Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Con la mira en el Rugby Championship: los Pumas le ganaron a Grenoble

El equipo argentino se impuso por 44-21 en el CASI; hubo algunos desacoples entendibles, pero mejoraron y mostraron buenas intenciones

Sábado 26 de julio de 2014 • 11:08
Los Pumas lograron un buen triunfo ante Grenoble
Los Pumas lograron un buen triunfo ante Grenoble. Foto: LA NACION / Maxie Amena
0

Considerando todos los condicionamientos que giran en torno de un partido de estas características, la presentación de los Pumas versión 2014 puede considerarse satisfactoria. No es mucho por lo que vanagloriarse, pero no es poco, tampoco. En primer lugar, se consiguió la victoria, un bien escaso en los últimos tiempos: fue 44-21 ante Grenoble , en el primer ensayo preparatorio de cara al Rugby Championship . Además, se evidenció una mejoría notable en aspectos clave del juego. El mayor déficit, no obstante, fue la falta de fluidez en el juego de ataque. Los 5000 espectadores que poblaron las tribunas del CASI se fueron conformes antes por la posibilidad de ver a los Pumas que por el espectáculo en sí. Igualmente pudieron deleitarse con buenos movimientos y seis tries de los argentinos, una cifra nada despreciable más allá de la diferencia de calidad con el rival.

La misión de este primer partido preparatorio no iba más allá que la de darle rodaje a un equipo nuevo. Se trató, en definitiva, del primero partido de la era Hourcade en que el equipo tuvo a todos sus jugadores: en noviembre asumió de urgencia y siguió la línea de su antecesor Santiago Phelan , y en junio no pudo contar con los que actúan en Europa. En ese sentido, más allá del resultado, al equipo le costó imprimir el vértigo que pregona el entrenador. Aunque mostró buenas intenciones cada vez que tuvo la pelota en las manos y logró desequilibrar en reiteradas oportunidades, falló varias veces en la definición, producto del apresuramiento o de decisiones erróneas. Hubo también muchas imprecisiones, algo propio de esta etapa de la preparación, pero que urge corregir antes del 16 de agosto, día del debut en el Rugby Championship ante Sudáfrica, en Pretoria. Allí no habrá margen para el error.

Así y todo, las oportunidades en las que sí se logró hilvanar varias fases consecutivamente, los Pumas mostraron una faceta más atractiva y llegaron al try. De esa manera llegó la primera conquista, a los 20 minutos, luego de varias chances desperdiciadas, Juan Martín Hernández desequilibró por la punta y tiró un pase por detrás de la espalda que propició el try de Juan Imhoff por el centro de la cancha.

Lo mismo puede decirse del tercer try, a los 34, una jugada en la que Fernández Lobbe combinó de memoria con Imhoff y, tras un rápido pasamanos, Manuel Montero desbordó por la punta. El wing, una de las apuestas de Hourcade, cumplió con su cuota goleadora. Más rescatable, en cambio, fue la mejoría en las formaciones fijas, una faceta que en la serie de junio había sido altamente deficitaria. El scrum muchas veces avanzó varios metros y sirvió como plataforma de ataque. Incluso se consiguió un try-penal por esa vía, más allá de que el árbitro Juan Sylvestre (de floja actuación, ya que favoreció notablemente a los locales) se apresuró en sancionar.

El line-out fue menos efectivo para generar situaciones de ataque, pero al menos no se entregó la pelota salvo en una oportunidad. De una jugada de line y maul, de hecho, llegó la segunda conquista, marcada por Juan Manuel Leguizamón . Entre el final del primer tiempo y el comienzo del segundo se vio lo peor de los Pumas, que entraron en un momento de desconcentración. En ese lapso Grenoble llegó al try (en mala gestión defensiva de los backs argentinos), anotó tres penales y se puso a cuatro puntos, con un jugador de más por la amonestación a Leguizamón (penal burdo, aunque sin intención).

Excepto en ese pasaje, la disciplina de los Pumas, otro de los aspectos por mejorar respecto de las últimas actuaciones, fue aceptable: cometieron nueve penales en todo el partido. Pese a los numerosos cambios (a los 22 minutos del segundo tiempo ya habían salido reemplazados los 13 titulares) se logró mantener la compostura. Con la ayuda del árbitro se amplió la diferencia gracias a aquel try-penal y luego un par de buenas jugadas individuales derivaron en las conquistas de Matías Moroni y Lucas González Amorosino , ambas convertidas por Santiago González Iglesias para abultar el marcador.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas