Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Juan Mónaco: "Me demostré que todavía puedo seguir creciendo"

En la final de Gstaad, perdió por 6-3 y 7-5 con Pablo Andújar, pero tras una gran semana subirá más de 20 posiciones en el ranking; "Mi juego está reapareciendo de a poco", destacó

SEGUIR
LA NACION
Domingo 27 de julio de 2014 • 22:15
Juan Mónaco y Pablo Andújar
Juan Mónaco y Pablo Andújar. Foto: AP
0

Seguramente el desenlace no fue el que imaginaba. Sin embargo, en el balance global, Juan Mónaco , con toda la experiencia a cuestas, encontrará razones para irse satisfecho de Gstaad. No pudo, sobre el polvo de ladrillo suizo, con el español Pablo Andújar, que se llevó el título de este tradicional certamen por 6-3 y 7-5. De todos modos, Pico sumó importantes puntos para volver a estar dentro del Top 100 y recuperó un poco de confianza, más allá del impacto lógico que también supuso perder una final, una instancia a la que no se llega todas las semanas. Con más razón en el caso del tandilense, que volvía a disputar un partido con un título en juego después de un año cargado de frustraciones.

Mónaco buscaba su noveno título de ATP y convertirse en el quinto argentino campeón en Gstaad, nueve años después del último festejo de un compatriota, a cargo de Gastón Gaudio. Sin embargo, no concretó algunas chances ni pudo consolidarse cuando tuvo ventajas. En el primer parcial, no capturó la única posibilidad de break que tuvo, y el español sí lo hizo en el octavo game; en el segundo, Pico estuvo 3-0 y 5-3, pero no cerró el set, y Andújar ganó los cuatro games siguientes para dar vuelta la cuenta, sentenciar el duelo en su primer match-point con un ace, y quedarse con el trofeo principal. Para el español, de 28 años y 71° del ranking, se trató de su tercera conquista en el nivel ATP.

"No sé si fue tan duro el partido, pero sí creo que desaproveché demasiadas oportunidades que se fueron generando; tal vez jugué un poco más nervioso porque era una final, y me falta jugar este tipo de instancias definitorias que hace tiempo que no venía jugando; son situaciones normales en partidos de alto voltaje que tengo que vivir de nuevo", señaló Pico en declaraciones a su sitio web (www.juanmonaco.com). Y remarcó: "Igual fue una excelente semana, por llegar a la final, por ganar cuatro partidos; me demostré que todavía puedo seguir creciendo. Con el trabajo voy a ir acomodando más mi juego".

El tandilense agregó: "Ahora estoy un poco triste; perder una final es algo que te queda marcado para toda la vida, es la verdad. Cuando uno se retira, lo que más añora son los torneos ganados y nadie se acuerda de las finales, por eso en este momento tengo una sensación amarga, pero por otro lado tengo que mirar todo lo bueno que hice. Después de bastante tiempo, de lesiones, de mucho entrenamiento, volver a una final significa que mi juego está reapareciendo de a poco. Hay que seguir por esta línea".

"Hice un esfuerzo grande. El año pasado tuve que retirarme [de la temporada] antes de tiempo, y me costó mucho agarrar la forma de nuevo, porque cada vez que sentía que estaba cerca tenía una lesión y eso me fue desmotivando. Perdí puntos y ranking, pero mi esencia es volver a pelear, a sacrificarme; hace un tiempo que lo estoy haciendo y ahora empiezan a llegar los resultados. Igual, no quiero soltar este ritmo que traigo, necesito seguir y jugar más partidos y más torneos para tomar la forma. No va a ser fácil, pero éste es el comienzo del camino para hacer lo que estaba haciendo en otros años", amplió Mónaco sobre este momento personal, en el que busca volver a ser el que llegó a los puestos principales.

Por llegar a la final de Gstaad, Mónaco avanzará unas 24 posiciones, desde el puesto 105º al 81º del ranking; no obstante, para no caer nuevamente, deberá sumar bastante esta semana en Kitzbühel, donde defiende 150 unidades por haber llegado a la final el año pasado. Con Diego Junqueira y José Clavet como entrenadores, Mónaco tendrá una gran exigencia en lo inmediato, pero luego, hasta el final de la temporada, sólo tendría que revalidar 75 unidades. Como contrapartida, su bajo ranking podría complicarle el ingreso de manera directa en varios torneos. Luego de Kitzbühel, Pico regresará a nuestro país y se preparará para el Abierto de los Estados Unidos; después, todo indica que será parte del equipo de la Copa Davis que se enfrentará contra Israel, con la idea de mantener a la Argentina en la máxima categoría. "El US Open y la Davis son las dos únicas cosas que tengo ahora en la cabeza", graficó Mónaco, con la idea de recuperar el protagonismo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas