colaborar y solucionarlos. A pesar de que la información oficial sobre transporte público es muy mala, "Buenos Aires se convirtió en nuestra plaza de mayor crecimiento", dice a LA NACION el israelí Nir Erez, cofundador y CEO del start up.

Mala prensa

Claro que no todas son rosas, y como toda tendencia de moda, las modalidades colaborativas tienen sus críticos, detractores y casos de fracaso. Meses atrás, Airbnb tuvo que soportar una crisis de imagen cuando un comediante conocido alquiló su casa a un grupo de jóvenes que terminaron haciendo una fiesta sexual. La compañía se vio obligada a reforzar sus mecanismos de control, pero no puede evitar que cada tanto aparezcan casos de robos o violencia. "En América latina, lamentablemente, hay gente que se dedica full time a ver cómo hacer fraude, y eso hace que el crecimiento sea más lento", admite Noriega, de SegundoHogar.

Las zonas grises legales, impositivas y de regulación son otro obstáculo importante. El norteamericano Michael Koh se instaló en 2005 con un emprendimiento, ApartmentsBA, de departamentos para turistas. Le fue muy bien por un tiempo, pero tuvo juicios de consorcios, la Justicia le falló en contra y decidió volverse a su país. Airbnb, Uber, Lyft (otro sistema muy exitoso de transporte en vehículos particulares) enfrentan una catarata de litigios de las cadenas de hoteles, inmobiliarias y flotas de taxis que alegan competencia desleal, así como de los municipios que reclaman deudas impositivas.

"Primero vienen las trabas culturales y luego las regulatorias -plantea Martín Rubio, director de Sincropool, un start up tecnológico que optimiza el transporte de personas dentro de empresas-. Una vez que la gente los empieza a usar, tiemblan las empresas tradicionales." Para Rubio, "se trata de una evolución natural: estamos aprendiendo a usar mejor lo que tenemos. Si se lo considera bien, es curioso que, por falta de una cultura por compartir, uno se termine comprando un auto que deja estacionado el 95% del tiempo".

Cabrero, el ingeniero de 26 años que usa carpooleAR, puede dar fe de este mantra. Mañana, intentará que este extraño que lo trae de vuelta a Buenos Aires sea, al final del viaje, una persona en la cual poder volver a confiar para otro trayecto. "Por las dudas, voy a aplicar la regla de oro de las comidas familiares de los domingos -avisa-, «no hablar ni de religión, ni de política, ni de Rosario Central, ni de Newell's»."

Producción de Lila Bendersky

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.